0
Publicado el 21 Febrero, 2018 por María Victoria Valdés Rodda en Mundo
 
 

JAPÓN-CUBA

Plataforma festiva por más de un Siglo de raíces

La Conmemoración 120 Aniversario de la Migración Japonesa a Cuba se celebrará durante todo 2018.
El canciller japonés agradeció las muestras de simpatías para con la Isla del Sol naciente. (MARTHA VECINO)

El canciller japonés agradeció las muestras de simpatías para con la Isla del Sol naciente. (MARTHA VECINO)

Por MARÌA VICTORIA VALDÉS RODDA

El excelentísimo ministro de Estado para las relaciones Exteriores de Japón, el señor Masahisa Sato visitó La Habana para inaugurar una jornada de celebraciones que durará todo el 2018, por los 120 años de la presencia nipona en Cuba. El distinguido visitante declaró, al cierre de esta edición, que siempre había sido un sueño estar en suelo cubano donde miles de sus correligionarios se enamoraron de esta Isla.

En una actividad ofrecida por la embajada japonesa, el canciller de esa nación asiática especifico que en la actualidad son mil doscientos los descendientes de su país que conviven de manera destacada junto al pueblo cubano en las distintas actividades y sectores económicos, compartiendo alegrías y también sinsabores. Extendió asimismo su agradecimiento a todos los cubanos por haberle dado cobijo a sus descendientes, quienes arribaron por primera vez en 1898.

Fidel y Crucero por la Paz, Japón/Radio Rebelde

(Radio Rebelde)

Fidel admiraba la calidad humana del pueblo japonés de manera que cuando el emblemático Crucero por la Paz llegaba a puerto habanero, siempre hacía espacio para recibirlos

En su evocación destacó el papel del líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro quien, tal como recordara Sato, consideraba que los japoneses tenían varias  virtudes importantes: sencillez,  delicadeza de espíritu, tesón y laboriosidad.

Y es cierto, Fidel admiraba la calidad humana del pueblo japonés de manera que cuando el emblemático Crucero por la Paz llegaba a puerto habanero, siempre hacía espacio para recibirlos. Por ejemplo, en el 2012 se reunió con más de 600 pasajeros, entre los que se encontraba una sobreviviente del monstruoso bombardeo nuclear contra la ciudad de Hiroshima. En esa ocasión Fidel le dio “las gracias por el honor que significa este encuentro”. Atento a los problemas internacionales de gran resonancia, en esa oportunidad afirmó que es “nuestro deber -y es la mejor forma de apoyar el esfuerzo de las víctimas de aquel bárbaro y brutal ataque contra Hiroshima y Nagasaki- es divulgar todo esto”, y subrayó que “el mundo tiene que defender la causa más importante de todas: la supervivencia de la especie.”

Presencia discreta pero fructífera

Es cierto que los descendientes de japoneses en la Mayor de las Antillas es reducida, lo cual no incide en absoluto en la calidad de su trato con los lugareños. El señor Consejero Jefe de Misión Adjunta, el señor Masayoshi Ono había dado algunos datos de interes ante la prensa convocada a tenor con el anuncio de esta jornada de celebraciones, las cuales abarcarán desde concursos de Composición, exposiciones de fotografías  y de muñecos autóctonos de esa nación asiáticas hasta un evento conmemorativo en el Panteón de los descendientes de Japoneses. El funcionario aseguró asimismo que la Embajada de Japón en Cuba pone, y pondrá, todo su mejor empeño porque este aniversario 120 tenga el realce que merece.

El señor Consejero Jefe de Misión Adjunta, el señor Masayoshi Ono declaró a la prensa que si bien los Nikke- descendientes japoneses- constituyen una comunidad pequeña se desempeñan en todos los sectores de la sociedad cubana. (MARTHA VECINO)

El señor Consejero Jefe de Misión Adjunta, el señor Masayoshi Ono declaró a la prensa que si bien los Nikke- descendientes japoneses- constituyen una comunidad pequeña se desempeñan en todos los sectores de la sociedad cubana. (MARTHA VECINO)

Su mayor concentración radica en La Habana y le sigue la Isla de la Juventud, donde incluso está constituida la Sociedad de descendientes en nuestra Patria. El 9 de septiembre de 1898 llegó a Cuba, proveniente de Veracruz, México, el primer japonés, nombrado Osuna, con planes de establecerse en la isla, para fomentar una comunidad. Esta migración estuvo básicamente compuesta por hombres, que formaron familia con las criollas, adaptándose a la dieta y a las costumbres locales. Las evidencias constatan además que esa asimilación tan peculiar se debió a la dispersión de los inmigrantes que llegaron a 13 de las 14 actuales provincias. Se destacaron en la agricultura y en la pesca. Hoy por hoy, en la Isla de la Juventud, los japoneses formaron las primeras cooperativas de producción agrícola de que se tenga noticia en Cuba, e introdujeron el uso del abono químico.

Y desde diciembre del pasado año ya el gobierno japonés constituyó el Comité organizador de conjunto con Cuba para que la fecha tenga su justo reconocimiento, como fuente permanente de amistad y colaboración entre ambos pueblos.

Solidaridad permanente

El monumento granítico dedicado al Samurái Hasekura Tsunenaga fue inaugurado en La Habana, en la Avenida del Puerto, el 26 de abril del 2001. Fue donado a nuestro país por la Escuela Sendai Ikue Gukuen, en honor a las relaciones fraternas entre Cuba y Japón.  (HABANARADIO.CU)

El monumento granítico dedicado al Samurái Hasekura Tsunenaga fue inaugurado en La Habana, en la Avenida del Puerto, el 26 de abril del 2001. Fue donado a nuestro país por la Escuela Sendai Ikue Gukuen, en honor a las relaciones fraternas entre Cuba y Japón. (HABANARADIO.CU)

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial este flujo migratorio fue cortado de raíz hasta el triunfo de la Revolución cuando Fidel se interesa por estrechar los lazos de amistad y es entonces cuando se establecen relaciones comerciales y culturales con la llamada Isla del Sol naciente. Japón desde los años 90 ha suministrado Asistencia Humanitaria para paliar los daños causados por desastres naturales, además desarrolla proyectos de cooperación y envía expertos a Cuba en campos tales medio ambiente, agricultura, electrificación y riego.

Japón además a través de la Asistencia Oficial para el Desarrollo hacia Cuba en 2015 alcanzó la cifra de 24.54 millones de dólares por concepto de asistencia financiera no reembolsable y 64.47 millones de dólares por concepto de cooperación técnica. Según la embajada japonesa en Cuba esta modalidad empezó en la Isla como forma de cooperación en forma de donación para proyectos de gran escala orientados al desarrollo social y productivo.

El gobierno nipón ha firmado tres programas que contribuirán a la implementación de importantes proyectos en áreas como la salud, la agricultura y el manejo de desechos

En la esfera política también las relaciones marchan a toda vela: un hito de estos nexos lo tenemos en la visita en 2016 del Primer Ministro japonés Shinzo Abe, siendo recibido por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Raúl Castro.


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda