0
Publicado el 20 Octubre, 2017 por María Victoria Valdés Rodda en Mundo
 
 

IRÁN

Pensamiento bélico contra pensamiento de paz

A pesar de que el acuerdo nuclear con Irán es una realidad irreversible, Donald Trump pretende sacar a su país del mismo
El 14 de julio de 2015, en Viena, las negociaciones internacionales y las autoridades iraníes alcanzaron un acuerdo histórico, que ahora Estados Unidos pretende ignorar. (mundo.sputniknews.com)

El 14 de julio de 2015, en Viena, las negociaciones internacionales y las autoridades iraníes alcanzaron un acuerdo histórico, que ahora Estados Unidos pretende ignorar. (mundo.sputniknews.com)

Por MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

Cuando parecía que el acuerdo nuclear con Irán iba consolidándose tras dos años de su rúbrica, el actual inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, ha decidido no certificarlo. El objetivo de estas líneas, sin embargo, trascenderá el marco del análisis de la política estadounidense siendo esencial definir qué pierde la Humanidad con dicha postura regresiva. Antes, es importante señalar que Israel, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes y Bahrein se han mantenido al lado de esta nueva vuelta de tuerca.

Por el contrario, Alemania, China, Francia, Reino Unido y Rusia, así como la propia República Islámica de Irán confirmaron que, por tratarse de un Tratado multilateral, este continúa vigente. Mientras, la alta representante de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, objetó la declaración de Trump, al decir que “no tiene potestad para desbaratar dicho pacto pues se trata de un logro mundial”. La Cancillería del bloque instó a Washington a “cumplir plenamente” las disposiciones “en aras de la seguridad de los Estados Unidos y de sus socios”.

Acusaciones falsas

El presidente estadounidense justificó su postura con el argumento de que Irán tenía intención de obtener armamento nuclear escudándose en un supuesto uso pacífico de este tipo de energía. De manera que, ante la sorpresa mundial la superpotencia del Norte, en voz de su mandatario, abre otra vez el camino hacia la beligerancia y no al de la tolerancia y la concordia. Todavía, al redactar estas líneas, el Congreso no había emitido ningún criterio respecto al Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA).

Es preciso recordar que durante la administración Obama, de conjunto con esas cinco naciones ya mencionadas, se dio un avance sustancial: limitar el programa nuclear iraní a cambio de levantar las sanciones internacionales y multilaterales que asfixiaban al pueblo persa. Ese mérito fue colectivo, de toda la comunidad internacional en su intento por legar un futuro más seguro para nuestros descendientes a partir de un presente menos violento.

La letra y el espíritu del acuerdo están en consonancia con un compromiso iraní de realizar un uso “exclusivamente pacífico” de la energía nuclear, con la constatación asimismo de que “bajo ninguna circunstancia” adquirirá ese arsenal con fines militares.

este mismo análisis nos coloca ante las tensiones en la península coreana, donde la concentración de armas, ensayos con misiles y ejercicios militares tiene en vilo a todos

Entonces, este mismo análisis nos coloca ante las tensiones en la península coreana, donde la concentración de armas, ensayos con misiles y ejercicios militares tiene en vilo a todos. Algunos expertos consideran que la postura de Trump es un mensaje muy negativo de cara a un eventual acuerdo con la República Democrática de Corea (Corea del Norte) por igual tema.

En ese sentido, el presidente del Parlamento iraní, Ali Larijani ha asegurado que las amenazas del presidente estadounidense de destruir el país asiático no deberían tomarse en serio, y que el mundo “no se lo permitirá”.

Postura del más afectado

A raíz de este alboroto, el 14 de octubre último, el presidente iraní, Hassan Rohaní significó: “No es posible que un solo país descalifique el acuerdo”, firmado entre la nación persa y la estadounidense junto al resto de las potencias del mundo, lo cual lo convirtió en “un documento internacional, ratificado por el Consejo de Seguridad de la ONU”. En tanto, el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Yukiya Amano, responsable de supervisar su implementación técnica, ratificó que Irán no ha dado señales de incumplir con lo pactado, de modo que el sistema de verificación nuclear tiene todos los elementos para afirmar, con total propiedad, que Teherán está muy comprometido con la paz mundial.


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda