0
Publicado el 14 Febrero, 2018 por Maryam Camejo en Mundo
 
 

Reino Unido

¿Por qué Irlanda del Norte frena el Brexit?

El gobierno de esta provincia cierra filas contra una “frontera dura” con la República de Irlanda.

 

Brexit ¿la pregunta irlandesa?(prensa-latina.cu)

Brexit ¿la pregunta irlandesa?(prensa-latina.cu)

Por MARYAM CAMEJO

Más de 30 años de conflicto armado, se cerraron con un convenio que hoy está en peligro. Así las dos Irlandas llegaron a un punto de la historia, que puso fin a tiempos de muertes y tragedias, con el llamado Acuerdo de Viernes Santo, en 1998. La República de Irlanda como país, e Irlanda del norte, provincia británica.

En resumen, estas hermanas siameses están unidas por tierra pero separadas políticamente, y a su vez, Irlanda del Norte, sin camino terrestre hacia Inglaterra, es parte de Reino Unido, la nación que también acoge a Escocia.

Los habitantes de los pueblos “fronterizos” pueden pasar de una parte a otra sin puntos de control, agentes o pasaportes. No existe frontera más allá de la política, la identitaria y los rasgos que diferencian a católicos de protestantes. Pero el proceso del Brexit, que supone la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) está reviviendo las diferencias y amenazando la paz de la región.

La separación de Inglaterra implicará el cese de libre tránsito entre ciudadanos de la UE y Londres. Significará también la salida del mercado único y de la unión aduanera, ya que la primera ministra Theresa May, busca tener libertad total para firmar acuerdos comerciales con potencias emergentes, fuera de los confines europeos. ¿Pero cómo pueden ponerse en práctica estas tres políticas sin una frontera entre las dos Irlandas?

El sistema de comercio de Irlanda del Norte cambiará con respecto al de la República, y los ciudadanos perderán el libre tránsito de un lado a otro, ya que las dos partes de la Isla no serán miembros del bloque europeo.

Una propuesta desestimada

La UE tuvo solución para el asunto. Reino Unido seguiría su camino de divorcio con un estatus especial para Irlanda del Norte, que se mantendría dentro del mercado único europeo, lo que supondría entonces posibles barreras en el comercio entre Reino Unido y su provincia irlandesa.

En respuesta, la líder del Partido Unionista Democrático (DUP) en Irlanda del Norte, Arlene Foster, se apresuró a declarar que rechazaba tal proposición. De esa forma, el partido gobernante en la provincia cerró filas frente a esta posibilidad. Los unionistas creen que si el Norte tiene un tratamiento diferente, estaría alejándose de Londres, lo cual sería un paso previo para la unificación de la Isla.

Arlene Foster, líder del DUP, de Irlanda delNorte.(europapress.es)

Arlene Foster, líder del DUP, de Irlanda delNorte.(europapress.es)

 

El conservador DUP es el mayor partido de la región y se identifica con una corriente política que implica, a la vez, un sentimiento de identidad británico, y uno de pertenencia a la tierra irlandesa. Por otra parte, esta provincia es de mayoría protestante, a diferencia de la República, donde abundan los católicos.

¿Y cuál es el problema con una frontera?

Si de las dos Irlandas, una sale de la UE y otra se queda, es imprescindible tener una frontera que pueda evitar el contrabando, por ejemplo. Y la presencia de agentes y controles puede generar una nueva ola de caos, atentados y violencia poniendo fin a lo logrado con el Acuerdo de Viernes Santo.

Cartel en Belfast que rechaza una frontera dura con la República.(lavanguardia.com)

Cartel en Belfast que rechaza una frontera dura con la República.(lavanguardia.com)

 

Hasta el momento Theresa May exige de la UE soluciones creativas, pero ella también se queda sin ideas. El estatus de Irlanda deberá decidirse atendiendo, además a los pedidos del DUP, que dio pleno apoyo a May tras la derrota de junio, y ahora ella necesita los diez escaños que ocupan los unionistas, para gobernar y tener vía libre para sus propuestas.

Irlanda del Norte seguirá siendo “un pendiente” dentro del proceso de divorcio. Todavía sin soluciones que complazcan a todos los involucrados, pero con serias amenazas de provocar cambios en la Isla que desestabilicen la región.

Ver también:  INGLATERRA Tres cestas para un divorcio


Maryam Camejo

 
Maryam Camejo