0
Publicado el 31 Diciembre, 2017 por María Victoria Valdés Rodda en Mundo
 
 

Oriente Medio-África-Asia

Una de cal y otra de arena

Por María Victoria Valdés Rodda

Con el apoyo decisivo de Rusia, el ejército sirio logró liberar a su patria del terrorismo regional. (HISPANTV.COM)

Con el apoyo decisivo de Rusia, el ejército sirio logró liberar a su patria del terrorismo regional. (HISPANTV.COM)

La pauta de 2017 transcurrió entre tensiones y reclamos de más paz para el mundo. Y en ese parto de lucha entre el mal y el bien, diciembre culmina con un sabor de esperanza ya que el grupo de terroristas, autodenominado Estado Islámico terminó por caer en Irak y Siria.

Oriente Medio se libra de la muerte

Una eventual pacificación en Siria e Irak tendrá un peso enorme en el venidero 2018. Cabe recordar que este conflicto armado, solo en Siria, provocó pérdidas económicas por valor de más de 200 000 millones de dólares y dejó un saldo de más de medio millón de muertos y mutilados. Mientras eso sucede, en el plano interno las autoridades de ese país impulsan el proceso de reconciliación nacional así como proseguir con la reconstrucción de infraestructuras. Aunque muchos pudieran objetar que este ha sido un beneficio únicamente favorable para Oriente Medio, es preciso recalcar que el éxito de las tropas sirias, del brazo armado libanés Hizbollá, de los técnicos iraníes y de las fuerzas rusas en ese suelo árabe, atañe al planeta entero, a partir de la solución parcial de este flagelo. Consciente de la gran batalla librada, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, se mostró orgulloso de los logros del ejército ruso, en alianza con las fuerzas locales sirias: “Ha concluido, insisto. Vencimos sobre los terroristas”, dijo

Prepotencias de quien se cree Emperador del Universo

Es necesario apuntar que 2017 cerró el almanaque también con una noticia nefasta: el reconocimiento de parte de Donald Trump a Jerusalén como capital de Israel, con lo cual avivó, desde su postura de terrorismo de Estado, la llama entre israelíes y la nación árabe. Esta última considera que la zona oeste de esa sagrada urbe deberá ser la capital de un futuro Estado palestino.

A raíz de la declaración de Trump sobre Jerusalén, el pueblo palestino se levantó en jornadas de protestas conocidas como “Día de la Ira”, dejando cientos de heridos y encarcelados. (CDDNMUNDO.SPUTNIKNEWS.COM)

A raíz de la declaración de Trump sobre Jerusalén, el pueblo palestino se levantó en jornadas de protestas conocidas como “Día de la Ira”, dejando cientos de heridos y encarcelados. (CDDNMUNDO.SPUTNIKNEWS.COM)

El universo islámico y mundial rechazó tamaño disparate. En el contexto contemporáneo, Trump, desde sus prerrogativas imperialistas, le ha dado un espaldarazo al gobierno israelí del primer ministro Benjamín Netanyahu, quien dicho sea de paso está siendo investigado por corrupción. Pero Trump calculó mal: la causa palestina es de esos pocos asuntos donde la comunidad internacional suele cerrar filas dada la ejemplaridad de ese pueblo y por la justicia que emana de su causa libertaria.

Trump escenificó además otro culebrón levantino al negarse a certificar el cumplimiento por Irán del acuerdo nuclear alcanzado en 2015 con seis potencias mundiales. De acuerdo con el actual inquilino de la Casa Blanca, si no se llega a un arreglo con el legislativo y los aliados del país, él podría entonces dar por terminado el Plan Integral de Acción Conjunta, que el resto de los miembros –Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania– considera efectivo. En tanto, la alta representante para la Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, ha dicho claramente que el acuerdo no puede renegociarse ya que es multilateral. En ese sentido, el 20 de septiembre, el presidente iraní, Hasan Rohani, ratificó que el país persa no será el primero en violar el acuerdo nuclear sellado entre Teherán y el grupo 5+1, pero que reaccionará a cualquier violación de ese pacto.

Otro punto geográfico del Levante en tensión es Yemen, país del golfo de Adén que continúa bajo agresión de Arabia Saudita. La situación interna sigue siendo muy confusa, hasta tal punto que el expresidente yemení Ali Abdullah Saleh murió el 9 de diciembre en los enfrentamientos armados entre fuerzas leales a su gobierno y las milicias hutíes. Según el Grupo de Protección de Yemen, dirigido por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), en 2017 se produjeron 6 000 ataques aéreos que provocaron la muerte de alrededor de 15 000 personas inocentes. En sesión plenaria, el Parlamento Europeo aprobó la resolución para imponer un embargo a la venta de armas a Arabia Saudita. Según el rotativo británico The Guardian, la resolución no vinculante insta a la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, a tomar la iniciativa de establecer un embargo de armas en Arabia Saudita. También se encargará de desarrollar una estrategia coherente para poner fin a la crisis humanitaria y devolver la paz a Yemen.

África: de crisis político-sociales a buenas noticias de paz

Libia yace en el lodazal; aunque esto es una metáfora, caracteriza la precaria situación del pueblo libio que, de tener uno de los mayores estándares de vida de África en tiempos de Muamar al Gadafi, tras la invasión yanqui y de la OTAN en 2011, ha conocido del insólito tráfico de esclavos. La agencia CNN reveló el hecho en diciembre de 2017. A raíz de la denuncia pública, las Naciones Unidas, la Unión Africana y la Unión Europea acordaron en Costa de Marfil montar un grupo conjunto de trabajo para “salvar y proteger vidas de emigrantes y refugiados, sobre todo en Libia”.

