0
Publicado el 14 Septiembre, 2018 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Florence se cobra sus primeras víctimas en EEUU

Hasta el momento, las autoridades han informado de la muerte de cuatro personas en Carolina del Norte
Florence, daños en EEUU/ La Prensa

(Foto: La Prensa)

El Huracán Florence llegó a Carolina del Norte y ya se reportaron cuatro muertes relacionadas con este fenómeno meteorológico. Según informó la NBC, en el condado de Pender, una mujer con una afección médica pidió asistencia, pero los médicos no pudieron llegar a tiempo debido a los grandes árboles que bloqueaban la ruta y murió.

A su vez en Wilmington, otra mujer y su hijo fallecieron cuando cayó un árbol en su casa. Por su parte, el padre y marido de ambos fue trasladado con lesiones al New Hanover Regional Medical Center.

La cuarta víctima falleció al enchufar un generador de electricidad en el condado de Lenoir. A esto se sumó que hay 600.000 hogares sin electricidad y miles de personas debieron ser evacuadas.

Carolina del Norte, del Sur y Virginia, que junto a Georgia y Maryland ya han declarado el estado de emergencia. 

Si bien Florence ha disminuido su velocidad bajando a categoría 1, se mantiene en gran parte en el mar y ha acrecentado su tamaño lo que hace que siga alimentando la tormenta y provoque un oleaje muy peligroso.”El huracán Florence es poderoso, lento e implacable“, dijo al respecto el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper.

Frente a esta situación y las probables inundaciones que sobrevendrán, 9.700 efectivos de la Guardia Nacional y civiles fueron desplegados para asistencia humanitaria. Cuentan con vehículos de alta mar, helicópteros y botes. También fueron cancelados –hasta el domingo– más de 2.100 vuelos.

Florence tocó tierra en Carolina del Norte este viernes a las 11:15 GMT, con vientos máximos de 150 kilómetros por hora. Se prevé que provoque una intensificación de las lluvias, desbordamiento de ríos y un encrespamiento del oleaje costero en Carolina del Norte, del Sur y Virginia, que junto a Georgia y Maryland ya han declarado el estado de emergencia. (actualidad.rt.com)>

Marejadas en EEUU por Florence/ (Foto: noticiasdmv.com)

(Foto: noticiasdmv.com)

Palmeras sacudiéndose fuertemente con el viento, el mar lleno de espuma que golpea con ímpetu en la orilla, olas de varios metros, árboles derribados y una lluvia que no para. El huracán ‘‘ tocó hoy tierra en Carolina del Norte, pero sus efectos previos generaron condiciones climáticas extremas en la región.

Varias localidades de ese estado de la costa sureste de Estados Unidos amanecieron el viernes con sus calles inundadas. En cientos de miles de hogares se cortó la luz y algunas casas sufrieron daños.

El ojo de la tormenta entró a territorio estadounidense a las 07:15 horas (11:15 GMT) cerca de Wrightsville Beach con vientos de 150 kilómetros por hora.

Entre los lugares que tiene que lidiar con las peores consecuencias del huracán está la pequeña ciudad de New Bern, al norte de Wilmington. El río Neuse ya comenzó a crecer. En videos se ve cómo el agua atraviesa las calles.

Por la mañana, los rescatistas sacaron a 200 personas de sus casas inundadas, mientras otras 150 esperaban por la ayuda. Los empleados de la emisora local WCTI TV tuvieron que abandonar el edificio de la redacción porque las calles que lo rodean estaban inundadas.

En la isla de Buxton, ubicada a unos 50 kilómetros de Carolina del Norte en el Atlántico, una periodista de radio se quedó a aguantar la tormenta y sigue transmitiendo desde su estación.

Mary Helen Goodloe-Murphy les pasa música a sus oyentes y los informa sobre el tiempo. ‘La única calle que comunica con tierra firme está bajo agua, pero me preparé bien para el huracán’, dice a dpa por teléfono.

‘ pasó al sur de Buxton, relata. ‘El viento fue fuerte, pero ya se calmó, aunque sigue lloviendo fuerte’, dice. La periodista asegura que la radio está en un edificio de ladrillos seguro y que no tiene miedo. ‘Me quedaré aquí y seguiré trabajando’.

En otras partes, sin embargo, hay mucho temor a posibles inundaciones, por las fuertes lluvias registradas y las olas de varios metros. En la costa de Carolina del Norte y Carolina del Sur varios ríos desembocaron en el mar y en las ciudades tierra adentro se teme que también pueda haber inundaciones.

‘ se mueve extremadamente lento y eso hace que la situación sea tan peligrosa, incluso cuando la tormenta haya sido degradada entre tanto a categoría uno. El centro del huracán podría mantenerse durante largo tiempo sobre la región, con fuertes vientos y lluvias sostenidas. Los expertos creen que los efectos de ‘‘ podrían extenderse durante cuatro días.

En Carolina del Sur también se sentían los efectos de la tormenta el viernes por la mañana. En la localidad turística de Myrtle Beach se registraban fuertes ráfagas de viento y la lluvia golpeaba contra las ventanas.

El jueves a las 19:00 horas entró en vigor un toque de queda, pero no todos se quedaron en casa durante la noche. Frente a una ‘Waffle House’ en el noroeste de la ciudad hay varios autos estacionados:Âáel anuncio luminoso amarillo y negro del restaurante de comida rápida se convierte en refugio para los hambrientos.

La cadena además se hizo famosa por mantener abiertos sus restaurantes durante severas tormentas y condiciones climáticas difíciles, cuando muchos cierran sus puertas.

Por eso es el único negocio en varios kilómetros a la redonda que permanece abierto. Pese a la luz cegadora de las lámparas de neón y al ambiente desolador del lugar, dentro parece reinar cierta familiaridad.

Una moza trata a todos de ‘baby’. Su colega grita los últimos pedidos a viva voz y en la parrilla se asan unas hamburguesas y unas papas. ¿Hasta cuándo seguirán abiertos? Hasta que no haya más comida.

Por la mañana sólo pocos autos circulan por la ciudad turística. En un cruce, los semáforos se sacuden peligrosamente a un lado y otro en sus cables. En un hotel en el noroeste se alojan familias enteras, los niños juegan en los pasillos. Lo peor aún está por venir.(DPA)


Redacción Digital

 
Redacción Digital