0
Publicado el 17 Octubre, 2017 por Lázaro Barredo Medina en Mundo
 
 

Cualquier doctrina basada en la superioridad racial o cultural debe rechazarse enérgicamente

Dijo la vicepresidenta del Parlamento cubano, Ana María Mari Machado, ante la plenaria de la 137 Asamblea de la Unión Interparlamentaria
la vicepresidenta del Parlamento cubano, Ana María Mari Machado, ante la plenaria de la 137 Asamblea de la Unión Interparlamentaria.

la vicepresidenta del Parlamento cubano, Ana María Mari Machado, ante la plenaria de la 137 Asamblea de la Unión Interparlamentaria.

SAN PETERSBURGO-. “Cuba reitera que debe respetarse la diversidad de sistemas políticos, sociales, culturales y religiosos, a fin de contribuir al establecimiento de un mundo pacífico y próspero, un orden mundial justo y equitativo y un entorno propicio para el intercambio de experiencias humanas, así como el respeto pleno del derecho a la libre determinación de todos los pueblos”,  subrayó Ana María Mari Machado, vicepresidenta de la Asamblea Nacional del Poder Popular, durante los debates de la 137 Asamblea de la Unión Interparlamentaria que se desarrolla en esta ciudad.

La intervención de la  dirigente parlamentaria cubana  se produjo en el debate general en torno al tema Promover el pluralismo cultural y la paz a través del diálogo interreligioso e interétnico, y donde destacó que “cualquier doctrina basada en la superioridad racial o cultural debe rechazarse enérgicamente, al igual que toda acción que entrañe prejuicio, discriminación, estereotipos y perfiles raciales, la difamación de religiones, que van en contra de la dignidad humana, la igualdad y la justicia.

Mari Machado reafirmó el criterio cubano de que la cultura es un componente esencial del desarrollo de los derechos humanos, constituye una fuente de identidad, innovación y creatividad para las personas y las comunidades y es un factor importante para la inclusión social y la erradicación de la pobreza al promover el crecimiento económico y la implicación en los procesos de desarrollo.

Al especificar algunos elementos del comportamiento de estos elementos en Cuba, comentó que en la Isla  prolifera cada vez más un ambiente  multicultural, respaldado por nuestra Constitución. Destacó, asimismo, la labor emprendida por la Revolución desde 1959 en el propósito de erradicar los prejuicios raciales, hasta llegar al punto de que hoy  un 40 por ciento del actual Parlamento lo integran personas negras o mestizas, aunque, aclaró,  este es un fenómeno que en nuestra sociedad todavía presenta reminiscencias, y en no pocas ocasiones es sobredimensionado por la política estadounidense en su vano intento de desunir al pueblo cubano.

De igual modo, manifestó el desarrollo armónico en la nación del

ecumenismo heterogéneo, dentro del más profundo respeto a la pluralidad religiosa, social y cultural, como respuesta positiva a la búsqueda de la unidad mediante proyectos e ideas comunes entre las diferentes manifestaciones de la fe y puso como ejemplo la labor que con  plena libertad llevan a cabo las siete religiones establecidas, con cerca de 80 denominaciones y 40 instituciones y órdenes religiosas, las cuales se desenvuelven en más de 12 mil lugares de culto y reunión.

La vicepresidenta del Parlamento cubano concluyó destacando el hecho de que solo la voluntad cubana de promover el pluralismo cultural y la paz  y su trabajo en el sostenimiento del  diálogo interreligioso es lo que explica que nuestro país fuera sede de la primera reunión entre un Sumo Pontífice, el Papa Francisco,  y el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa de toda Rusia, su Santidad Kirill,  tras el Cisma que separó a ortodoxos y católicos en 1054.

“En La Habana, ambos dejaron atrás un milenio de discordias eclesiales y emitieron una declaración ecuménica en la cual condenaron la guerra y el terrorismo, e hicieron votos por la paz. !Ojalá que todos hiciéramos lo mismo!, dijo finalmente y recibió numerosos aplausos y saludos por varias delegaciones.

Unos  100 oradores han pasado por la tribuna con sus pronunciamientos sobre este tema y aún quedan unos 40 por hacerlo. Hay cuestiones  aglutinadoras en los discursos como el llamado a usar más la diplomacia parlamentaria para ayudar a resolver los conflictos interreligiosos e interétnicos, contribuir legislativamente para enfrentar las incitaciones al odio en el discurso público y en las plataformas en linea, el establecimiento de políticas de promoción de los derechos cívicos, el respeto y la igualdad, así como la tolerancia hacia otras culturas y religiones, entre otros.

Uno de los discursos que provocó expectación en el auditorio fue el de su Santidad Kirill, Patriarca de la Iglesia Ortodoxa de toda Rusia,  quien subrayó los vínculos entre los principios de la moralidad y la justicia en tono a los conflictos interreligiosos e interétnicos.

La delegación parlamentaria cubana participó activamente en la discusión de las mas de 80 enmiendas presentadas en la Comisión de Democracia y Derechos Humanos que discutió la resolución  sobre la diversidad en el marco del 20 aniversario de la Declaración Universal sobre la Democracia, que será presentada el ultimo día en la plenaria de la 137 Asamblea de la UIP para su aprobación. Nuevamente hubo muchas discrepancias sobre las visiones contrapuestas a partir de los dobles raseros de algunos países poderosos, que tienen influencia en otras naciones porque dependen de sus contribuciones y ayudas, quienes en el discurso político dicen reconocer la diversidad de modelos, pero en la práctica quieren condicionar y establecer sus patrones.

De igual modo, en el seno de la Comisión de Paz y Seguridad Internacional, se debatió sobre la implementación de una resolución anterior, adoptada en Hanoi, capital de Vietnam, en el 2015, sobre la ciberguerra, donde nuestra delegación volvió a denunciar las tendencias subversivas que desarrollan algunas grandes potencias con su enorme capital tecnológico y financiero para intentar desestabilizar el orden interno en otras naciones, de lo cual Cuba tiene muchas evidencias.

La 137 Asamblea de la UIP se concentra en la penúltima jornada a la discusión y aprobación de la resolución del punto de urgencia  propuesto por Marruecos, Indonesia, Emiratos Árabes Unidos, Bangladesh, Kuwait, República Islámica de Irán, Sudán y Turquía, pidiendo poner fin  a la grave crisis humanitaria, la persecución y los ataques violentos contra los rohingyas por constituir una amenaza para la paz y la seguridad  internacionales, así como demanda el regreso incondicional y seguro de esta minoría a su tierra natal en Myanmar. Otro momento al que se le concede prioritaria atención es la audiencia  en el plenario con las dos candidatas latinoamericanas a la presidencia de la organización, las senadoras Ivon Passada, de Uruguay, y Gabriela Cuevas, de México, en vísperas de las elecciones.

Los diputados cubanos concurrieron bien temprano en esta mañana invernal a rendir homenaje a Lenin ante un gran monumento en el parque Moscú y a las víctimas del criminal bloqueo impuesto durante 900 dias y 900 noches por la Alemania hitleriana durante la Segunda Guerra Mundial.


Lázaro Barredo Medina

 
Lázaro Barredo Medina