1
Publicado el 14 Agosto, 2017 por María Victoria Valdés Rodda en Mundo
 
 

PALESTINA

Solo aceptaremos una solución definitiva: tener un Estado

Tema complejo, con múltiples matices que solo puede culminar con la soberanía. Sobre ello y otros temas, relativos a la nación palestina, conversó BOHEMIA con su embajador en Cuba
Solo aceptaremos una solución definitiva: tener un Estado.

El embajador palestino en Cuba, Akram Samham, enfatizó en que “hay que seguir la paz de los valientes, y esto quiere decir lograr un acuerdo histórico”. (Foto: prensa-latina.cu).

Por MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

Las Naciones Unidas siguen insistiendo en que Palestina e Israel vuelvan a la mesa de diálogo, luego de creadas las condiciones en un escenario propicio. La meta de ese postergado encuentro deberá ser la solución de dos Estados. La pregunta es cuando va a sobrevenir tal acontecimiento. Pero, cómo materializar el sueño del pueblo palestino si el gobierno sionista viola sistemáticamente los derechos humanos en cinco categorías: Asesinatos ilegales y Crímenes de Guerra, Asentamientos ilegales, Desplazamiento forzado de personas, Cerco sobre Gaza y Restricciones injustificadas de movimiento en Cisjordania, y por último Detenciones abusivas. Ante esos reiterados crímenes BOHEMIA decidió actualizarse mediante una entrevista al excelentísimo embajador plenipotenciario de Palestina en Cuba, el señor Akram Samham.

La primera pregunta obligada estuvo enfocada a los recientes, y tan difundidos, sucesos violentos en los alrededores de la Explanada de las Mezquita, en Jerusalén, a partir del inaceptable cierre y las restricciones en sitios sagrados para los palestinos. El diplomático relató a nuestros lectores que “el estatus quo, en el lugar santo islámico “AL AQSA”, es que está bajo el mando del AWQAF (Consejo Religioso Islámico), y el ejército israelí no puede entrar en la Mezquita, ni puede vigilar la entrada de los creyentes”.

Y continuó el embajador; “el 14 de julio, y después de muchos intentos anteriores de cambiar esta situación a favor de un dominio total del ejército israelí, y aprovechando un acto militar que pasó en la Mezquita, decidieron los israelitas poner cámaras inteligentes con puertas electrónicas en las puertas de la Mezquita. Los palestinos saben lo que hay detrás de esto; entonces decidieron (los dirigentes religiosos), con todo el pueblo de Jerusalén, no entrar a la Mezquita a rezar hasta quitar todos estos instrumentos, y ha sido el primer viernes, desde hace 800 años, que se reza en esta Mezquita; y se quedaron rezando 2 semanas afuera de la Mezquita, con enfrentamientos y manifestaciones, no solo en Jerusalén Este, sino en todo el territorio palestino y en la diáspora, con un fuerte apoyo oficial palestino por la Dirección de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y la Autoridad Nacional Palestina (ANP)”.

Como puede apreciarse esa nación es hostigada hasta cuando desea expresar su religiosidad. Hecho para nada inédito ni nuevo. Durante las últimas cinco décadas de colonización israelí en Tierras palestinas ha habido un recrudecimiento palpable y visible. Asunto de larga data que recaba de un mayor compromiso de los organismos internacionales.

Frente la tibieza, la Paz de los Valientes

De cara a una futura solución, en enero de 2017, representantes de más de 70 países, entre ellos todos los componentes del Consejo de Seguridad de la ONU, se reunieron en Francia para tratar de relanzar el proceso de paz en Oriente Medio e insistir en la creación de dos Estados, uno israelí y otro palestino, como única salida pacífica a la crisis. Al preguntársele al señor Akram qué ha pasado desde entonces, nos respondió: “La Conferencia de París ha sido otro paso en la lucha diplomática y política que ha tenido nuestro pueblo en los últimos años. Pero sabíamos de antemano que no iba a salir algo concreto porque ni los israelíes ni los estadounidenses estaban dispuestos a firmar. Y estamos hablando de tiempos de Obama, cuándo John Kerry representaba todavía a Estados Unidos. Sabíamos que no iba a salir nada más, que se haría nueva una presión para que Israel frene los asentamientos, obstáculo fundamental para solucionar el problema. Ha sido más bien un paso más simbólico porque verdaderamente la correlación de fuerzas regional y mundial no favorece una solución. Reconocemos la validez de las conversaciones, unas que lleven a una solución  definitiva del conflicto. Desde 1994 estamos a favor del diálogo.”

