0
Publicado el 25 Marzo, 2018 por Marta Sojo en Mundo
 
 

FSM

Cita de la izquierda en un Ágora de los Futuros

Las sesiones del XIII Foro Social Mundial, en Salvador de Bahía, Brasil, fue un espacio de encuentro para debatir y definir estrategias
1-Participaron alrededor de 20 000 personas pertenecientes a diferentes movimientos progresistas de 120 países. (telesurtv)

1- Participaron alrededor de 20 000 personas pertenecientes a diferentes movimientos progresistas de 120 países. (telesurtv)

Por MARTA G. SOJO

En medio de un escenario complejo tuvo lugar el nuevo Foro Social Mundial (FSM), recién concluido en Salvador de Bahía, Brasil, un país donde el presidente de facto Michel Temer había declarado el estado de excepción. Dicen que, motivado por la violencia, pero tiene la marcada intención de minimizar el avance del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva de postularse para la presidencia.

Opinaron asistentes y promotores del evento que resulta innegable que, con la pérdida de varias presidencias izquierdistas en la región latinoamericana, más el impulso del neoliberalismo en otros continentes, el rol del FSM ahora es creciente y definitorio del futuro para las nuevas generaciones.

La reunión abrió sus puertas dispuesto a buscar una nueva narrativa en la región, en especial por el ciclo electoral intenso que se desarrolla en el área durante este año, donde los centros de poder derechista intentan revertir lo logrado hasta ahora por los presidentes progresistas.

Con una asistencia de alrededor de 20 000 personas de 120 países, el evento tuvo como eje primordial, aglutinar fuerzas contra los retrocesos en materia de derechos, ataques a la democracia, la discusión de las variadas crisis sociales y la diversidad de agendas de lucha. Cientos de personas se reunieron en comisiones para buscar convertir en realidad el lema del XIII Foro: “Resistir es crear. Resistir es transformar”.

2-Los movimientos sociales y sindicales presentes en el Foro exigieron el cese del bloqueo impuesto por los Estados Unidos contra Cuba hace más de cinco décadas. (telesurtv)

2- Los movimientos sociales y sindicales presentes en el Foro exigieron el cese del bloqueo impuesto por los Estados Unidos contra Cuba hace más de cinco décadas. (telesurtv)

Varios fueron los coloquios y los temas que se trataron, entre ellos, las desigualdades, la fragilidad democrática y el poder de las élites, cada día más enriquecidas a costa del sacrificio de la clase trabajadora.

La delegación cubana consideró, por lo expresado en la voz de José Miguel Hernández, de la Organización de Solidaridad con los Pueblos de África, Asia y América Latina (Ospaaal), que “el encuentro abre la posibilidad de rescatar este espacio para las fuerzas progresistas y de izquierda latinoamericanas”. Y añadió que la Isla no podía dejar de estar en un Foro que fue desde sus inicios, en 2001, plataforma de asentamiento de todos los procesos de transformación que tuvieron lugar en América Latina.

Y agregó en sus declaraciones a Prensa Latina que “siempre hemos recibido en estos eventos muchas muestras de solidaridad con nuestras causas, como la condena al bloqueo estadounidense; la lucha por la liberación de los cinco héroes que sufrieron injusta prisión en los Estados Unidos, y por la devolución del territorio ilegalmente ocupado con la base naval en Guantánamo, entre otras”.

Pero no se limita solo a ello, abarca también, expresó Hernández, el apoyo a la mayoría del pueblo brasileño, enfrascado en la defensa del líder del Partido de los Trabajadores, Lula da Silva, y acompañar las expresiones de solidaridad con la República Bolivariana de Venezuela, su pueblo y su presidente Nicolás Maduro.

Como parte del Foro se realizaron numerosas marchas por las calles de Salvador de Bahía, las cuales evidenciaron la diversidad de reivindicaciones y participantes que asistieron al evento. El exmandatario brasileño del Partido de los Trabajadores (PT) participó en la Asamblea Mundial en Defensa de las Democracias, en el Estadio de Pituacu, donde fue ovacionado. Este encuentro contó además con la presencia de Dilma Rousseff; de los exmandatarios Cristina Fernández, de Argentina; de Uruguay, José Mujica, y de Paraguay, Fernando Lugo.

Las palabras expresadas por Lula durante esta reunión, remarcaron su honestidad y afirmó que los responsables por la persecución política que sufre pueden encarcelarlo, pero no podrán detener las ideas que puso a circular en Brasil y en América Latina.

3-El expresidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, participó del Foro Social Mundial y recibió el apoyo de más de 20 organizaciones internacionales. (industriall.com)

3- El expresidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, participó del Foro Social Mundial y recibió el apoyo de más de 20 organizaciones internacionales. (industriall.com)

Por otro lado, rechazó la decisión del actual Gobierno de poner al Ejército en las calles. Dijo que lo que hay que hacer es brindar atención médica, educación, empleos y salarios. Finalmente, homenajeó a Marielle Franco, la concejal de Río de Janeiro, asesinada precisamente durante esos días en que se celebraba el Foro. Dijo el exgobernante brasileño que Franco era una defensora de los derechos humanos que había denunciado los excesos de la Policía y opuesta a la intervención del Ejército en la seguridad de Río de Janeiro.

Asimismo, los movimientos sociales y sindicales presentes, exigieron el cese del bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por Estados Unidos contra Cuba hace más de cinco décadas, además de solicitar la devolución a la Isla del territorio ilegalmente ocupado por la base naval de Guantánamo. En sus intervenciones reiteraron la importancia del respaldo internacional a la lucha del pueblo cubano contra el bloqueo, el cual ha ocasionado cuantiosos daños en diferentes esferas de la economía nacional.

Representantes de esas organizaciones coincidieron en que la injusta medida se ha recrudecido tras la llegada del presidente Donald Trump a la Casa Blanca.

De su génesis al presente

El primer Foro Social Mundial ocurrió en Porto Alegre en 2001 y fue una iniciativa de la sociedad civil organizada con el propósito de dar principio a un encuentro plural y democrático en busca de una reflexión colectiva sobre las múltiples crisis que profundizan la desigualdad social. El evento se convoca cada dos años.

Cuando el Foro Social Mundial surgió fue concebido como la voz alternativa a la élite internacional de Davos. La gran novedad del FSM y su caudal más atractivo fue hacer posible una mayor conexión de los movimientos y organizaciones sociales implicados en las luchas más diversas en disímiles países.

Sin embargo, a finales de la década de 2000, según aprecian los observadores, la coyuntura internacional había cambiado en un sentido adverso a los objetivos del FSM. El neoliberalismo, teniendo ahora a su entera disposición el capitalismo financiero global, embestía contra todas las políticas de inclusión social. Esto se apreció en los golpes de Estado blandos y no tanto, como el de Manuel Zelaya en Honduras, un presidente democráticamente electo. Fue el primer ensayo del nuevo tipo de golpe institucional, bajo ropaje democrático, repetido en 2012 en Paraguay y en 2016 en Brasil. Aunque los bríos con que surgió este Foro, en un momento de auge de los gobiernos progresistas en América Latina, hay esperanzas de un giro, en el cual se adapte a las dramáticas condiciones y desafíos del presente.

(Foto: (dw.com) )

(Foto: (dw.com)

Un evento más allá de los debates

El FSM recién clausurado, expresaron analistas, con sus debilidades y complejidades, tuvo sin embargo el valor de existir, de realizarse, de convocar y de hacerlo dignamente. Facilitando que contenidos vitales para la sociedad civil internacional encuentren un espacio y eco en el evento.

En medio de una crítica coyuntura política planetaria, el XIII Foro Social Mundial dejó como saldo la implantación de nuevas estrategias anticapitalistas, a tono con el plan global de aniquilación de las corrientes progresistas existentes y la ruina económica de millones de personas.

Con la construcción del Ágora de los Futuros cerró el evento, y esto no es más que un programa de acción hasta finales de 2019 desarrollado a partir de las propuestas de los participantes, y lleva el nombre de Calendario de Futuros FSM.


Marta Sojo

 
Marta Sojo