1
Publicado el 9 Febrero, 2018 por Lázaro Barredo Medina en Mundo
 
 

ECUADOR

Un Sí mayoritario

Señala el presidente Lenín Moreno que los resultados para nada significan un alejamiento de la Revolución Ciudadana. El reto ahora es la discusión parlamentaria
Foto: Lo inobjetable es que más de dos tercios de la población respaldó el SÍ en la consulta popular. (Autor no identificado).

Foto: Lo inobjetable es que más de dos tercios de la población respaldó el SÍ en la consulta popular. (Autor no identificado).

Por LÁZARO BARREDO MEDINA

Por estos días mucho se ha hablado de los resultados de la consulta popular en la hermana República del Ecuador solicitada por el presidente Lenín Moreno. El respeto a las decisiones propias de un país es fuente de derecho y los procesos políticos no se pueden abordar con la simpleza de determinados devaneos filosóficos desde afuera, utilizando etiquetas (hoy eres progresista y mañana conservador o viceversa), para calificar determinadas decisiones, cuando es el ejercicio soberano del pueblo ecuatoriano a quien correspondió pronunciarse.

Lo inobjetable es que las siete preguntas de ese referendo contaron con la aprobación de dos tercios de la población ecuatoriana para 1) endurecer lucha contra la corrupción; 2) eliminar la reelección indefinida; 3) reestructurar el Consejo de Participación Ciudadana, introducido en la Constitución de 2008 para regular la transparencia y control social de la vida pública; 4) no prescribir los delitos sexuales en contra de niñas, niños y adolescentes; 5) prohibir la minería metálica “en todas sus etapas, en áreas protegidas, zonas intangibles y centros urbanos”; 6) derogar la llamada “ley de plusvalía” y 7) incrementar la zona intangible en al menos 50 mil hectáreas y reducir el área de explotación petrolera autorizada por la Asamblea Nacional en el Parque Nacional Yasuní de 1 030 hectáreas a 300 hectáreas.

El presidente Moreno dijo a la agencia Prensa Latina durante una conferencia de prensa que esos resultados en nada significan un alejamiento de la Revolución Ciudadana. El mandatario ya había dicho que no serán muchos los cambios que verá la población, pues el Gobierno seguirá concentrado en sus proyectos y en la ejecución del Plan Toda una Vida, esencia de muchos planes beneficiosos para la ciudadanía, mientras agregó que la voluntad expresada por el pueblo en las urnas compromete más al ejecutivo a perseverar en la reactivación económica, generación de empleo y fortalecimiento de políticas sociales.

Para muchos analistas, lo lamentable de este último período ha sido la fractura ocurrida dentro de Alianza País, y no dejan de expresar la preocupación de que en cierto modo salga fortalecida la derecha política de esa nación, cuyos principales voceros proclamaron como triunfo propio los resultados del referendo.

En este nuevo escenario, el expresidente Rafael Correa, quien regresó nuevamente a Bélgica, fundó el Movimiento Revolución Ciudadana tras desvincularse de Alianza País.

Por lo pronto, viene ahora el reto de los debates en el seno de la Asamblea Nacional para la instrumentación de los siete aspectos aprobados en la consulta popular. Moreno cuenta con 47 de los 137 legisladores de la Asamblea, por lo que existe una opinión bastante consensuada de los expertos de que los proyectos de ley e iniciativas del Gobierno van a necesitar de alianzas para su aprobación y que, en cierta medida, tendrá que buscar el respaldo de la oposición, y algunos alertan  sobre el peligro que supone que la derecha aspire a buscar compromisos en su consabida intención de pugnar por asumir el control y dictar los patrones de su propia política.

Muchos se preguntan, ¿y ahora qué pasará? Es indudable que el futuro de la hermana nación tiene en frente un gran desafío: cohesionar las fuerzas de los movimientos y organizaciones sociales, parea sostener la sociedad incluyente, solidaria, justa y en paz que ha caracterizado a Ecuador en estos años. Urge contar con ellas para enfrentar el acecho de las concepciones neoliberales de la derecha que, indudablemente, tratarán de impedir el avance de las transformaciones de justicia social consolidadas en ese país en los últimos años.


Lázaro Barredo Medina

 
Lázaro Barredo Medina