0
Publicado el 6 Abril, 2017 por María Victoria Valdés Rodda en Mundo
 
 

VENEZUELA: Pescar en río revuelto

Venezuela atraviesa una difícil situación, y de eso trata de aprovecharse la oposición de derecha, aclaró el embajador venezolano en la Habana.
El excelentísimo embajador plenipotenciario de Venezuela en la Habana, Alí Rodríguez Araque, dejó bien claro que en su país No hubo ningún intento de Golpe de Estado. ( Foto: Yasset Llerena Alfonso)

El excelentísimo embajador plenipotenciario de Venezuela en la Habana, Alí Rodríguez Araque, dejó bien claro que en su país No hubo ningún intento de Golpe de Estado. ( Foto: Yasset Llerena Alfonso)

Por MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

La situación interna de Venezuela se ha vuelto viral en las redes sociales, tanto a favor del proceso bolivariano como en contra, en dependencia del punto de vista del emisor. Una de las cuestiones que más polémica ha generado es si es cierto que en la nación sudamericana impera el caos. Muchas de estas tendencias están matizadas por la prensa que se revise a diario. Algunos de los medios están contaminados de odio contra Nicolás Maduro y su Revolución y se dedican a difamar. Por eso es pertinente conocer la verdad y difundirla.

Con esa intención, la de aclarar sobre los aspectos fundamentales de la actualidad nacional, el excelentísimo embajador plenipotenciario de Venezuela en la Habana, Alí Rodríguez Araque convocó a una rueda de prensa, acompañado de representantes de las misiones diplomáticas en Cuba de Bolivia, Ecuador, El Salvador y Nicaragua, quienes ofrecieron su solidaridad con la patria de Bolívar y Hugo Chávez. Bohemia recogió sus palabras al respecto: “Sobre Venezuela se ha volcado una estrategia de Estados Unidos y la derecha regional que pretende aislar y desestabilizar al país, y eso lo vienen haciendo desde época del Presidente Chávez”.

El embajador es consciente de la objetividad de su nación al recalcar que “Venezuela atraviesa una difícil situación económica, el precio del petróleo bajó de 70 dólares a 40 dólares, y eso ha provocado trastornos inevitables, porque un país, una familia en la que bajen tantos los ingresos esto repercute en los gastos. Entonces, hay menos dinero para exportar, para gastar en la producción y hay menos dinero para sostener el gran esfuerzo que se ha venido haciendo, a lo largo de todos estos años desde Hugo Chávez hasta acá, en la vida del pueblo venezolano”.

Y sí la aclaración anterior fue muy oportuna, mucho más es la siguiente: “Precisamente como ha habido una crisis económica de impacto social, es que a esta crisis, le han sumado el acaparamiento, especulación, lo típico en estas circunstancias, entonces la derecha consideró que era el momento de arreciar en el plan de desestabilización, dando el golpe en la OEA, y desatando una campaña a escala planetaria de los medios, diciendo que en Venezuela hay una dictadura”.

Con un dejo de ironía continua: “¡Extraña dictadura entonces!, donde los medios están despotricando, mintiendo descaradamente, que luego se reproducen internacionalmente. En Venezuela hay plena libertad de expresión, plena libertad de prensa. Nunca en Venezuela hubo tal grado de libertad. Y es en estos momentos en que ocurren eventos que no son de gran significación pero que se agigantan como parte de la campaña. Ni remotamente se puede hablar de que en Venezuela hubo una tentativa de Golpe de Estado, hubo sí, si se quiere diferencias momentáneas sobre un aspecto muy específico de una decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ)”.

Hecha esta aclaración aporta otra más contundente que debería ser replicada en el mundo entero: “Por supuesto ante estos hechos la oposición trata de pescar en río revuelto por el problema que se atraviesa de la economía. Pero ni hay golpe ni hay autogolpe, porque entre otras razones, las fuerzas armadas de Venezuela han demostrado una unidad y una conciencia patriótica inconmovible.”

“No hay golpe, ni autogolpe, porque las fuerzas armadas en Venezuela han demostrado una conciencia patriótica inconmovible”, agregó Rodríguez Araque, acompañado de representantes de las misiones diplomáticas en Cuba de Bolivia, Ecuador, El Salvador y Nicaragua, quienes ofrecieron su solidaridad con la patria de Bolívar.

Alí Araque consideró que la suerte de Venezuela dentro de la OEA estaba vinculada a la propia suerte de esta organización. “La OEA representa un organismo languideciente, que no puede decirse represente los intereses de Latinoamérica en la región”, insistió Rodríguez Araque. “Por el contrario, dijo la CELAC se mantendría fortalecida, con mayor unión, porque expresa el sentimiento histórico de unidad latinoamericana”.


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda