1
Publicado el 6 Junio, 2017 por Redacción Digital en Mundo
 
 

¿Se va de nuevo EEUU del Consejo de Derechos Humanos?

EEUU dice que no puede asegurar ahora si abandonará o no el Consejo de Derechos, en dependencia de que este funcione, o no conforme a sus designios
La embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley. (Foto: El Click)

La embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley. (Foto: El Click)

Ginebra, 7 jun .- La embajadora de EEUU ante la ONU, Nikki Haley, dijo hoy que no puede comprometerse con una respuesta sobre si su país abandonará o no el Consejo de (CDH), porque está en modo espera para ver si este órgano consigue realizar reformas concretas para eliminar “prejuicios en contra de Israel”.

‘No me voy a comprometer hoy (con una respuesta sobre si nos retiramos o no del CDH), tenemos que ver las medidas que toman los Estados miembros. Esperaremos y veremos’, señaló Haley en un discurso en un centro de estudios de Ginebra, tras declarar en el principal foro de defensa de las libertades fundamentales que EEUU ‘evalúa cuidadosamente su participación’ en el mismo.

Dijo que su país ‘no busca abandonar’ el CDH, ‘sino restaurar su legitimidad’, pero también dejó claro que si el Consejo ‘no cambia, entonces tenemos que perseguir la promoción de los desde fuera’.

En opinión del Gobierno del presidente Donald Trump, hay una serie de cambios críticos que deben ocurrir en el seno de este ente, empezando por ‘evitar que los peores países violadores de los obtengan una silla’ en el Consejo, formado por 47 países en aplicación de un mecanismo rotatorio.

La embajadora de EEUU ante la ONU reiteró el deseo de Washington de que el CDH elimine el punto 7 de su agenda, dado que aborda exclusivamente las violaciones de en Israel.

‘No hay ninguna razón legítima desde el punto de vista de los para que exista este punto de la agenda’, el cual puede ser abordado en el segmento 4 sobre situaciones de que requieren la atención del Consejo, indicó.

‘Sería más apropiado tener un punto en la agenda para Irán, Corea del Norte y Siria, los peores violadores de del mundo’, afirmó la diplomática estadounidense.

‘Tenemos que cambiar las elecciones, de manera que los países se vean obligados a defender su candidatura en base a sus historiales y no en base a promesas’, sostuvo.

Haley no mencionó, sin embargo,  a Arabia Saudita, un aliado estadounidense, que según la agencia, forma parte del organismo “a pesar de aplastar disentimiento”.

En la votación celebrada en octubre del año pasado el país árabe obtuvo los votos necesarios a pesar de las críticas de las organizaciones de derechos humanos. Arabia Saudita recibió 152 votos en la votación regional de Asia, por lo que está presente en el UNHRC con China, Japón e Irak hasta la próxima votación en el 2019.

Arabia Saudita usó sus influencias en el Consejo para bloquear cualquier tipo de investigación proveniente del exterior y al mismo tiempo dirigió una resolución de manera exitosa en donde responsabilizó a Yemen, uno de sus aliados, de violaciones de los derechos humanos.

Todos ‘estos cambios son los mínimos necesarios para restaurar el CDH como un defensor respetado de los ‘, añadió la embajadora estadounidense, refiriéndose al acomodo incondicional a sus intereses que le exigen al actual Consejo.

Recordó que en 2005 el entonces secretario general de la ONU Kofi Annan certificó que la antecesora, la Comisión de , bajo su actual forma ya no cumplía su función, al quedarse obsoleta. Claro que ella no se estaba refiriendo al desprestigio de aquella Comisión por la politización y aplicación del doble rasero que la hicieron infuncional.

‘Estos problemas -lo que quisera lograr EEUU- se suponía que iban a corregirse’ con el establecimiento del CDH, pero ‘lamentablemente afronta exactamente la misma situación de descrédito’, indicó Haley, quien recordó que tuvo que poner en la agenda del Consejo de Seguridad de la ONU la situación de Venezuela porque en Ginebra no se hacía.

‘¿Cómo lo van a hacer si se sienta en el Consejo de ?’, recalcó, al tiempo que dejaba al descubierto la abierta injerencia de EEUU para procurar derribar al Gobierno legítimamente electo en el país sudamericano.

Aún siendo así, señaló ella, los otros países deberían presionar a ese país en el CDH, al igual que deberían hacerlo con Cuba, también miembro, y otros países que no mencionó, pero se le olvidó añadir: siempre que no fuesen aliados de EEUU, . (Con información de agencias)


Redacción Digital

 
Redacción Digital