2
Publicado el 5 Junio, 2017 por Arsenio Rodríguez en Mundo
 
 

BRASIL

Temer en su laberinto (+ video)

Millones de personas gritan en las calles la frase más popular de los últimos tiempos: ¡Fuera Temer!

Por ARSENIO RODRÍGUEZ

Las manifestaciones de mayo fueron respaldadas por millones de brasileños a lo largo y ancho del país. (TELESUR)

Las manifestaciones de mayo fueron respaldadas por millones de brasileños a lo largo y ancho del país. (TELESUR)

El gigante sudamericano se ha visto estremecido por el clamor de una buena parte del pueblo brasileño que enarbola dos consignas claves para lograr una verdadera solución democrática a la crisis política que vive el país, comprensible para todos en su idioma original “fora Temer” y “eleicoes directas ja”,  situación que a finales de mayo preocupa y ocupa a todos los sectores políticos de esa nación, especialmente porque el actual escenario no ayuda en nada a la otra crisis, la económica, que pone en peligro los intereses de las clases dominantes y de grupos foráneos, afectando de hecho a toda la población.

Todo esto puede llevar a Michel Temer a terminar su espurio gobierno, aunque el susodicho ha reiterado, a pesar de la crisis por la que atraviesa el país, que no renunciará. Joao Pedro Stédile, uno de los coordinadores del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra, precisó el 29 de mayo que Temer solo continúa en el poder porque la burguesía todavía no acordó el nombre de su sucesor, y que la elección indirecta a través del Congreso, una de las salidas a la situación, no resolverá nada, porque esa institución es “fruto de una corrupción endémica y no es representativa del pueblo brasileño”. Fuentes periodísticas recuerdan que el 80 por ciento de los miembros del Legislativo son empresarios y quienes no lo son, fueron apoyados por estos para representarlos.

Según reportes periodísticos, el líder del Partido de los Trabajadores (PT) en la Cámara, Carlos Zarattini, afirmó que “en un momento en que surgen esas grabaciones, (en las cuales se escuchaba su voz cometiendo un acto de corrupción), ese gobierno no tiene legitimidad para seguir gobernando, llegó el punto final. Si no viene por renuncia, será dado por esta Cámara y por este Senado a través de un impeachment”. Uno de los más significativos rechazos al cuestionado mandatario, fue un editorial del diario O Globo, donde se afirmaba que “Temer perdió las condiciones morales, éticas, políticas y administrativas para continuar gobernando Brasil”, y apuntaba además que “ningún ciudadano consciente de su obligaciones puede dejar de reconocer eso”.

Tres días después de estallar el escándalo, el mandatario dijo que la grabación como prueba en su contra “está manipulada y adulterada” y aseguró que sus abogados pedirían al Tribunal Supremo que suspendiera las investigaciones y que no presentaría su dimisión. “Continuaré al frente del gobierno”, dijo. De renunciar, lo que es poco probable, su lugar sería ocupado interinamente por el presidente de la Cámara, Rodrigo Maia, quien tendría 30 días para convocar a una elección indirecta, acción no prevista por la Constitución en los dos años finales del mandato presidencial, por lo que es necesaria la aprobación de una enmienda constitucional.

Papel determinante jugará el proceder del Tribunal Superior Electoral (TSE) que puede poner fin a la presidencia de Temer, si anula las elecciones de 2014 y decide que se lleven a cabo nuevas elecciones directas o si el Congreso puede escoger a un presidente interino hasta finales de 2018, fecha en que culmina el actual mandato. El artículo 81 de la Constitución Federal establece que cuando los cargos de presidente y vice queden vacíos después de haberse superado la mitad del período, el tiempo restante debe cubrirlo un gobernante electo por el Congreso. El procurador general de la República, Rodrigo Janot, cree que esa norma es incompatible con la Constitución y que, por tanto, lo que procedería sería una elección indirecta.

Una gran parte del pueblo brasileño desde las calles exige elecciones ya, recibiendo como primera respuesta oficial bastonazos, golpes, gases lacrimógenos y detenciones masivas, muestra que Temer no teme aplicar la represión más despiadada con tal de mantenerse el mayor tiempo en el poder. Horas después tuvo que retirar a las tropas ante las protestas de todos los sectores.

Lamentablemente el poder no es solo Temer y sus aliados, mucho de los cuales ya comenzaron a abandonarlo, sino también los intereses económicos que evitarán por todos los medios la elección directa, que permitiría la posibilidad del triunfo de un candidato de izquierda que, a ojos vista, el pueblo le llama, cariñosamente, Lula.


Fuente: teleSUR tv


Arsenio Rodríguez

 
Arsenio Rodríguez