0
Publicado el 29 Agosto, 2018 por María Victoria Valdés Rodda en Mundo
 
 

Venezuela: nuevo comienzo económico

En un claro injerencismo Estados Unidos alertó a sus ciudadanos sobre posibles protestas en Venezuela. La realidad demostró que el pueblo sigue junto a Maduro

 

El anclaje del bolívar soberano al petro es la médula del ordenamiento monetario explicado por el Presidente (misionverdad.com)

El anclaje del bolívar soberano al petro es la médula del ordenamiento monetario explicado por el Presidente (misionverdad.com)

Por MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

El pueblo trabajador está en el centro de las nuevas medidas económicas aprobadas en Venezuela, en vigor desde este 20 de agosto. En lo adelante se supone que vaya generando un escenario más provechoso, el cual paulatinamente acabe con la dinámica de especulación e hiperinflación que por tanto tiempo ha afectado a la nación sudamericana.

A raíz del anuncio del presidente venezolano Nicolás Maduro, las masas populares han marchado para expresarle apoyo sostenido, el mismo ofrecido pocas horas después del fallido intento de magnicidio el pasado 4 de agosto. Y este es un elemento clave que choca contra las opiniones tergiversadas de medios de prensa, incluidos los de Occidente, en un intento por deslegitimar los desempeños del sucesor de Chávez, al divulgar falsedades sobre un supuesto caos en Venezuela, que solo existe en sus mentes y sobre todo en sus deseos.

Y si bien es cierto que las venezolanas y los venezolanos están sometidos en los últimos años a difíciles condiciones de vida, estas se corresponden con un plan desestabilizador de la oposición de derecha en contubernio con el imperialismo, ansioso de pretextos para invadir la Patria de Bolívar.

Mucho de esa pretensión tuvo el reciente periplo de James Mattis, secretario de Defensa de Estados Unidos, por la región. Uno de sus objetivos fundamentales fue consolidar el Grupo de Lima, que junto a la OEA de Luis Almagro, incita a la subversión y compra a traidores como los diputados derechistas Julio Borges o Antonio Ledezma, quienes desde el exterior han clamado por una intervención armada contra su país natal. Para ese propósito fue que el Congreso yanqui aprobó, este 15 de agosto, 35 millones de dólares de su presupuesto nacional, destinado a fabricar la “democracia” en Cuba y Venezuela.

Entonces, a propósito de las nuevas medidas del gobierno de Maduro, los lacayos imperiales también se activan: una parte de la oposición venezolana, nucleada en el Frente Amplio Venezuela Libre, intentaban aprovechar la reducción de la actividad comercial en los días no laborables decretados por Caracas. La pretensión esta vez fue convocar a un paro nacional para luchar contra “el paquetazo de Maduro”. Maniobra denunciada en la plataforma digital misionverdad.com, en donde se señala además que sectores de oposición vinculados a agentes terroristas en Bogotá y Miami intentaron que este 20 de agosto se calentara el escenario de desestabilización y violencia a gran escala para impedir la puesta en marcha de la reconversión económica.

La desvergüenza llegó al extremo en la voz del senador republicano estadounidense Marco Rubio. Quiere servirle la mesa a la Casa Blanca en sus planes contra Venezuela, al aseverar que las nuevas medidas del Gobierno venezolano son “una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos”.

Con los pies en la tierra

Los cajeros automáticos de Venezuela están bien abastecidos para dispensar efectivo del nuevo cono monetario. (acn.com.ve)

Los cajeros automáticos de Venezuela están bien abastecidos para dispensar efectivo del nuevo cono monetario. (acn.com.ve)

Las más recientes medidas del Gobierno bolivariano son una espina clavada en todos aquellos adscritos a la ideología capitalista neoliberal. Pero la verdad es bien sencilla y fue resumida por el analista y licenciado en Ciencias Políticas, Walter Ortiz, “este nuevo Programa protegerá al pueblo y generará un nuevo modelo económico”. Al referirse a la reconversión monetaria, Ortiz la definió como “solo uno de los aspectos de un conjunto de medidas de política fiscal, de políticas de subsidio, salarial y de precios, que implican un programa económico que tiende a trascender el modelo histórico de la economía nacional y pretende colocar en primer lugar al trabajador y no al capital; principal y único beneficiario de los programas de ajustes liberales”.

