1
Publicado el 15 Diciembre, 2018 por ACN en Mundo
 
 

Al acoso imperial: la unidad y cooperación latinoamericanas como respuesta

En el documento final se pone de manifiesto la necesidad de hacer efectiva la igualdad soberana entre los Estados y el respeto a la libre autodeterminación de los pueblos, y se llama a un orden que promueva la cooperación y el multilateralismo, al tiempo que repudie el intervencionismo y las acciones coercitivas unilaterales
Al acoso imperial: la unidad y cooperación latinoamericanas como respuesta.

(Foto: bohemia.cu)

Por FIDEL RENDÓN MATIENZO

En momentos en que Estados Unidos revive la Doctrina Monroe y resurgen gobiernos populistas de derecha, los países miembros de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) se pronunciaron hoy, en esta capital, por más unidad y cooperación solidaria entre ellos.

La XVI Cumbre de ese mecanismo de integración, a la que asistieron jefes de Estado y de gobierno y altos representantes de 10 naciones,  recogió en su Declaración Final, leída en presencia del General de Ejército Raúl Castro, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba,  la voluntad de continuar impulsando la construcción de un nuevo orden internacional, democrático, justo, inclusivo y equitativo.

Primero en el Salón de Protocolo El Laguito, donde cada uno de ellos trajo el sentir de sus gobiernos y pueblos, y horas después en el Palacio de Convenciones de La Habana, durante la celebración del aniversario 14 de la fundación del ALBA-TCP, no faltó el agradecimiento perpetuo a sus máximos promotores y fundadores, los Comandantes Fidel Castro y Hugo Rafael Chávez, por todo lo que ha significado la alianza bolivariana.

En las palabras inaugurales de la cita, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, convocó a defender el ALBA-TCP como un espacio de concertación de los movimientos de izquierda del subcontinente latinoamericano y caribeño dirigido a enfrentar los desafíos del área.

Dijo que precisamente el ALBA ha devenido un espacio de resistencia para defender a Venezuela y Nicaragua de los ataques del imperialismo norteamericano, en tanto Nicolás Maduro Moros, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, aseguró que este ente ha sido y es el único proyecto de integración de los países de la región que ha sabido llegar a los humildes al llevarles salud, educación, cultura y vida.

Evo Morales, presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, hizo un llamado a la unidad, al combate y a la defensa de los ideales, principios y propósitos de este bloque, y sobre todo, patentizó su homenaje a sus padres fundadores, los Comandantes Fidel Castro Ruz y Hugo Chávez Frías, a quienes calificó de hombres grandes, inmortales.

En el documento final se pone de manifiesto la necesidad de hacer efectiva la igualdad soberana entre los Estados y el respeto a la libre autodeterminación de los pueblos, y se llama a un orden que promueva la cooperación y el multilateralismo, al tiempo que repudie el intervencionismo y las acciones coercitivas unilaterales.

Señala, además, la necesidad de fortalecer la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) como mecanismo de concertación política del área.

La declaración destaca la resistencia del Gobierno y pueblo venezolanos frente a la injerencia externa, las medidas coercitivas unilaterales y la constante manipulación mediática, y reitera el apoyo y reconocimiento al presidente Nicolás Maduro y a su gobierno legítimamente electo.

Asimismo se felicita a Cuba por el aniversario 60 del Triunfo de la Revolución, a celebrarse el Primero de enero de 2019.

Los miembros del ALBA rechazaron el accionar injerencista de Estados Unidos, que utiliza una vez más a la Organización de Estados Americanos (OEA) en su política intervencionista contra la autodeterminación y el orden constitucional de Venezuela, Nicaragua y otros países.

En el acto por el aniversario 14 del ente integracionista, Nicolás Maduro, destacó que la Declaración Final de la cumbre es fruto del consenso y del pensamiento revolucionario de los gobiernos miembros, de los pueblos y la historia de los países.

Significó que  Hugo Chávez y Fidel Castro no actuaron para hacer historia, sino que hicieron historia en todas sus actuaciones, y en el abrazo que se dieron la noche del 13 de diciembre de 2004 en La Habana estaba ocurriendo el encuentro de dos revoluciones y dos procesos históricos, lo cual marcó el destino de América Latina y el Caribe, sentenció.

Hizo un balance de los resultados del ALBA-TCP en materia de educación, salud, recursos energéticos, proyectos de inversión, mejoras infraestructurales, política, y aseguró que el principal reto que enfrenta la iniciativa hoy es el desarrollo económico. (ACN).


ACN

 
ACN