1
Publicado el 27 Agosto, 2018 por Maryam Camejo en Mundo
 
 

ARGENTINA

El desorden económico de Macri

Se agrava la situación en el país con el acuerdo del Fondo Monetario Internacional y la venidera Cumbre del G20
El desorden económico de Macri.

Ciudadanos rechazan acuerdo Stand By. (Foto: lajornada.com.mx).

Por MARYAM CAMEJO

Argentina vive tiempos convulsos. Protestas, inconformidades y descontento son apenas algunas de las pa-labras que describen a esa sociedad, colapso tras colapso, harta de la gestión del presidente Mauricio Macri. Por esa razón se celebraron los 202 años de independencia en medio de manifestaciones contra el Ejecutivo y sus lazos crecientes con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Inflación, corrida cambiaria, un severo ajuste pactado con ese organismo y la difícil situación social agravada por un aumento de la pobreza, han puesto al Gobierno en una posición complicada en la etapa final del mandato Macri.

Además, se sumó a este combo un nuevo escándalo de corrupción que amenaza con sumar descrédito a la administración actual. Se descubrieron aportes falsos a la campaña electoral de la alianza oficialista Cambiemos, en la provincia de Buenos Aires, en las elecciones de 2017, lo cual es presunto caso de “lavado de dinero”. En la lista de “aportantes” figuran dirigentes que negaron contribuciones monetarias, así como nombres de personas sin ingresos que viven de planes sociales. Incluso muchos ciudadanos se enteraron de que habían sido afiliadas compulsivamente por Propuesta Republicana, partido del presidente y puntal de la coalición Cambiemos.

En las últimas semanas Argentina ha acogido en sus calles protestas a favor de la legalización del aborto rechazada por el Senado, huelgas por reivindicaciones salariales, y marchas contra las medidas del Gobierno para iniciar el cumplimiento del acuerdo Stand By con el FMI.

El trato está supuestamente encaminado a reducir la inflación, normalizar la tasa de cambio que ha estado subiendo a niveles alarmantes, y, en general, servir de colchón de apoyo para levantar la economía de la nación. A la par, el FMI puede hacer y deshacer en el país porque tiene la potestad de exigir medidas específicas sobre la economía, así como el monitoreo de todo el proceso.

El problema se agravará cuando Argentina tenga que desembolsar dólares de regreso a las arcas de un mecanismo devorador del dinero de los más vulnerables. Volverán los ajustes de Macri y las consecuencias para la gran masa trabajadora responsable de hacer girar las ruedas para que el país funcione.

Tal como dijo la exlegisladora de la ciudad de Bue-nos Aires Vilma Ripoll, “el FMI viene a hacer lo que hizo en Grecia, recortar todos los derechos, hacer que el pueblo pague”. Según Ripoll, Macri debería buscar una “salida de reafirmación del país dejando de pagar la deuda y nacionalizando las tarifas de servicios públicos como el agua o la electricidad”.

En medio de un contexto tan desfavorable, esa nación se prepara para ser anfitrión de la cumbre del G20, que se concentrará en la preocupación por el in-cremento de aranceles adoptados por el Gobierno de Donald Trump sobre acero y aluminio, aumentos dirigidos sobre todo a China y la Unión Europea. Este encuentro de jefes de Estado, a realizarse en noviembre, fue ya causa de protestas y también estuvo entre los puntos de la agenda el secretario de Defensa de los Estados Unidos, James N. Mattis, en su reciente visita oficial al país sudamericano.

FMI, Cumbre del G20 y Mattis. Tantas coincidencias en un período tan corto levantaría las sospechas de cualquiera, habida cuenta de que la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico en la región, el nuevo rol de las Fuerzas Armadas en el mundo, eran otros pendientes en la lista del también jefe del Pentágono, así como Venezuela y China.

Los intereses estadounidenses en América Latina son de sobra conocidos, y el peso de esa carga está cayendo sobre los argentinos con la administración actual y sus recetas para “mejorar” la economía, cuando solo garantizan más empobrecimiento y una escalada de deudas que pagan lo más vulnerables con cada una de sus carencias.


Maryam Camejo

 
Maryam Camejo