Asimismo el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres; el presidente de la Comisión Europea, Juncker; el de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat, y la Alta representante de la UE, Federica Mogherini, han decidido discutir los pasos a dar de forma conjunta contra esas redes criminales. Queda esperar que esta toma de conciencia no resulte letra muerta en 2018. Mucha responsabilidad tiene Europa, en particular, y la comunidad internacional, en general, la deriva de Libia.

Joao Lourenzo, nuevo presidente de Angola.

El MOLA ha vuelto a ganar las elecciones presidenciales en la figura de Joao Lourenzo. (prensa-latina.cu)

Pero no todo es tristeza en suelo africano ya que el Movimiento Para la Liberación de Angola (MPLA), que hace 38 años acabó con la supuesta superioridad de los enemigos militares, con la ayuda de los internacionalistas cubanos, ha vuelto a ganar las elecciones presidenciales en la figura de Joao Lourenzo (MPLA), demostrando que las antiguas organizaciones armadas populares, una vez convertidas en partidos políticos, sí pueden ganar muchas batallas en ese campo. La victoria de Lourenzo se debió a la simpatía que el pueblo siente por esta agrupación en el poder, el cual se corrobora además en los cientos de legisladores (de 220) elegidos para defender asuntos cotidianos de primera necesidad.

De igual manera la crisis política acontecida en Zimbabue y que condujo a la renuncia del presidente Robert Mugabe luego de 37 años dirigiendo el país, pudo ser solventada con inteligencia y compromiso, lo cual se tradujo en nuevas esperanzas de cambios de cara a los graves problemas económicos de esa nación de África Austral, debido al atraso dejado por los siglos del colonialismo británico.

Asia entre hostilidades y crecimiento económico

La humanidad asistió sumamente preocupada a la escalada de tensiones nucleares en la península coreana. Jeffrey Feltman, secretario general adjunto para Asuntos Políticos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), se reunió, a punto de culminar 2017, con las autoridades de la República Democrática de Corea (RPDC). Las partes coincidieron en que “la situación actual es el asunto de paz y seguridad que más preocupa al mundo”.

Pyongyang sin embargo advirtió que no abandonará ni su doctrina defensiva, ni sus ensayos balísticos, mientras continúen las constantes amenazas de los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur en los alrededores de su frontera. Estas maniobras se han visto acompañadas de un aumento de la retórica agresiva de Washington, y en particular de Donald Trump, quien al cierre del año admitió la posibilidad de establecer conversaciones con la RPDC. Moscú manifestó su disposición de ayudar en el establecimiento de un diálogo directo entre Corea del Norte y Estados Unidos.

Y como era de esperar Trump también se pronunció en relación con las tropas yanquis en Afganistán, y si en su campaña por el sillón presidencial fue crítico con su antecesor por los temas de la guerra, una vez en el poder asumió –como se especuló– otra actitud: su nueva estrategia podría incluir el despliegue de 4 000 fuerzas adicionales en esa nación asiática. Este envío busca satisfacer a los comandantes estadounidenses y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en el campo de batalla, para romper el “estancamiento” de la guerra supuestamente contra el grupo insurgente Talibán. Lo cierto es que Kabul sigue siendo una pieza estratégica en el tablero mundial.

La emigración también coloreó de tristeza el devenir asiático con una crisis inaudita para el tercer milenio de historia de la Humanidad: discriminación contra la minoría rohingyas de Myanmar, de credo musulmán. Diversas organizaciones han acusado al gobierno de la ex-Birmania de llevar a cabo una limpieza étnica por el desplazamiento forzado de al menos unas 809 000 personas hacia países vecinos como Bangladesh, Indonesia y Pakistán. Limpieza que obedece a un conflicto cultural-religioso que contrapone a musulmanes y budistas. Por su parte, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Husein, significó al cierre de 2017 que la ONU ha recibido múltiples informes e imágenes vía satélite de las fuerzas de seguridad y de milicias locales quemando aldeas rohingyas.

Los rohingyas son un pueblo musulmán asediado y perseguido históricamente desde la independencia del país en enero de 1948, con un recrudecimiento de las hostilidades hacia ellos por el gobierno actual.

Los rohingyas son un pueblo musulmán asediado y perseguido históricamente desde la independencia del país en enero de 1948, con un recrudecimiento de las hostilidades hacia ellos por el gobierno actual.

A pesar de este panorama hostil, Asia sigue siendo la región del planeta de más alto y rápido crecimiento económico. Vietnam y China tienen mucho que ver en ello.

La patria de Ho Chi Minh culminó el año con un crecimiento del PIB de 6.7 por ciento y con una tasa de inflación por debajo del cuatro por ciento. Mientras que la República Popular China (RPCH) siguió siendo noticia: la mayor agrupación comunista del mundo con 90 millones de miembros, estuvo de XIX Congreso Nacional, que se proyectó por una nueva fase en su desarrollo a favor de una sociedad modestamente acomodada con características chinas.

Los logros de China le ganan un inmenso prestigio en la región, tan es así que Japón planea adherirse al proyecto chino de las Nuevas Rutas de la Seda, con la idea de reavivar el antiguo corredor comercial entre Asia y Europa, que incorpora también a países de América Latina. El reelecto primer ministro japonés, Shinzo Abe, manifestó interés en promover la cooperación en el desarrollo de dicha iniciativa en temas como la infraestructura. Consideró asimismo que se trata de un imperativo para mejorar su relación con China, ante la creciente presencia del país asiático en la economía y seguridad global.

Xi Jinping fue relecto al frente del Partido Comunista de China, que impulsa la consecución de una sociedad modestamente acomodada (XINHUA.NET)

Xi Jinping fue relecto al frente del Partido Comunista de China, que impulsa la consecución de una sociedad modestamente acomodada (XINHUA.NET)


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda