0
Publicado el 2 Octubre, 2017 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Puerto Rico: Junta de supervisión pide a Washington más ayuda ante crisis

La decisión responde a la crisis que provocó en Puerto Rico el paso 10 diez días del huracán María, que causó una devastación general y pérdidas económicas que superan los 10 mil millones de dólares, según estimados preliminares

San Juan, 30 sep (PL) La junta de control fiscal impuesta por Washington al gobierno de Puerto Rico decidió hoy que aplazará hasta el próximo año fiscal su exigencia para que se reduzca la jornada laboral de los empleados públicos.

La decisión responde a la que provocó en Puerto Rico el paso 10 diez días del huracán María, que causó una devastación general y pérdidas económicas que superan los 10 mil millones de dólares, según estimados preliminares. “Puerto Rico ha sido devastado por el huracán María”, manifestó José B. Carrión III, presidente de la Junta de Supervisión y Administración Financiera para Puerto Rico, al hacer el anuncio.

El organismo establecido hace poco más de un año, tras la aprobación de la legislación Promesa por el Congreso de Estados Unidos, decidió también que retirará la demanda que entabló en el tribunal federal contra el Gobierno de Ricardo Rosselló Nevares por negarse a implantar la reducción de jornada laboral.

Carrión III dijo que varios de los miembros de la Junta de Supervisión Fiscal estuvieron esta semana en Washington, donde sostuvieron reuniones con funcionarios de la administración del presidente Donald Trump y con importantes miembros del Congreso para ayudar a Puerto Rico tras los daños causados por María.

Aseguró que en toda reunión “nos preguntaron qué más se podía hacer” frente a la devastación de esta isla del Caribe de 3,5 millones de habitantes, sometida al dominio colonial de Estados Unidos desde 1898.

El presidente del organismo dijo que utilizaron esta oportunidad para reclamar ayuda para el pueblo puertorriqueño y se unió al gobernador Rosselló Nevares en reclamar las exenciones de pareos de fondos, eliminar los topes, aumentar la asistencia financiera y agilizar la respuesta a las peticiones del mandatario boricua.

La junta de control fiscal urgió a la administración de Trump y al Congreso a agilizar las respuestas a los pedidos de asistencia del gobierno de Puerto Rico, aumentar la asistencia financiera y eliminar los topes en programas individuales de ayuda financiera disponibles.

También reclamó eximir al gobierno isleño de los requisitos de pareo de programas disponibles, incluyendo trabajos de recuperación permanentes.

Carrión III reveló que se hizo hincapié ante la Casa Blanca y el Congreso en que, además de atender la inmediata que ocasionó el huracán María, es esencial proveer los fondos necesarios para ayudar a reconstruir la infraestructura crítica en el país.

Igualmente solicita que empleados federales de varias agencias claves estadounidenses sean destacados ante la junta de control fiscal por los próximos meses para ayudar en los esfuerzos de recuperación de Puerto Rico, que enfrenta una deuda pública de más de 73 mil millones de dólares que lo empujó a la bancarrota.

“La ruta a la recuperación va a ser dura y larga, pero Puerto Rico se levantará mejor y más fuerte; ese es nuestro espíritu y esa es nuestra lucha”, afirmó Carrión III al subrayar el compromiso del organismo en hacer todo lo posible para lograrlo.

Anteriormente, a raíz del paso del ciclón, la junta de control fiscal autorizó al gobierno de Rosselló Nevares a disponer de mil millones de dólares para atender las urgencias provocadas por el cataclismo natural.


Prensa Latina

 
Prensa Latina