2
Publicado el 8 Abril, 2018 por Maryam Camejo en Mundo
 
 

Caso Skripal: la venganza de Occidente

 

El presidente Vladimir Putin ha negado la participación rusa en el caso Skripal. (zonacero.com)

El presidente Vladimir Putin ha negado la participación rusa en el caso Skripal. (zonacero.com)

Por MARYAM CAMEJO

El exespía Serguéi Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, de 33, fueron envenenados el pasado 4 de marzo en Salisbury, en el sur de Inglaterra, tras su exposición a una sustancia química llamada Novichok, la cual, según Londres, fue fabricada en Rusia. La acusación sin pruebas desató una crisis diplomática tal, que algunos ya se apresuran a advertir sobre el posible desencadenamiento de la última gran guerra de la humanidad.

Los científicos del laboratorio británico de Porton Down, quienes supuestamente tenían la última palabra sobre el tema, no fueron capaces de determinar en qué país fue fabricado el agente nervioso utilizado.

A pesar de ello, el Reino Unido expulsó a 23 diplomáticos rusos, al calificarlos de “agentes de inteligencia encubiertos”, y luego se sumaron Estados Unidos y otros miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que expulsaron de sus países a 130 embajadores de Moscú.

En respuesta, el Kremlin anunció la expulsión de casi un centenar de diplomáticos de las naciones, en su mayoría de la Unión Europea, que apoyaron al Reino Unido por el caso Skripal declarándolos persona non grata.

La crisis diplomática que se ha desatado ha sido considerada la más grave entre el Este y el Oeste desde la Guerra Fría. Las declaraciones de los altos cargos del gobierno de Moscú son sumamente esclarecedoras sobre las intenciones que hay detrás de la ofensiva orquestada en su contra.

El viceministro de Exteriores ruso, Alexandr Grushkó, dijo que el caso Skripal fue creado por Occidente para justificar los crecientes gastos de la OTAN, debido a que próximamente los países de la Alianza tendrán que responder ante la opinión pública por el destino del dinero, porque se tratará de gastos colosales en el sector militar.

A pesar de que no existen pruebas, y de que científicamente solo ha podido reconocer qué tipo de sustancia es, y cuán peligrosa, el Reino Unido sigue empeñado en responsabilizar a Rusia con las palabras de que es “altamente probable” su culpabilidad. Bajo ese argumento –más bien un “no argumento”–, Londres rechazó la propuesta del presidente Vladimir Putin de trabajar de manera conjunta en las investigaciones, lo cual podría calificarse entonces de “altamente sospechoso”.

Lo cierto es que se estima que unos 20 países podían haber producido la sustancia, y Rusia destruyó sus reservas de armas químicas hace mucho tiempo y antes de lo previsto, al contrario de Estados Unidos, que todavía las tiene.

Lo que el mundo está presenciando hoy, sin lugar a duda, pone en riesgo la seguridad en toda la región, y deja ver las intenciones occidentales de destronar a Rusia de su posición en términos económicos, políticos, militares, en fin… Moscú representa un contrapeso en el orden mundial donde Estados Unidos es una potencia que lidera los intereses y las acciones de las naciones industrializadas de occidente.

Según el viceministro de Exteriores ruso, “es una gran provocación geopolítica y la solidaridad euroatlántica en estas condiciones se convierte en una amenaza directa para la seguridad europea”.

Podría decirse que el caso Skripal es, hasta ahora, el punto climático de la venganza occidental contra Putin, y la agudización de la campaña rusófoba. Londres logra con ello desviar la atención mediática del Brexit hacia otros asuntos, y crear estados de opinión desfavorables para el Kremlin.

Algunos creen, insistimos, que esto puede conducir a un conflicto mayor, como ya dijo el teniente general Evgeny Buzhinsky, quien hasta su retiro, en 2009, fue uno de los principales negociadores militares en Rusia. “Será la última guerra en la historia”, especuló Buzhinsky. Como siempre, un hecho inesperado, cocinado desde la Casa Blanca y con el toque de potencias aliadas, puede concretar de una manera mucho más trágica esta trapisonda de los enemigos de Rusia.


Maryam Camejo

 
Maryam Camejo