0
Publicado el 14 Septiembre, 2018 por Reuters en Mundo
 
 

Florence toca tierra y amenaza con grandes inundaciones en costa este EE.UU.

El centro del huracán ingresó al continente por la costa de Wrightsville Beach, en Carolina del Norte, a las 11.15 GMT, cerca de Wilmington con vientos máximos sostenidos de 150 kilómetros por hora (kph)

Foto: misionesonline.net

WILMINGTON, EEUU, 14 sep (Reuters) – El huracán tocó tierra el viernes en Carolina del Norte como una tormenta gigantesca de movimiento lento, amenazando con inundaciones catastróficas y dejando a cientos de miles sin electricidad y a decenas de personas atrapadas por el avance del agua.

El centro del huracán ingresó al continente por la costa de Wrightsville Beach, en Carolina del Norte, a las 1115 GMT, cerca de Wilmington con vientos máximos sostenidos de 150 kilómetros por hora (kph), informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH).

El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, dijo que podría cubrir casi todo el estado con varios metros de agua. En tanto, el experto del Servicio Meteorológico Nacional Brandon Locklear estimó que podría hacer caer el equivalente a lo que llueve en ocho meses durante dos o tres días.

No había reportes inmediatos de muertos o heridos graves en relación con la tormenta, pero las autoridades dijeron que más de 100 personas fueron rescatadas más al norte, en New Bern, donde el centro de la ciudad de 30.000 habitantes estaba bajo el agua.

Unas 60 personas, entre ellas muchos niños, fueron evacuados de un hotel en Jacksonville, Carolina del Norte, luego de que fuertes vientos hicieron colapsar partes del techo, dijeron funcionarios locales. Nadie resultó herido.

Más de 370.000 personas se quedaron sin electricidad en Carolina del Norte a primera hora del viernes, dijeron funcionarios estatales. Las compañías de servicios públicos dijeron que se esperaba que millones perdieran acceso a la energía y que su restauración podría llevar semanas.

Los meteorólogos dijeron que el tamaño extremo de la tormenta hacía que pudiera azotar la costa este de Estados Unidos con vientos huracanados durante casi un día completo.

Alrededor de 10 millones de personas podrían verse afectadas por la tormenta y más de un millón recibieron órdenes de evacuar las costas de las Carolinas y Virginia. Casi 20.000 personas se han refugiado en 157 instalaciones de emergencia, dijo Cooper.


Reuters

 
Reuters