0
Publicado el 7 Diciembre, 2017 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Brexit trabado en la frontera entre las dos Irlandas

Aunque ambas partes están de acuerdo en una nueva demarcación invisible, sin infraestructuras físicas de control, para no poner en riesgo el Acuerdo de Paz del Viernes Santo de 1998, no se entienden a la hora de definir las soluciones prácticas con el fin de lograr ese objetivo.
Reino Unido, Brexit

(prensa-latina.cu)

Por Rachel Pereda Punales

Mientras la atención principal de las conversaciones del Brexit se centraba en la factura del divorcio, otro asunto amenaza hoy el avance de las conversaciones: la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte.

Aunque ambas partes están de acuerdo en una nueva demarcación invisible, sin infraestructuras físicas de control, para no poner en riesgo el Acuerdo de Paz del Viernes Santo de 1998, no se entienden a la hora de definir las soluciones prácticas con el fin de lograr ese objetivo.

Según el gobierno británico, no existe la posibilidad de un trato diferenciado para cada territorio de Reino Unido en cuanto a las futuras relaciones con la Unión Europea (UE).

Las primeras especulaciones situaban al norte irlandés en el mercado único y la unión aduanera luego del divorcio de Londres con el bloque comunitario, lo cual provocó una respuesta inmediata de otros territorios.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, y la líder de Escocia, Nicola Sturgeon, advirtieron que si ocurría esta situación, ellos también iban a reclamar un trato parecido para sus regiones.

En un principio, los medios nacionales confirmaron el acuerdo entre la mandataria británica y el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, el cual se desvaneció luego de la reunión con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y por la oposición interna.

Esta llamada armonización reglamentaria, como propuesta para hablar del futuro trato a Irlanda del Norte, no fue aprobada por los ministros más críticos del gabinete de May y sus socios unionistas de Irlanda del Norte (DUP).

Para los líderes del DUP, existen otras vías ‘más efectivas’ que conserven la frontera norirlandesa tan abierta como sea posible, sin mantener a la región atada a las normativas comunitarias.

Por tal motivo, las negociaciones no lograron avanzar y situaron a la política interna británica en una posición poco favorable para lograr un acuerdo en este tema.

‘Queremos garantizar que no hay frontera dura, pero igualmente se debe respetar la integridad del Reino Unido’, destacó el ministro del Brexit, David Davis.

En este contexto, Varadkar reafirmó que la responsabilidad de llegar a un convenio sobre la frontera norirlandesa recae en estos momentos en el Gobierno de Reino Unido.

Pese a las dificultades, el ministro británico de Finanzas, Philip Hammond, reiteró este martes en Bruselas el optimismo de su gobierno.

‘Es un conjunto muy complejo de negociaciones, hay muchas partes en movimiento y tenemos confianza plena en la capacidad para lograr un avance’, destacó.

‘Como la primera ministra dijo ayer, tendremos que realizar más consultas, más discusiones, y espera volver con una propuesta esta semana para la UE’, agregó Hammond.

Hasta el momento se espera que May presente mañana o el jueves un nuevo ofrecimiento, aunque el bloque comunitario precisó como fecha límite el domingo para llegar a un acuerdo.

Este requisito representa la posibilidad de que los Veintisiete aprueben la apertura de una nueva fase de negociaciones durante la cumbre europea del 14 y 15 de diciembre.

Mientras, la tormenta política que ronda al Brexit azota entre la UE y el Reino Unido, y más allá de los pronósticos, la polémica ruptura causa evidentes desacuerdos, como casi siempre sucede en los divorcios más difíciles.(PL)


Prensa Latina

 
Prensa Latina