1
Publicado el 19 Julio, 2018 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Los niños rescatados en Tailandia hablan con la prensa, y se van a casa (+ fotos)

Hoy pasaban la primera noche en su casa desde hace casi un mes, un momento muy esperado también porque significaba volver a saborear sus platos favoritos: arroz frito con pasta de pescado, cerdo o panceta crujiente con albahaca

Sobre las últimas noticias en relación con este tema que despertó gran interés entre nuestros lectores, ofrecemos las últimas noticias en sendas versiones de corresponsales de agencias de prensa que participaron en el encuentro de este miércoles con los niños, al salir del hospital y, por fin, de regreso a sus casas.

Los niños de la cueva de Tailandia hablan por primera vez para los medios. / Foto: ABC.es

Los niños de la cueva de Tailandia hablan por primera vez para los medios. / Foto: ABC.es

Bebieron  ‘agua de la rocas’

BANGKOK. – Los tailandeses que fueron rescatados de la Tham Luang, tras pasar ahí unos inciertos nueve días en la oscuridad y sin comida, contaron hoy que sobrevivieron gracias a beber ‘agua de la rocas’.

Recién salidos del hospital y ya con fuerzas, relataron hoy en conferencia de prensa cómo lograron mantenerse firmes hasta que finalmente se produjo la liberación, que ellos estiman como un milagro.

‘No estábamos seguros de lo que estuviera sucediendo de verdad’, explicó Adul Sam-on, el primer joven en comunicarse en inglés con los rescatistas.

Con el grupo debilitado en un lugar donde estuvieron confinados durante 220 horas ‘tratando de no pensar en la comida’, mientras esperaban encontrar una salida, el entrenador les llamó la atención sobre voces en la distancia.

‘Nos detuvimos a escuchar, y era cierto, nos quedamos impactados’, continuó Adul, recordando la sorpresa de ver a un buzo británico y no a un tailandés saliendo del agua.

Niños Tailandeses en el encuentro con la prensa/ Twitter

(Foto: Twitter)

El encuentro de los chicos con un público de periodistas, el primero desde su rescate, duró alrededor de una hora en un contexto muy preparado por las autoridades tailandesas, en el marco de un programa de propaganda de la junta militar, llamado ‘ sigue adelante’.

Un periodista tailandés leyó una serie de preguntas elegidas de antemano con el asesoramiento de psicólogos, con el fin de no ‘perturbar a los ‘, que recuperaron tres kilos durante la estadía en el hospital.

El grupo apareció de buen humor e incluso pudieron bromear sobre lo sucedido.

Muchos especulan que el gobierno está usando la historia en beneficio propio, con el signo de la reconciliación nacional.

‘Todo lo que ocurrió es un milagro’, dijo en inglés Adul Sam-On, de 14 años, respecto el momento en que dos buzos británicos los encontraron a varios kilómetros hacia el interior de la gruta.

Por su parte, el entrenador de los 12 chicos del equipo de fútbol los ‘Jabalíes Salvajes’, Ekkapol Chantawong, dijo que ‘el objetivo del grupo era cavar las piedras para salir’, pero no tuvieron resultaron positivos.

Durante la conferencia, los chicos negaron que no supieran nadar, como se había especulado en un principio.

De hecho, tuvieron que hacerlo incluso durante la fuga por la repentina inundación de la .

En la conferencia de prensa también reflexionaron sobre el significado de su odisea.

‘Nos sentimos culpables por Saman Gunan’, el voluntario que quedó sin oxígeno durante el rescate, dijeron ante un retrato del ex Navy Seal.

Pero también son conscientes de haberse vuelto más fuertes y más pacientes.

Todos le pidieron disculpas a sus padres ‘por haber sido traviesos’, dado que la entrada a la fue una idea de último momento.

Hoy pasaban la primera noche en su casa desde hace casi un mes, un momento muy esperado también porque significaba volver a saborear sus platos favoritos: arroz frito con pasta de pescado, cerdo o panceta crujiente con albahaca. (ANSA).

‘No estábamos seguro de si era real’

(Foto: Twitter)

CHIANG RAI,  Atrapados en los recovecos de una inundada en el norte de , los 12 y su entrenador de fútbol estaban tratando de cavar una salida cuando escucharon voces en la oscuridad. Su entrenador les dijo inmediatamente que guardasen silencio.

‘No estábamos seguro de si era real’, dijo Adul Samon, de 14 años. ‘Así que paramos y escuchamos. Y resultó ser real. Yo estaba sorprendido’.

Ese momento cuando dos buzos británicos encontraron al equipo de fútbol desaparecido fue recordado por los este miércoles en su primera conferencia de prensa desde el rescate que cautivó al mundo.

El grupo, que se veía saludable tras recuperarse en un hospital, fue recibido por aplausos de reporteros y compañeros de clases e hizo una demostración breve de sus destrezas con el balón en una cancha diminuta en la sala donde hablaron con periodistas de todo el mundo

El grupo, que se veía saludable tras recuperarse en un hospital, fue recibido por aplausos de reporteros y compañeros de clases e hizo una demostración breve de sus destrezas con el balón en una cancha diminuta en la sala donde hablaron con periodistas de todo el mundo.

Los muchachos  -vestidos con uniformes verdes y blancos, adornados con un jabalí rojo,  el sobrenombre del equipo- abrazaron a sus amigos antes de sentarse delante de médicos y miembros del equipo de la armada tailandesa que trabajó en su rescate. Otros que los ayudaron durante la ordalía, que terminó luego de más de dos semanas cuando fueron sacados de la la semana pasada, también estaban allí.

En un momento emotivo, se mostró una fotografía de Saman Gunan, el ex buzo de la armada que murió durante el rescate, y miembros del equipo mostraron su gratitud hacia él. Uno de los , Chanin Vibulrungruang, se cubrió los ojos.

Los , con edades de entre 11 y 15 años, y su entrenador de 25 años respondieron a preguntas de la prensa, incluyendo sobre lecciones aprendidas en su experiencia.

‘Me siento más fuerte, tengo más paciencia, resistencia y tolerancia’, dijo Mongkol Boonpiam, de 13 años.

Adul dijo que la experiencia ‘me enseña a no vivir descuidadamente’.

Varios de los dijeron que querían llegar a ser futbolistas profesionales, mientras que cuatro dijeron que querían emular a los héroes que los rescataron.

‘Quiero ser un SEAL de la armada porque quiero ayudar a otros’, dijo uno de ellos.

Los médicos dijeron que los 13 estaban sanos de cuerpo y mente.

Los chicos aumentaron unos 3 kilos en promedio desde que salieron de la . Durante su encierro de más de dos semanas habían perdido en promedio 4 kilos.

Esta fue la primera oportunidad que los jóvenes pudieron hablar directamente con la prensa, aunque antes lo habían hecho por video.

(Foto: TalCual)

Las autoridades revisaron previamente las preguntas para asegurar que ninguna tuviera consecuencias psicológicas perjudiciales.

Les preguntaron sobre sus sensaciones en el momento que dos buzos británicos los hallaron y también sobre las circunstancias de su ingreso a la y cómo es que quedaron atrapados.

Los miembros del equipo Wild Boars entraron a la de Tham Luang el 23 de junio para una breve excursión luego de un entrenamiento. Pero las lluvias del monzón anegaron rápidamente los estrechos pasadizos y les bloquearon la salida. Los hallaron dos buzos británicos 10 días después, resguardados en una pequeña estancia sobre el nivel del agua, sonriendo aliviados pero visiblemente delgados.

Un equipo internacional de rescatistas con equipos de buceo y poleas sacó a los 12 y a su entrenador a través de los anegados pasajes en una operación que duró tres días, hasta el 10 de julio.

Durante su ingreso hospitalario, algunos de los fueron atendidos por infecciones menores. (AP)


Redacción Digital

 
Redacción Digital