Entre los principales objetivos está introducir correctivos a elementos que distorsionan la economía como la inflación, la liquidez monetaria o la disminución del poder adquisitivo. El signo monetario se ha transformado a una nueva escala con la disminución de ceros a la moneda actual, pero –y esto es crucial– sin que pierda su valor adquisitivo. Así se irá introduciendo de forma ordenada y sistemática un nuevo cono monetario y el llamado bolívar soberano (BsS) que estará anclado al petro en su respaldo de reservas petroleras del país. La circulación de esta moneda estará sujeta a la cantidad de petros disponibles y actuaría como una caja de conversión, asociada a la canasta o valor del precio del petróleo venezolano; cada unidad de la criptomoneda equivaldría a tres mil 600 bolívares soberanos y será la referencia para fijar el valor del trabajo, el precio de los servicios y de los bienes de consumo, como unidad contable de la nación.

El inédito paquete fue aprobado por la Asamblea Nacional Constituyente, entidad compuesta por los llamados venezolanos de a pie que le dieron el necesario espaldarazo por ser consciente de que se trata de un proceso histórico. El representante del sector obrero ante el órgano, Nelson Herrera, es de la opinión de que “no estamos con el FMI, esta es una medida patriota, que no solo busca recuperar la economía a través de la producción y el petróleo, sino también proteger al trabajador”.

La meta de Maduro es muy clara: el Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica desmontará al capitalismo neoliberal. Herrera informó que “ante los posibles intentos desestabilizadores contra las medidas económicas del Gobierno, que puedan llevar a cabo empresarios y productores de oposición, nosotros saldremos a proteger estas medidas para respaldar a Nicolás Maduro y al pueblo de Venezuela”.

La revaluación nominal o “petrolización” del salario constituye un avance inicial sobre la recuperación de la capacidad adquisitiva de los venezolanos: este ajuste, que aumenta 35 veces el salario, otorga un poder de compra automático a un enorme grupo de beneficiarios directos en las capas populares del país.

Asimismo, tal como explicó Maduro, el esquema de precios ideal, derivado de la política de anclaje, supone la cobertura de la canasta básica alimentaria familiar en un costo menor a mil 800 BsS. De este modo 25 productos tendrán precios acordados con sectores industriales del país, con productos anclados en el petro, el cual una vez colocado como divisa o factor convertible, pudiera drenar las asimetrías creadas por el dólar paralelo, aumentar el caudal de importaciones y ampliar la base de recursos financieros del país. Economistas venezolanos se manifiestan optimistas al evaluar el petro como una nueva referencia del mercado cambiario venezolano en su desplazamiento del dólar.

Potencialidad que se erige en el otorgamiento al Banco Central Venezolano de más de 28 mil millones de barriles de crudo en reservas. Esto significa, según misionverdad.com, que la base de respaldo supone la emisión de certificados petroleros, base de apoyo a instrumentos emitidos por Venezuela, para ampliar sus reservas internacionales y posiblemente respaldar la circulación del petro como criptodivisa internacional.

Enfrentamiento al terrorismo

Demasiada es la alharaca en relación con las medidas de la Revolución bolivariana encaminadas a frenar la crisis económica. Sin embargo, existe un mutismo cómplice a la hora de informar sobre acciones de las Fuerzas de Acciones Especiales que velan a diario por la tranquilidad ciudadana. Este 17 de agosto los medios chavistas denunciaron un plan pensado para el asesinato político nombrado Operación Caín, que apuntaba a exterminar a líderes bolivarianos. Evidencia que redondea la hipótesis planteada por Maduro de que se trata de un completo proceso terrorista en contra de la revolución venezolana.

Continúanlas investigaciones por el ataque con drones cargados de explosivos en la Avenida Bolívar, durante la parada militar por el aniversario 81 de la Guardia Nacional Bolivariana, donde siete efectivos de ese cuerpo resultaron heridos. Hasta el momento hay más de 30 personas involucradas en el magnicidio fallido contra el mandatario, incluidos los exdiputados de la Asamblea Nacional (Parlamento) en desacato, Julio Borges –radicado en Colombia– y Juan Requesens, este último confeso y procesado por la justicia.


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda