0
Publicado el 31 Octubre, 2018 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Hasta 15.000 soldados podría enviar EE.UU. para frenar la caravana, dice Trump

Una segunda caravana de emigrantes salvadoreños partió hoy hacia Estados Unidos, pese a las advertencias gubernamentales sobre los riesgos del camino y las pocas garantías de ingresar a su destino. México no ve como criminales a migrantes centroamericanos
Soldados EEUU deteiene a familia de migrantes/ RT

(Foto: actualidad.rt.com)

District of Columbia,Washington,USA. – El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo este miércoles que hasta 15.000 militares podrían ser desplegados en la entre y para frenar el paso de una caravana de migrantes centroamericanos.

‘Con respecto a la caravana de migrantes, nuestros militares están desplegados. Tenemos 5.000 y vamos a ir hasta 10.000 o 15.000’, declaró Trump desde los jardines de la Casa Blanca.

Se trata de una cifra casi dos veces mayor que la anunciada previamente por el Pentágono, que evocó antes el envío de unos 7.000 soldados a la frontera sur del país.

El 13 de octubre de 2018, unos 1.600 hondureños conformaron una caravana terrestre rumbo a EE.UU., a la que se sumaron guatemaltecos y salvadoreños con el fin principal de escapar de la pobreza y la violencia en sus países. Días después de cruzar la frontera entre Guatemala y México, la caravana sumaba cerca de 7.000 personas. El presidente Donald Trump anunció el envío de cientos de militares a la frontera y señaló que su país nunca aceptará a quienes ingresen ilegalmente a su territorio.

Caravana de migrantes de El Salvador hacia EEUU/ PL

(Foto: prensa-latina.cu)

San Salvador, 31 oct.-Una segunda caravana de emigrantes salvadoreños partió hoy hacia Estados Unidos, pese a las advertencias gubernamentales sobre los riesgos del camino y las pocas garantías de ingresar a su destino.

Poco antes del amanecer un centenar de personas que pernoctó en la plaza del Salvador del Mundo salió a pie con rumbo a la frontera con Guatemala, cruzada hace dos días por un primer grupo que también aspira a llegar a Norteamérica.

Poco antes del amanecer un centenar de personas que pernoctó en la plaza del Salvador del Mundo salió a pie con rumbo a la frontera con Guatemala, cruzada hace dos días por un primer grupo que también aspira a llegar a Norteamérica

Al igual que el grupo anterior, los integrantes de esta caravana alegan que huyen de la amenaza de las pandillas y en busca de mejores opciones económicas, aunque encaran la amenaza de deportación lanzada por Washington.

El Gobierno de El Salvador respeta el derecho de las personas a emigrar, y se limita a verificar que porten la documentación requerida y a insistir sobre los peligros de la emigración irregular, sobre todo para los menores de edad.

En el grupo que avanzó este miércoles por el bulevar Monseñor Romero hasta la carretera a Los Chorros habían varios niños menores de 10 años de edad, los más vulnerables en una travesía llena de imprevistos y amenazas.

Evelyn Marroquín, directora de Migración y Extranjería, llamó a la ciudadanía a estar consciente de los riesgos que asume, pues ya las autoridades detectaron a varios ‘coyotes’ (traficantes de personas) entre los caravanistas.

Por lo pronto, el asunto es manipulado en redes sociales, en las cuales se multiplica la cantidad real de salvadoreños sumados a esta segunda caravana, y el fenómeno es amplificado con fines electorales, para vender la idea de Estado fallido.

Migrantes en México hacia EEUU/ PL

(Foto: prensa-latina.cu)

México, 31 oct.-El Gobierno de México no ve como criminales a los miles de centroamericanos que llegan al país en largas caravanas para intentar ingresar a Estados Unidos, reiteró hoy el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete.

El Gobierno de México no ve como criminales a los miles de centroamericanos que llegan al país en largas caravanas para intentar ingresar a Estados Unidos, reiteró hoy el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete

En declaraciones a la prensa al finalizar un encuentro sobre derecho a la identidad y garantías de inclusión en México, el alto funcionario insistió en que la administración del presidente Enrique Peña Nieto mantiene su plan hacia esas personas de ofrecer visa y empleo dentro del programa México es tu casa.

Consideró que para su Gobierno es sustantiva la preservación de los derechos humanos de los migrantes, en particular porque marchan hacia un destino donde es notoria la xenofobia y la discriminación y van a ser rechazados. La única condición que les plantea México, expresó, es que ingresen en paz al país.

También insistió en que quienes opten por el programa oficial ofrecido deben regularizar su situación migratoria, e informó que hasta este momentos dos mil 200 personas optan por el programa México es tu casa.

Otras 700, dijo, han preferido regresar a sus lugares de origen mediante un programa de repatriación con la asistencia del Instituto de Migración.

Compartió el criterio de algunos analistas que consideran que no se trata de una simple caravana de migrantes centroamericanos, sino de un verdadero éxodo de ciudadanos que huyen de las malas condiciones de vida, de la violencia y de otros males que son el verdadero origen de la crisis y que el Gobierno mexicano trata con sus pares de Honduras, Guatemala y El Salvador.

Según los últimos datos recabados por la Secretaría de Gobernación, expresó, hay en estos momentos tres mil personas en una caravana que alcanza los 30 kilómetros de largo, no porque la fila sea compacta, sino por las condiciones en que están realizando la marcha.

Pero aclaró que hay cifras que ubican la totalidad de los caravanistas hasta en ocho mil, y explicó que las autoridades migratorias mexicanas procesan a unos seis mil centroamericanos en sus dependencias cuyos trámites son por diversas situaciones.

Indicó que el Gobierno dispone de 80 millones de pesos (unos 450 mil dólares) en ayuda inmediata más asistencia en salud y humanitaria en general.

Informó que hay rumores de que se está organizando una tercera caravana, pero de salvadoreños, aunque no hizo una confirmación definitiva, y fue muy explícito al asegurar que la crisis migratoria centroamericana no pone en peligro alguno la soberanía nacional mexicana.

No sabemos, concluyó, cuál es el destino final de los migrantes, pero insistimos en que México no los deportará, los protegerá, les brindará refugio y les dará visas de trabajo si las solicitan, y al propio tiempo advirtió que no les será fácil llegar a Estados Unidos porque el Gobierno de ese país militariza las fronteras comunes. (Con información PL, AFP y RT)


Redacción Digital

 
Redacción Digital