0
Publicado el 17 Noviembre, 2018 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Denuncia Cuba manipulación política de programa Más Médicos (+discurso de Bruno en la Cumbre)

Bruno Rodríguez Parrilla reiteró que toda la responsabilidad de la ruptura de la Isla con el Programa Más Médicos recae en la actitud denigrante hacia los galenos de la Isla por parte de esa nueva administración. Se incluye discurso de Bruno en la cumbre Iberoamericana
Bruno rodríguez en guatemala/ PL

(Foto: prensa-latina.cu)

Antigua, Guatemala, 16 nov (PL) El canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, consideró hoy inaceptable la manipulación política de programas humanitarios y causas sagradas como el derecho a la salud por parte del gobierno de Brasil.

 

En entrevista exclusiva con Prensa Latina y Telesur, Parrilla reiteró que toda la responsabilidad de la ruptura de la Isla con el Programa Más Médicos recae en la actitud denigrante hacia los galenos de la Isla por parte de esa nueva administración.

‘Insulta y sorprende que haya llamado a las médicas cubanas -que son hasta el 60 por ciento del personal-, mujeres vestidas de blanco, cuyo calificativo se desconoce, además de la imposición de condiciones totalmente inaceptables que violentan los acuerdos firmados entre la Organización Panamericana de la Salud, Brasil y Cuba’, afirmó.

También calificó como indignante e inaceptable la referencia de esclavos hacia el personal médico, decisiones que ‘tendrán implicaciones dolorosas para millones de familias brasileñas de bajos ingresos a las que expresamos toda nuestra solidaridad’, señaló.

Rodríguez destacó que en Brasil trabajan más de ocho mil galenos cubanos, 60 por ciento de ellos mujeres, todos especialistas de reconocido prestigio, competencia, probidad moral y compromiso social y humanitario.

‘Están en dos 885 municipios, que no son las ciudades populosas, las playas de Rio de Janeiro o las zonas residenciales de Sao Paulo o Brasilia, sino en el norte semiárido, en los municipios rurales, en particular en los distritos indígenas, donde garantizan la atención a más del 90 por ciento de esa población’, precisó.

La idea de que mil 575 municipios solo poseen médicos cubanos ejemplifica el significado de nuestra colaboración, apuntó.

A su juicio, la decisión de dinamitar la colaboración en salud de la Mayor de las Antillas tendrá implicaciones dolorosas para millones de familias de bajos ingresos a las que expresamos toda nuestra solidaridad.

El Ministro de Relaciones Exteriores argumentó que el próximo gobierno de Brasil no tiene la menor autoridad moral para cuestionar a Cuba en ningún ámbito, ni en el de la cooperación médica internacional ni en el de los derechos humanos.

‘Es apologista de la dictadura militar brasileña, supremacista, unilateralista, caracterizado por un programa racista y xenófobo, y algunos de sus integrantes más destacados han usado frases terribles como la de blanquear la raza, la cual es inaceptable para los pueblos de nuestra América’, advirtió.

El diplomático rememoró cómo después del golpe parlamentario y judicial contra los presidentes Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva, se produjo lamentablemente una reversión de las políticas sociales en el gigante suramericano.

Puntualizó que con el Programa Más Médicos, se aseguró por primera vez en la historia de Brasil personal de la salud en 700 municipios y en cerca de mil 100 de ellos se aseguró el 100 por ciento de cobertura.

Aún en las circunstancias más difíciles, Cuba mantuvo su participación consciente de que aportaba servicios a las familias que más lo necesitan, expresó.

Al referirse a la actitud de los profesionales de la salud ante la ruptura del programa, Rodríguez manifestó que aunque solo han transcurrido pocas horas de publicada la declaración oficial, la reacción de los médicos es muy favorable.

‘Por un lado sienten dolor, pensando en los pacientes que se quedarán sin sus servicios y con quienes establecieron lazos entrañables de cariño, pero al mismo tiempo asumen con todo carácter la decisión que se ha tomado’, aseguró.

‘Ya ha regresado el primer grupo en las últimas horas; saben que sus servicios son extraordinariamente apreciados y reconocidos en el mundo entero, tanto por el pueblo brasileño como por el nuestro, porque son sumamente necesarios en Cuba y en otros países’, concluyó.

Rodríguez asistió este viernes a la sesión de Jefes de Estado y Gobierno de la XXVI Cumbre Iberoamericana que cerró en Antigua Guatemala una semana intensa de trabajo, y donde se aprobó un comunicado especial pidiendo el fin del bloqueo económico, comercial y financiero contra la Isla por parte de Estados Unidos

.

Discurso del Canciller cubano en la XXVI Cumbre Iberoamericana

Bruno Rodríguez/ CubaMinrex

(Foto: @CubaMINREX)

La Habana, 17 nov ( ACN) A continuación publicamos el discurso pronunciado por Bruno Rodríguez Parrilla, Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba, en la XXVI Cumbre Iberoamericana, en La Antigua, Guatemala, el 16 de noviembre de 2018, “Año 60 de la Revolución”.

(Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

Excelentísimo Señor Jimmy Morales, Presidente de la República de Guatemala;

Su Majestad Felipe VI;

Excelentísimos Señores Jefes de Estado y de Gobierno de Iberoamérica;

Excelentísimos Señores Jefes de Delegaciones;

Excelentísima Señora Rebeca Grynspan, Secretaria General Iberoamericana:

Me complace trasladarles los saludos del Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, así como el mensaje de amistad del pueblo y Gobierno de Cuba a la República de Guatemala y a todas las naciones participantes.

Felicitamos y deseamos éxitos al Principado de Andorra en su Secretaría Pro Tempore.

El injusto orden económico y político internacional impide construir sociedades prósperas, inclusivas y sostenibles.

La Agenda 2030 carece de medios de aplicación.  Los flujos financieros públicos internacionales siguen siendo insuficientes.

La humanidad dispone de suficientes recursos materiales, financieros y tecnológicos, pero falta la voluntad política de los países industrializados.

Los patrones de producción y consumo propios del capitalismo son irracionales y conducen, inexorablemente, a la destrucción del medioambiente.

Se construyen muros y barreras, se despliegan fuerzas militares, se separan menores de sus padres y se aplican leyes y medidas represivas para impedir las oleadas de refugiados y migrantes, pero continúan sin atenderse las causas raigales de la migración.

En la Unión Europea, 3,8 millones de jóvenes menores de 25 años están desempleados, en algunos países son más del 30%.  La tasa de desempleo en algunos Estados supera el 15%.

América Latina continúa siendo la región más desigual del planeta.  El 10% más rico de la población se apropió del 71% de la riqueza.  Se estima que en 2017, más de 187 millones de personas vivían en situación de pobreza y 62 millones en condiciones de pobreza extrema.  La tasa de mortalidad infantil es de 16,1 por cada 1000 nacidos vivos.

Ante las crecientes amenazas que se derivan del supremacismo, el unilateralismo y la restauración de la Doctrina Monroe por parte del Gobierno de los Estados Unidos, es fundamental la observancia de los principios contenidos en la “Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz”.

Reiteramos nuestra solidaridad con la República Bolivariana de Venezuela y la República de Nicaragua frente a las medidas coercitivas unilaterales, la manipulación comunicacional, la amenaza y la injerencia externa.

Para avanzar hacia el desarrollo sostenible, se requiere un nuevo orden internacional participativo, democrático, multilateralista, equitativo e incluyente, y una nueva arquitectura financiera que atiendan los derechos, necesidades y aspiraciones de los países en desarrollo y las asimetrías existentes en las finanzas y el comercio mundial, resultado de siglos de explotación y saqueo.

La experiencia demuestra que, pese a circunstancias económicas adversas, puede alcanzarse una amplia participación de los ciudadanos en la vida política y social de una Nación; servicios de educación y salud universales y gratuitos; un sistema de seguridad social universal que no deje a nadie desamparado; progresos sustanciales hacia la igualdad de oportunidades y contra toda forma de discriminación; el pleno ejercicio de los derechos de la niñez y de la mujer; el acceso a la cultura, al deporte y el derecho a la vida, a la paz, la justicia y la seguridad ciudadana.

En poco más de cinco décadas, una isla pequeña y bloqueada, ha aportado 600 mil colaboradores de la salud a 164 naciones para enfrentar, en los lugares más remotos y difíciles, el ébola en África, la ceguera en nuestra región, el cólera en Haití y 26 grandes desastres naturales en diversas latitudes. En la abrumadora mayoría de los casos, sus gastos fueron asumidos por nuestro país.

En Brasil, en estos cinco años, 20 mil médicos cubanos, 62% de ellos mujeres, atendieron a 113 millones de pacientes.  Setecientos municipios tuvieron por primera vez un médico, todos venidos de Cuba.  En 1 100 municipios, ellos garantizan el 100% de la atención básica.  No están en las grandes ciudades, sino donde otros médicos no han ido nunca: en el norte semiárido, en las poblaciones de bajo índice de desarrollo humano, en la periferia metropolitana y los municipios alejados de las zonas urbanas; están en los distritos indígenas donde atienden el 90% de su población.

A nombre de ellos, de mi pueblo y mi Gobierno, quiero agradecer a esos millones de brasileños que los acogieron con tanto cariño y ahora, con entrañable gratitud, los despiden, víctimas de la manipulación política.

En 55 años, se han graduado en Cuba, de forma gratuita, 35 mil 600 profesionales de la salud, de 138 naciones.

Saludamos que la cooperación continúe constituyendo un pilar en el ámbito iberoamericano, como se ha proclamado en esta Cumbre.

Señor Presidente:

En Cuba, como resultado de respectivos procesos democráticos y participativos de discusión popular, establecimos un programa y conceptualizamos el modelo económico y social que queremos construir, y elaboramos un Plan Nacional 2030.

Ahora hemos concluido el debate del Proyecto de Constitución sobre el que 7 millones de cubanos han propuesto 645 mil enmiendas.  De la emigración cubana, recibimos 2 mil 125 propuestas de modificación. Solo ocho artículos no fueron objeto de propuestas.  El próximo 24 de febrero, el proyecto enmendado será sometido a referendo.

Pese a las dificultades, el pueblo cubano avanza, libremente, hacia el desarrollo de una Nación independiente, soberana, socialista, democrática, próspera y sostenible.

En nombre del pueblo y gobierno cubanos, reitero a todos los países presentes la gratitud por su apoyo al proyecto de resolución recién adoptado por la Asamblea General de la ONU para reclamar el fin del bloqueo a Cuba, ahora recrudecido. Agradecemos adicionalmente, el Comunicado que sobre el tema adoptará esta Cumbre.

Muchas gracias (Aplausos).


Redacción Digital

 
Redacción Digital