0
Publicado el 8 Marzo, 2018 por María Victoria Valdés Rodda en Mundo
 
 

JAPÓN-CUBA

Honrosa contribución al desarrollo cubano

A través de la Asistencia Oficial para el Desarrollo hacia Cuba (JICA), Japón, en 2015, por concepto de asistencia financiera no reembolsable alcanzó la cifra de 24.54 millones de dólares, y 64.47 millones de dólares por concepto de cooperación técnica. Ahora JICA inaugura sede en La Habana
Con la apertura de la Oficina de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón en Cuba (JICA), ambas naciones elevan a un rango superior sus relaciones. (www.google.com.cu)

Con la apertura de la Oficina de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón en Cuba (JICA), ambas naciones elevan a un rango superior sus relaciones. (www.google.com.cu)

Por MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

La sociedad cubana podrá ser un poco más próspera gracias también al acompañamiento y ayuda de países amigos, tal es el caso de la apertura, este 9 de marzo, de la Oficina de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón en Cuba (JICA).

La nueva sede responde a los objetivos de JICA la cual ejecuta la Asistencia Oficial para el Desarrollo del gobierno nipón. Se destaca por la cooperación técnica, financiera no reembolsable y la reembolsable (préstamo). Según una nota enviada a esta reportera por la representación de JICA en La Habana, a cargo del Licenciado Shoji Ozawa, el presupuesto de esa organización para la cooperación bilateral es el más grande del mundo y se hace patente en acciones en 150 países y regiones contando para ello con 100 oficinas por el mundo entero.

En relación a Cuba, JICA fue redimensionada en la Isla junto con la visita en 2016 del primer ministro Shinzo Abe quien consideró que una sede en la Mayor de las Antillas constituiría un escenario propicio para una mejor gestión de cooperación. Incluso visionó en las esferas siguientes: transporte, energía y el respaldo a la formación de recursos humanos para los renglones agrícola, de salud pública y medio ambiente. De modo que desde el máximo nivel esta oficina tendrá un respaldo significativo, el cual ya se viene gestando en 6 Programas de apoyo entre los que sobresalen las actividades para el aumento de la producción alimentaria o el cuidado de la salud, ambos renglones priorizados de la economía cubana.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe mantuvo una reunión con el líder de la revolución cubana, Fidel Castro quien mantuvo un permanente interés por aquellos sobrevivientes del brutal bombardeo nuclear yanqui contra Hiroshima y Nagasaki. (www.google.com.cu)

El primer ministro japonés, Shinzo Abe mantuvo una reunión con el líder de la revolución cubana, Fidel Castro quien mantuvo un permanente interés por aquellos sobrevivientes del brutal bombardeo nuclear yanqui contra Hiroshima y Nagasaki. (www.google.com.cu)

Para tener una cabal comprensión de la importancia de este respaldo japonés baste señalar que en 2017 hasta 2022, JICA soportará un Proyecto de Mejoramiento del Sistema de Extensionismo Agrario por la Producción de Granos Básicos así como otro para el mejoramiento de Equipos Agrícolas para la producción de semillas de arroz, aún sin fecha de conclusión. En cuanto a la Salud se fortalecerá la capacidad de mantenimiento de equipos médicos y diagnóstico temprano del cáncer. Además de instalar equipos médicos de cara a mejorar el servicio de atención a la salud en los principales hospitales de la nación cubana. Y ya desde este año, 2018, está en Desarrollo de parte de JICA de conjunto con especialistas del patio la Formación del Plan Maestro Nacional de Transporte, tema esencial tanto para el desenvolvimiento de la economía nacional como la vida diaria de las cubanas y cubanos.

La inauguración de la oficina de JICA en La Habana también, y así lo considera esta reportera, se inserta en el 120 aniversario de la presencia de la huella japonesa en esta Isla, de ahí que la embajada de Japón en Cuba pone, y pondrá, todo su mejor empeño porque este acontecimiento tenga el realce que merece.

Si bien los Nikke- descendientes japoneses- constituyen una comunidad pequeña se desempeñan en todos los sectores de la sociedad cubana. Su mayor concentración radica en La Habana y le sigue la Isla de la Juventud, donde incluso está constituida la Sociedad de descendientes en nuestra Patria.

El 9 de septiembre de 1898 llegó a Cuba, proveniente de Veracruz, México, el primer japonés, nombrado Osuna, con planes de establecerse en la isla, para fomentar una comunidad. Esta migración estuvo básicamente compuesta por hombres, que formaron familia con las criollas, adaptándose a la dieta y a las costumbres locales. Las evidencias constatan además que esa asimilación tan peculiar se debió a la dispersión de los inmigrantes que llegaron a 13 de las 14 actuales provincias. Se destacaron en la agricultura y en la pesca. Hoy por hoy, en la Isla de la Juventud, los japoneses formaron las primeras cooperativas de producción agrícola de que se tenga noticia en Cuba, e introdujeron el uso del abono químico.

Y desde diciembre del pasado año ya el gobierno japonés constituyó el Comité organizador de conjunto con Cuba para que la fecha tenga su justo reconocimiento, como fuente permanente de amistad y colaboración entre ambos pueblos.


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda