0
Publicado el 12 Agosto, 2017 por Prensa Latina en Mundo
 
 

EEUU: Estado de emergencia por marcha de supremacistas blancos

Miles de manifestantes nacionalistas y los grupos que se oponen a ellos chocaron durante la movilización y, según funcionarios, dos personas han sido tratadas hasta el momento por lesiones graves, aunque no presentan riesgo para la vida
Marcha de supremacistas blancos en EEUU.

(prensa-latina.cu)

Washington, 12 ago (PL) El gobernador del estado norteamericano de Virginia, Terry McAuliffe, declaró hoy estado de emergencia en medio de una marcha de supremacistas blancos que se enfrentaron con los participantes en una contraprotesta en la ciudad de Charlottesville.

Miles de manifestantes nacionalistas y los grupos que se oponen a ellos chocaron durante la movilización y, según funcionarios, dos personas han sido tratadas hasta el momento por lesiones graves, aunque no presentan riesgo para la vida.

La declaración de emergencia se da después de que legisladores condenaran a los presentes por difundir odio y escaramuzas violentas entre bandos opuestos, lo que llevó a las autoridades a decretar la necesidad de recursos adicionales en la localidad universitaria de Virginia.

‘Esta reunión ha sido declarada como una asamblea ilegal, en el nombre de la Commonwealth, se ordena que se dispersen de inmediato, si no lo hacen, serán arrestados’, anunció un oficial a las multitudes esta tarde.

Las imágenes de la confrontación mostraron manifestantes blandiendo escudos, palos y banderas en masivas riñas que dejaron personas ensangrentadas, además de ataques con espray de pimienta y globos rellenos con pintura.

El mitin de este sábado es el último de varios eventos que han llevado a nacionalistas blancos y personas de extrema derecha de todo el país a esta ciudad universitaria de mayoría demócrata para protestar contra la decisión de eliminar símbolos de su pasado confederado.

Activistas de alt-right (derecha alternativa) y miembros del Ku Klux Klan se congregaron en el Parque de la Emancipación, donde se han colocado barricadas en las proximidades de la estatua del general Robert E. Lee, que las autoridades locales quieren remover.

La discusión sobre el monumento a Lee, quien comandó las fuerzas confederadas en la Guerra Civil desde 1862 hasta que se rindió en 1865, comenzó cuando un estudiante afronorteamericano de secundaria presentó una petición hace más de un año para que la quitaran.

En abril el consejo de la ciudad autorizó a retirar la estatua para unirse a un creciente grupo de urbes alrededor de la nación que han decidido no dar más lugar de homenaje a la llamada Causa Perdida de la Confederación, pero una orden judicial mantiene en espera esa decisión.

Anoche los nacionalistas también realizaron una marcha hacia el campus de la Universidad de Virginia con consignas como ‘las vidas blancas importan’, ‘no nos reemplazarán’, y el eslogan nazi ‘sangre y tierra’.

El alcalde de Charlottesville, Mike Signer, publicó una declaración en la que se refirió a ese acto como un ‘desfile cobarde de odio, intolerancia y racismo’, y se dijo más que disgustado por la exhibición no autorizada y despreciable de intimidación visual en un centro universitario.


Prensa Latina

 
Prensa Latina