1
Publicado el 14 Junio, 2017 por María Victoria Valdés Rodda en Mundo
 
 

AZERBAIYÁN: Tiempo de redención

El 15 de junio esta nación euroasiática festeja el llamado Día de Salvación Nacional. Detrás de esta fecha está la impronta de la figura histórica azerbaiyana de Heydar Aliyev

Por MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

Bakú, la capital de Azerbaiyán, es una rica mezcla de tradición con modernidad (PRESSENZA.COM)

Bakú, la capital de Azerbaiyán, es una rica mezcla de tradición con modernidad (PRESSENZA.COM)

Existe una tendencia generalizada a clasificar la emergencia de las cosas buenas como milagro. A veces se voltea la mirada hacia lo sobrenatural, y la mayoría de las veces el prodigio de la salvación está en nosotros mismos, en los lazos y las estrategias que establezcamos ya sea como individuos o como nacionalidad. Bien saben de eso los hermanos azerbaiyanos que una vez disuelta la ex Unión Soviética supieron edificar un destino mejor.

Ya para octubre de 1987 Heydar Aliyev, político excepcional azerbaiyano insertado en el esquema de Gobierno de la URSS en ese momento, presentó su dimisión en señal de protesta contra la política realizada por Mijail Gorbachov, secretario general del PCUS.

Para entender hay que recordar que en diciembre de 1982 Heydar Aliyev fue elegido el miembro del Buró Político del CC del Partido Comunista de la URSS y nom­brado vicepresidente del Consejo de Ministros. Durante veinte años, este hombre en permanente contacto con su pueblo, fue diputado del Soviet Supremo de la URSS y además, durante cinco años ocupó el puesto de vice­presidente de ese mismo organismo.

Heydar Aliyev, el 15 de junio de 1993, fue elegido, por unanimidad, presidente del Consejo Supremo de Azerbaiyán. (WIKIPEDIA.COM)

Heydar Aliyev, el 15 de junio de 1993, fue elegido, por unanimidad, presidente del Consejo Supremo de Azerbaiyán. (WIKIPEDIA.COM)

Pero las cosas llegaron a un punto intolerable, no solo dentro de la URSS, también y principalmente para las Repúblicas soviéticas, y muy especialmente en Azerbaiyán. Es así que luego de atravesar años muy duros similares al llamado “Periodo Especial” en Cuba, esta nación del Cáucaso, y siendo ya soberana en octubre de 1991, define un nuevo rumbo: El 15 de junio  de 1993, en la reunión del Parlamento, el líder nacional Heydar Aliyev expuso su estrategia de desarrollo para el Estado nacional, y a partir de ese momento fue elegido, por unanimidad, como presidente del Consejo Supremo de Azerbaiyán.

Al asumir su cargo manifestó su compromiso con estas palabras: “… considero uno de mis principales tareas a la defensa, el fortalecimiento y el desarrollo de este gran logro histórico del pueblo azerbaiyano: la independencia de la República de Azerbaiyán…”.  Y si el establecimiento de la independencia fue el objetivo primordial, le siguieron otros dos en importancia: su defensa y su desarrollo. Aliyev elaboró su concepto del Estado Nacional, y en una etapa relativamente breve el país recobró su estabilidad sociopolítica.

A partir del 15 de junio no hubo descanso: el 20 fue celebrada, una muy imprescindible conferencia de prensa con vistas a esclarecer las dudas de los periodistas extranjeros y del mundo en relación a lo que estaba sucediendo dentro de Azerbaiyán. Igualmente se efectuaron contactos diplomáticos.  Algunas fuentes consultadas por Bohemia aseguran que esta estrategia fue excelente al propiciar que la comunidad internacional tuviera una visión positiva a cerca de la vía democrática escogida por Azerbaiyán.

15 de junio: un día extraordinario

Es por eso que cada 15 de junio, Azerbaiyán, como uno solo, de conjunto pueblo y gobierno, celebra el Día de Salvación Nacional, que por decreto del Parlamento, en 1997, se aclama como fiesta oficial y patria.

Gracias a la visión de Heydar Aliyev, se garantizó la independencia y el desarrollo, dos condiciones indispensables para ser respetado en el concierto de países del Planeta al ir ganando cada vez de más prestigio y ascendencia, en la región y en el resto del mundo.

El actual presidente azerbaiyano, Ilham Aliyev, continúa con el proceso democrático nacional y consolida el desarrollo económico. (RTVE. ES)

El actual presidente azerbaiyano, Ilham Aliyev, continúa con el proceso democrático nacional y consolida el desarrollo económico. (RTVE. ES)

El pueblo azerbaiyano, le debe a este líder la conjura contra el peligro de una guerra civil así como la división del país. Desde entonces la gente disfruta de las bondades de la soberanía, del estado de derecho, de la democracia, de la secularidad, y de los avances en la vida socioeconómica,  sociopolítica, científica y cultural; en la integridad territorial, solidaridad, unidad nacional.

Esta última característica, la de la unidad, ha sido fortalecida en torno a la tragedia que significa la ocupación militar de parte de Armenia de territorios internacionalmente reconocidos, a pesar de las demandas de numerosos organismos mundiales. No obstante, el pueblo azerbaiyano, confía en sus capacidades, proclives a la paz y al entendimiento, formadas bajo la conducción de Heydar Aliyev. De ahí que este 15 de junio, también pueda ser definido- desde una modesta mirada de esta reportera- como jornada generadora de optimismo y amor por la vida.

 

Horizonte próspero

En la última década la economía de Azerbaiyán aumentó 4 veces; el crecimiento promedio anual fue del 17 por ciento; los recursos financieros alcanzaron el 70 por ciento del PBI; el desempleo y la pobreza se redujeron al 5 por ciento. Azerbaiyán, representa más del 80 por ciento de la economía del Cáucaso Sur, por eso se ha convertido en el centro financiero, económico, turístico, de infraestructura de la región del Caspio. Es también un país exportador de inversiones y donante de ayuda internacional.

 

 

Pinceladas azerbaiyanas

-En 1873 fue fundado el primer teatro. -En 1901 tuvo lugar la primera extracción de petróleo en el mundo entero con método industrial. -En 1908 los azerbaiyanos disfrutaron de la primera función de Ópera. -En 1940 en el Oriente musulmán se vio por primera vez un espectáculo de Ballet clásico.

 


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda