0
Publicado el 24 Octubre, 2018 por Maryam Camejo en Mundo
 
 

Argentina, un peligroso romance

Más que salvador, el FMI podría convertirse en el verdugo de la nación austral
Argentina, Macre y FMI/ “Dios los cría” y… el neoliberalismo los junta. (infobae.com)

“Dios los cría” y… el neoliberalismo los junta. (infobae.com)

Por MARYAM CAMEJO

Las cuentas las paga el pueblo. Por increíble que parezca, el Gobierno de Mauricio Macri ha “logrado” un saqueo organizado y planificado que cae sobre los hombros de los ciudadanos. Después de haber recibido un país desendeudado, con una tasa de empleo alta y políticas sociales, el Ejecutivo ha desatado una verdadera pesadilla.

El retorno del modelo neoliberal es la intención marcada de la derecha en la región, pero es Argentina el ejemplo que mirar con detenimiento para tomar nota, porque fue aquí donde un gabinete de ese signo resultó elegido de manera democrática –a diferencia de Honduras, Brasil– y ha demostrado ser un fracaso.

La implantación de medidas económicas dirigidas a liberalizar cualquier entrada y salida de divisas, favoreciendo a los exportadores y facilitando los negocios a las grandes transnacionales, ha provocado la fuga de capital, de donde salía parte del presupuesto nacional. Como resultado, se produjo una crisis de la que se ha intentado escapar con otro paquetazo de medidas neoliberales: por un lado, la reducción del déficit fiscal y, por otro, el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Entretanto Macri aparece sonriente frente a las cámaras junto a Christine Lagarde, la directora del FMI, en la entrega de premios al Global Citizen Awards donde el presidente fue galardonado por su “liderazgo”, los sectores sociales se han movilizado en las calles y un fiscal lo imputó por “abuso de autoridad” e “incumplimiento del deber”: es el momento más crítico de su administración. Encima, el Fondo aceptó desembolsar más dinero en lo que sería el préstamo más grande de su historia y convierte a Argentina en uno de los países más endeudados de América Latina.

Así, pues, el préstamo de 50 000 millones de dólares concedido en junio, ahora totaliza 57 100 millones repartidos en tres años. A pesar de ello, la depreciación del peso argentino continúa y el mandatario asegura que no hay riesgo de que no se solvente. “Mientras tanto, para pagar la deuda a los acreedores, la pobreza se extiende como un reguero de pólvora y el Gobierno le pide a la Iglesia que intensifique la distribución de alimentos en los barrios pobres”, escribió el periodista Jérôme Duval, en El Salto.

Como es de suponer, si el país ha contraído un compromiso de tamaña envergadura, se supone que planifique devolver el monto, con correspondiente interés, lo que significa, en primer lugar, que el débito aumente cada vez más.

Por otra parte, Macri decide disminuir el déficit fiscal para generar ingresos y ahorrar gastos. ¿Qué significa esto y cómo engañan a la gente? El déficit fiscal ocurre cuando los gastos de un Gobierno superan sus ingresos; por tanto, disminuir esta diferencia implica despidos, disminución de salarios y de subsidios a sectores como el transporte y la energía.

Ello puede significar no tener ni siquiera para abastecer de medicamentos o de instrumental para la salud, degradar la educación, y que las administraciones estatales no alcancen costear la luz, las comunicaciones, en fin. Todo esto es ajuste del gasto público que el FMI tiene “el deber” de garantizar… sin un plan definido.

Es harto sabido que la capacidad de movilización en Argentina deviene vigorosa y, en consecuencia, se ha hecho sentir en las calles en rechazo al paquetazo de medidas, políticas del macrismo, compuesto en su mayoría por empresarios que conocen cómo mover las piezas a favor de sus cuentas bancarias en paraísos fiscales.

La “nueva ola de neoliberalismo tardío” en América Latina, como lo calificó la expresidenta Cristina Fernández en una entrevista con Rafael Correa, tiene la particularidad de que “viene después de los movimientos populares”. Los argentinos deberán comparar y tomar acción para frenar el avance de la oligarquía con una propuesta orgánica de izquierda que ponga fin al saqueo permanente de las arcas públicas.


Maryam Camejo

 
Maryam Camejo