0
Publicado el 24 Marzo, 2017 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Retira Trump proyecto de reforma de salud, un grave revés

Se trata de un grave tropiezo político para Trump en este inicio de su mandato, que mella su reputación y afecta su capacidad de negociación con el Congreso

(Foto: Prensa Latina)

District of Columbia,Washington,USA .- En una severa derrota política de su incipiente gobierno, el presidente estadounidense Donald Trump retiró este viernes el polémico proyecto de reforma del sistema de salud, al no tener los votos para su aprobación en el Congreso.

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, se comunicó personalmente con Trump una hora antes del inicio previsto de la votación ‘y el presidente le pidió que retirara el proyecto de ley’, dijo a AFP un auxiliar del influyente legislador.¿Qué pasará con la reforma sanitaria?

“Este proyecto de ley se acabó”, dijo Greg Walden, que encabeza el Comité de la Cámara para Energía y Comercio, informa Reuters. Según este y otros republicanos, el partido no volverá a proponerlo. El periodista Robert Costa escribió en su Twitter que el propio Trump le aseguró que en el futuro quiere alcanzar un “bonito acuerdo” entre ambos partidos para elaborar un nuevo proyecto. Por su parte, Trump ha declarado en rueda de prensa que su proyecto de ley estuvo cerca de pasar la votación, pero que no ocurrió por la ausencia de apoyo de los demócratas y prometió volver a tratar el tema de la reforma sanitaria cuando Obamacare “se colapse”. De momento prometió centrase en la reforma fiscal.(RT)

Ryan llegó a trasladarse de urgencia a la Casa Blanca para hablar en persona con el mandatario, aunque rápidamente trascendió que fue a informarle que los esfuerzos de negociación habían fracasado y que el proyecto de reforma no sería aprobado.

Este proyecto de ley ya se debía haber votado en la tarde del jueves, pero ante la evidente quiebra interna en el bloque del Partido republicano la decisión terminó siendo postergada para este viernes.

El presidente, que había hecho de la reforma del sistema Obamacare una de sus más importantes promesas de campaña, realizó esfuerzos urgentes de última hora para lograr la unidad partidaria y garantizar la aprobación del proyecto.

En ese esfuerzo, Trump puso en juego su reputación de un consumado negociador, pero no logró convencer al ala ultraconservadora republicana a apoyar el proyecto de reforma.

Se trata de un grave tropiezo político para Trump en este inicio de su mandato, que mella su reputación y afecta su capacidad de negociación con el Congreso.(AFP)

Estuvimos muy cerca, pero no llegamos

Estuvimos muy cerca, pero no llegamos, explicó esta tarde el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, principal impulsor de la propuesta que tuvo el rechazo total de los demócratas y de republicanos, tanto ultraconservadores como moderados.

La normativa, que tenía como propósito derogar y reemplazar la Ley de Cuidado de Salud Asequible promulgada hace siete años por el expresidente Barack Obama, debía votarse ayer, pero ante la falta de respaldo mayoritario el liderazgo republicano decidió aplazarla para este viernes.

Anoche el mandatario dijo a los miembros de su partido que tenían hasta hoy para llevar la iniciativa al pleno de la Cámara, o si no pasaría a prioridades como la reforma fiscal, otra de sus grandes promesas de campaña junto a la ley de salud.

De acuerdo con la cadena CNN, después de un día dramático en el Capitolio, Ryan corrió a decirle a Trump que no tenía los votos suficientes para dar luz verde la medida, la culminación de siete años de esfuerzos republicanos contra la legislación vigente, conocida como Obamacare.

Mientras el titular de la cámara baja presentaba el total de votos en su reunión con el jefe de Estado, le recomendó explícitamente que retirara el proyecto, según un alto funcionario del partido rojo, citado por la televisora.

La decisión fue en última instancia de Trump, quien después de las 15:00 hora local hizo la llamada para comunicárselo al resto del liderazgo de los representantes.

Ante la decisión de retirar la propuesta, medios y analistas llaman la atención sobre hechos como la incapacidad de la fuerza con mayoría en las dos cámaras del Congreso para reducir el cisma entre los conservadores y los moderados.

Los primeros criticaban la iniciativa por considerarla una versión ligera del Obamacare, mientras los segundos mostraban preocupación ante la posibilidad de que, si millones de estadounidenses quedan sin cobertura, el partido pague un precio electoral por la normativa.

Además, lo sucedido pone en tela de juicio no solo la capacidad de la formación política para elaborar una nueva ley sanitaria, sino incluso para corregir algunos de los errores que la Casa Blanca le señala a la legislación actual.(PL)


Redacción Digital

 
Redacción Digital