0
Publicado el 21 Octubre, 2017 por Maryam Camejo en Mundo
 
 

NICARAGUA

Otro ataque a Latinoamérica

El Senado norteamericano aprobó la llamada ley Nica Act que viola la soberanía nica

 

Otra agresión de los Estados Unidos. (radiodelsur.com)

Otra agresión de los Estados Unidos.
(radiodelsur.com)

Por MARYAM CAMEJO

A Estados Unidos le ha llegado lo que podría llamarse la era de Trump. Y lamentablemente a América Latina también. Bajo el insensato gobierno de Donald, es que el Senado se decidió a aprobar el proyecto de ley Nicaraguan Investment Conditionality Act, conocido como Nica Act, algo que se suma a la lista de actos injerencistas de la administración estadounidense.

La aprobación de la normativa el pasado 3 de octubre en la Cámara de Representantes del Congreso, viola la soberanía del país centroamericano y las más elementales normas del Derecho Internacional al pretender imponer condiciones a Nicaragua, para acceder a préstamos financieros de instituciones internacionales o de Estados Unidos.

La Nica Act fue retomada por 25 legisladores, 15 republicanos y 10 demócratas, seis meses después de una primera versión. Esta exige al gobierno de esa nación “restablecer” la democracia, “combatir” la corrupción y “respetar” los derechos humanos. De esa manera el gobierno de Trump niega la validez de las últimas elecciones en el país latinoamericano, y la gestión justa y progresista del gobierno de Daniel Ortega.

Esto no puede verse fuera de contexto. Todas las piezas encajan en una gran estrategia norteamericana de recuperar el terreno perdido en nuestro continente, y retomarlo como patio trasero, tierra de materia prima, mano de obra barata, y en resumen, como países obreros, hormigas necesarias para mantener y desarrollar la economía y el estatus en que vive la sociedad estadounidense.

La Nica Act, no puede engañar a nadie con un promedio de inteligencia que le permita darse cuenta que afecta directamente la economía de la nación centroamericana, y por tanto, a sus ciudadanos.

“Consideramos esta iniciativa de ley como una violación a la soberanía de Nicaragua y una negación de todos los procesos políticos, sociales, culturales y económicos que en nuestra patria bendita unida y siempre libre se desarrollan para mejorar la vida de todos y promover armonía y bienestar”, afirmó la vicepresidenta Rosario Murillo en la lectura del comunicado oficial del gobierno de su país.

Asimismo, señaló la actitud retrógrada, injerencista e irrespetuosa por parte de ciertos congresistas norteamericanos que todavía no superan la conflictividad e intereses ajenos a la voluntad y la tranquilidad de los pueblos.

Entre los que se sumaron a la condena de la Nica Act, está precisamente el gobierno cubano, cuyo vicecanciller, Rogelio Sierra, la consideró como un acto ofensivo e injerencista contra el pueblo de esa tierra.

Algunos ingenuos habían puesto sus esperanzas en la lacayuna Organización de Estados Americanos (OEA), para retrasar la votación de la ley en el Congreso, debido a que este organismo anunció que enviará una delegación para observar las elecciones municipales de noviembre próximo, en aras, supuestamente, de garantizar la trasparencia del proceso.

La congresista republicana de Estados Unidos y principal impulsora de la Nica Act, Ileana Ros-Lehtinen, junto al senador Ted Cruz, emitieron un comunicado en conjunto criticando a la OEA por su papel en las municipales argumentando que el organismo regional solo viene a validar “un proceso corrupto e ilegítimo”.

Según Ros-Lehtinen y Cruz, la designación de Wilfredo Penco, que “en otras elecciones ha avalado comicios fraudulentos en el país”, como jefe de la misión de observadores de la OEA, apunta a un resultado favorable para “el régimen de Ortega”.

Finalmente, ni la OEA ni el buen juicio pudieron detener la aprobación del Nica Act. Una vez más Estados Unidos actúa como dueño del mundo y repartidor de una supuesta democracia y necesaria libertad. Dos palabras usadas, en su caso, solamente para justificar en sus discursos acciones hipócritas.


Maryam Camejo

 
Maryam Camejo