El funcionario palestino enfatizó en que todo este largo proceso se ha asumido la consigna de Yasser Arafat de “seguir la paz de los valientes”. “Y esto quiere decir, puntualizó, que un acuerdo histórico se logra con que nosotros cedamos por un lado, y que los israelíes tengan que ceder del otro. Pero ese acuerdo histórico que Arafat quería, y que por supuesto el pueblo palestino sigue queriendo, es el que continua rechazando Israel”.

Escollos en el camino

Uno de los puntos más álgidos de las negociaciones ha girado siempre alrededor de Jerusalén. Según Akram “para que se logre un acuerdo histórico, debe verse a Jerusalén como capital de las dos partes; oriental para los palestinos y occidental para los israelíes”. El diplomático calificó este asunto como muy delicado llamándolo “la bomba que puede explotar en cualquier momento”. “A nosotros nos parece justo decir que esta parte Vieja de Jerusalén es una parte histórica de las tres principales religiones del mundo. Tiene la Mezquita de Al Aqsa, que es la tercera mezquita sagrada de los musulmanes, tiene la Iglesia de la Resurrección, que es el camino de la crucificación y el calvario, una de las zonas más importante para los cristianos, mientras los judíos dicen que también hay una parte santa para ellos. Pero nosotros creemos que Jerusalén Este es una zona totalmente palestina porque fue ocupada por la fuerza por Israel, eso no lo puede negar nadie”. “Ellos quieren allí su capital, pero Jerusalén Este es nuestra capital y de su futuro Estado.

En cuanto a Hebrón, el embajador de Palestina en Cuba señaló que “hay allí una mezquita donde los musulmanes van a rezar, y también están las tumbas de diferentes profetas, unos judíos, cuando ocuparon los israelíes esa localidad en 1967, hay 250 mil palestinos”. Nos informó asimismo que ”por la fuerza Israel ha hecho una zona pequeña llamada H2 donde viven alrededor de 250 familias de los judíos más ortodoxos, y que causan problemas durante todo el día pero que cuentan con la protección militar israelí, cómo se puede creer que Hebrón no es parte palestina y Patrimonio mundial, así y todo sigue siendo nuestro”

Llegado a este punto elogió la actitud de la Isla al contarnos que “la intervención de la compañera de la delegación cubana ante la UNESCO ha sido muy aplaudida por los pueblos árabes, los cuales han observado que una representante de Cuba ha analizado puntos justos que, sin embargo, no fueron analizados por los representantes de los Estados árabes. ¿Y qué hizo la cubana?, pues solicitó que el plenario se pusiera de pie por los muertos palestinos a manos de Israel”.

Volviendo al supuesto futuro acuerdo histórico dijo además que “esto no es fácil para nuestro pueblo, pues al ceder en pos de un acuerdo histórico, sabe que cede una parte que siempre ha sido de su Tierra palestina”. Por eso, Akram rememoró que su pueblo reclama los territorios anexados anteriores a 1967 (cuando la llamada Guerra de los seis días), y que representan el 22 por ciento de la Palestina histórica; Cisjordania.

Asimismo dejó claro que, antes, en 1948 los israelíes ocuparon un 78 por ciento y los refugiados palestinos salieron de esa porción, con lo cual la mitad del pueblo, unos 6 millones y medio entran en esa categoría. Aún así, destacó que “nosotros hemos aceptado una solución histórica y  luchamos por conseguirlo, pero los israelíes no lo aceptan. No lo quieren, sencillamente porque la mayor parte de la población israelí- estamos hablando de la tendencia derechista- no acepta la identidad nacional palestina. Es ese el problema fundamental”.

Por otro lado, denunció una cuestión medular: “para empezar este diálogo primero hay que parar con la construcción de los asentamientos. Luego, cumplir los acuerdos anteriores, incluida la salida de los prisioneros más antiguos, que están en las cárceles desde los Acuerdos de Oslo. Israel no quiere aceptar ninguna de las dos reivindicaciones, y por eso impone la fuerza, mata, derriba casas, y todas las formas de apartheid que impone en Palestina”.

Nueva postura en la Casa Blanca

Y en cuanto al papel de los Estados Unidos en este diferendo, el embajador admitió la variación del escenario interno de esa nación norteña. En ese sentido dijo: “ahora hay una nueva situación estadounidense que nosotros con el tiempo de Obama, cuando empezó en 2008, lo hizo con un planteamiento bastante equilibrado, porque Estados Unidos siempre es amigo de Israel, pero en El Cairo cuando Obama estuvo en el Oriente Medio dijo que iba a hacer practica la solución de los dos Estados. Tuvimos en esa etapa muchas conversaciones bilaterales, multilaterales con los israelíes pero al final fue en vano. Al final en 2016 cuando ya Obama estaba de salida, su representante en las Naciones Unidas no puso el veto a los asentamientos, y en realidad fue la única cosa que hizo por nosotros”.

Al referirse a la actual administración, el diplomático árabe, puntualizó en las diferencias: “con Donald Trump esto ya es otro asunto. Durante su campaña electoral fue claramente pro israelí. Con dos planteamientos fundamentales: Va a trasladar la embajada estadounidense a Jerusalén este, y esto es contradictorio con toda la política estadounidense y con toda la política de Occidente en general, por lo que ellos siguen diciendo que Jerusalén este es parte ocupada por las fuerzas de Israel. El segundo punto es que sostiene que los asentamientos no son obstáculos para seguir con las conversaciones y llegar a la Paz. Dos asuntos para nosotros fundamentales”.

Aclaró también que “entonces después de acabar la campaña electoral, Trump comenzó a decir que él quiere llegar a una solución rápida, completa y verdadera. Nosotros vamos a decirle que no preguntándole qué es la solución. Esa solución va a ser una para acabar verdaderamente con nuestra identidad nacional. Creemos que sí va a haber algo que incluso será apoyado por los árabes, por la dirección árabe, ya que estos por su creencia de que Irán es su primer enemigo, entonces aceptarán una solución, la que sea para el pueblo palestino para tener sus facilidades. Pero no creo que nuestro pueblo vaya a permitir ninguna solución que por lo mínimo resuelva el problema definitivamente, que sea tener un Estado y una solución justa y verdadera”.

Y al tocar este tema Akram fue enfático y firme: “sin estas dos condiciones, nuestro pueblo seguirá su lucha de formas diferentes, de acuerdo a la correlación de fuerzas en la región. Hemos tenido un dirigente histórico que es Arafat, quien fuera muy amigo de Fidel, y este hombre que luchó por nuestra causa toda su vida, nos enseñó. Y por lo tanto vamos a seguir luchando hasta obtener nuestros derechos”.

Crimen inconcebible

Solo aceptaremos una solución definitiva: tener un Estado.

Los niños palestinos que le tiran piedras al ejército ocupante, enfrentan hasta 15 años de cárcel (Foto: palestinalibre.org).

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) denunció la detención por Israel de cientos de niños palestinos cada año, quienes sufren múltiples atropellos durante ese proceso. Esta entidad denunció asimismo los cambios en la legislación israelí de endurecer las sentencias para los niños acusados de lanzar piedras.

Al BOHEMIA inquirir sobre esta triste y alucinante situación de la infancia palestina, Akram manifestó que “hay 300 niños palestinos en las cárceles, y muchos de ellos están junto con presos comunes. En estos dos años en que ha habido un levantamiento palestino en Jerusalén las sentencias contra los niños que tiran piedras se han elevado hasta 15 años de cárcel. Todas las organizaciones a favor de los derechos humanos están denunciando esta postura israelí  del Parlamento (Knéset), es una realidad como lo es que nuestros chicos siguen tirando piedras, y en otras ocasiones, en una actitud que no aceptamos, algunos sacan los cuchillos pero es que verdaderamente se llega a una situación insoportable”. Refirió que a veces un palestino camina por la calle y saca un celular, entonces, el soldado israelí le dispara alegando que iba a enfundar un arma. “Esto sucede porque hay mucha represión. El hecho de ocupar un país, un pueblo, se convierte en una agresión”, insistió.

Hermandad

Al acercamos al Caribe, a esta Isla, el diplomático evocó aquel momento “de 1974 cuando Arafat vino a Cuba, después de su histórica intervención en las Naciones Unidas, y se dio el primer encuentro formal con Fidel Castro, a partir de ahí Cuba abrió la representación palestina- de la OLP- en La Habana. Reiteró además, lo que ha declarado en otras ocasiones de que “nuestras relaciones desde entonces han sido bastante solidarias entre los dos pueblos, y de ambos hacia el resto de los latinoamericanos, especialmente Nicaragua, El Salvador, en aquel tiempo”.

Convino no obstante, el embajador palestino que “por supuesto aquella época era diferente a la de ahora, ¿en qué es diferente?, en lo político”. Pero certificó que sigue siendo inalterable la hermandad entre Cuba y Palestina. De eso se muestra orgulloso Akram: “cualquier cubano en cualquier lugar del mundo sigue siendo solidario con nuestra causa, especialmente en los foros internacionales. Al mismo tiempo Cuba nos ha dado muchas becas de estudio”. El 75 cientos de los licenciados palestinos se han graduado en suelo cubano.

Estableció que esos lazos se extienden también a las relaciones interpersonales: “hay muchos palestinos que tienen familia cubana, y que viven en Palestina o países limítrofes. Hay asociaciones de amistad palestino-cubana en la mayor parte de los países árabes”. La entrevista tuvo su broche de oro cuando el representante de la OLP en La Habana reconoció que “hemos tenido la suerte de que Cuba esté en este continente para abrirnos el camino hacia otros países que son ahora solidarios con nosotros, especialmente hablo de Venezuela y de otros en la zona, en una región que por mayoría apoya a la causa palestina en las Naciones Unidas, excepto Panamá”.

Epílogo

Fue una conversación cargada de patriotismo y de determinación. Cualidades que pude apreciar en este diplomático, graduado de medicina en España, quien optó, como línea de vida, cambiar su bata blanca por la tribuna internacional, sabiendo la utilidad de su desempeño: el de representar la verdad de su pueblo. Verdad cuya raíz descansa allá a lo lejos; en Gaza, en Jerusalén, en Cisjordania y que lleva el sello del heroísmo diario. Y si bien fue duro escuchar acerca del peligroso panorama del palestino y de la palestina, esta reportera salió persuadida de que, más temprano que tarde, la bandera de esa nación ondeará en un Estado independiente y soberano. Y que, allí, en Jerusalén Este, Cuba tendrá su sede diplomática para seguir apoyando a esos hermanos valerosos. Con la estrella de Arafat, a quien Fidel le profesara un profundo afecto y respeto, convencido de la victoria.

 

Emotiva carta de Yasser Arafat a Fidel

Solo aceptaremos una solución definitiva: tener un Estado.

Arafat vino a Cuba, en 1974, después de su histórica intervención en la ONU. Se dio el primer encuentro formal con Fidel Castro, quien validó la apertura de la representación diplomática palestina- de la OLP- en La Habana. (Foto: gstatic.com).

Excelentísimo Señor Presidente, Líder mundial y amigo Fidel Castro Ruz:

Un saludo de amistad y solidaridad. Con profunda emoción pudimos observar ayer por las agencias noticiosas internacionales la imagen de Vuestra Excelencia con la hatta (pañuelo) palestina sobre sus hombros, al frente de una manifestación popular de solidaridad con la lucha de nuestro heroico pueblo.

Yo considero, Excelentísimo Presidente Fidel Castro, esta demostración de firmeza e inquebrantable amistad que ha tenido lugar en La Habana, como un mensaje fuerte y efectivo por parte de un líder mundial querido, que goza de gran prestigio internacional entre todos los pueblos y países del mundo, con el objetivo de movilizarlos rápidamente para poner fin al sufrimiento del pueblo palestino como consecuencia de la ocupación israelí de su patria, y del recrudecimiento de las acciones y el bloqueo militar, económico y financiero contra nuestras ciudades, aldeas, pueblos, granjas y pozos de agua y el cierre de los pasos fronterizos internacionales por tierra, aire y agua.

Excelentísimo Señor Presidente: Desde lo más profundo de mi corazón y el de cada palestino, le agradezco esta valiente posición para contrarrestar la agresión israelí a nuestro pueblo, su patria y lugares sagrados cristianos e islámicos, y que cada palestino conserva hoy en su corazón y en su conciencia esta gloriosa imagen de Vuestra Excelencia con la hatta palestina en sus hombros, lo cual es evidencia irrebatible de la justeza de nuestra causa, y de la magnitud de la injusticia cometida por parte de los agresores israelíes contra nuestro pueblo.

Tenga plena confianza, Excelentísimo Presidente Castro, tan querido por nuestro pueblo y por todos los pueblos, que el nuestro, resistente como las montañas palestinas, toma de su posición y ejemplo que nos enorgullece, más ánimo y decisión para continuar la lucha, la resistencia y la Intifada para sacar a los ocupantes israelíes de nuestro país, Palestina.

Le saludo profundamente

Y saludo a la Revolución Cubana bajo su fuerte y bendita Dirección

Y saludo al amigo y heroico pueblo de Cuba

Viva la solidaridad Palestino-Cubana

Con mis mejores deseos a Vuestra Excelencia.

Yasser Arafat

Presidente del Estado de Palestina Presidente del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina  (OLP)

Presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP)
Ramallah, 16 de junio del 2001

 


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda