3
Publicado el 18 Diciembre, 2018 por María Victoria Valdés Rodda en Mundo
 
 

200 AÑOS DE MARX

El pensamiento marxista y los cambios posibles

Con el auspicio de la Sociedad Económica de Amigos del País, en su sección de Ciencias Sociales, se efectúo una Jornada Científica en honor al genio de Tréveris

El pensamiento marxista y los cambios posibles.Texto y foto MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

En lejana etapa ya, un revolucionario visceral me recalcó la idea de que el Manifiesto comunista de Carlos Marx nunca fue texto para bibliotecas ni para el desván, sino que era una luz para ver la vida la cual debía ser transformada en bien del género humano. Y desde 1849 los hombres y mujeres convocados por ese canto al optimismo revolucionario hemos aprehendido la teoría social capaz de poner de cabeza un supuesto inamovible orden, con el fin de alcanzar la felicidad y la prosperidad para los preteridos por el capital y sus capitalistas.

Quien se haya asumido comunista ha conocido de las mayores incomprensiones y persecuciones pero también ha tenido la satisfacción de, una vez tomado el poder, contribuir al análisis de los procesos y las épocas vividas casi con precisión meridiana si las batallas se libran bajo la lupa de la dialéctica y la historicidad.

Cuba entonces no podía recordar los 200 años de brega junto a Marx más que con reflexiones y búsqueda de caminos y soluciones de nuestro ámbito interno para pensar con igual empeño el mundo. Así, en la Sociedad Económica de Amigos del País (SEAP) sesionó los días 13 y 14 de diciembre, la jornada científica: “Marx en sus 200 años y más allá”.

El auspicio de este encuentro estuvo a cargo de varias instituciones: El propio SEAP; la Escuela Superior del Partido Ñico López; la Unión Nacional de Historia; la Facultad de Filosofía e Historia de la UH; la Dirección de Marxismo e Historia del MES; Instituto Técnico Militar (ITM); Sociedad Cubana de Investigaciones filosóficas; la Escuela Provincial del Partido Olo Panatoja; el Instituto Superior de Arte (ISA); y el Instituto de Literatura y Lingüística.

Se abordaron 11 temas en dos paneles. Las ponencias fueron diversas, profundas y útiles, tal es el caso de las escuchadas por BOHEMIA (por mencionar algunas) Acerca del 18 Brumario: su actualidad, de Thalia Fung; Pensar la revolución ¿todavía hoy?, de Wilder Pérez; Marx, Engels y los problemas ecológicos de nuestro siglo, de Rogney Arencibia; Legado marxista fecundo de Fidel, de Rene Márquez, o Rosa Luxemburgo: un águila que nos inspira de Olga Fernández.

Las palabras de apertura, en voz de la Doctora en Ciencias Filosóficas Isabel Monal, fueron claras y precisas cuando retomó un pensamiento del genial hombre de Tréveris. La también directora de la revista “Marx ahora” -publicación semestral de la Cátedra de Estudios Marxistas Julio Antonio Mella del Instituto de Filosofía de la Universidad de La Habana- sostiene que el trabajo teórico es inseparable de la lucha por el cambio social o por la defensa del cambio, y que la teoría marxista se convierte en poder material tan pronto se apodera de las masas.

La clausura recayó en la intervención de la Doctora Zoila Benítez de Mendoza, presidenta de la SEAP. Ella significó que el evento se realizó con motivo a varias fechas cumbres: El bicentenario del nacimiento de Carlos Marx; e sesquicentenario de la revolución de 1868 y el centenario de la muerte de rosa Luxemburgo. Benítez de Mendoza señaló que la SEAP desarrolló en este año 26 actividades principales. “Todas tuvieron como común denominador movilizar a la comunidad científica, profesional y población en función de los objetivos trazados por la revolución cubana”, dijo.

El pensamiento marxista y los cambios posibles.

Jornada Científica: Marx en sus 200 años y más allá.

“Buen cierre, del programa de actividades por el 225 (Aniversario de la SEAP) con esta jornada científica vinculada a la cultura marxista. Observe que digo cultura marxista, que conduce, en cierta medida, a la cuestión de la relación de la teoría general y de la praxis. Una manera distinta de ver y mirar”, recalcó.

Asimismo recordó lo dicho por Isabel Monal Rodríguez de que “el socialismo de referencia que se conoce en el mundo es el socialismo cubano. Y aquí tener presente la enseñanza de Fidel: el coraje de la verdad. Decir siempre la verdad al pueblo”.

Otro aspecto medular de su intervención fue al afirmar que “creo tomar el pulso de aquello que no podemos descuidar ante los desafíos del mundo en que vivimos: La enseñanza del marxismo leninismo. La necesidad de su perfeccionamiento urgente”. De ahí que al estudiantado universitario de la Isla se le recuerde que: “En la ciencia no hay calzadas reales, y quien aspire a remontar sus luminosas cumbres tiene que estar dispuesto a escalar la montaña por senderos escabrosos”, recalcó la catedrática.

De esa cita saqué, en lo personal, varias lecciones: Que en una cuesta nada sencilla andamos los comunistas cubanos, confiados en que nuestro pensamiento comprometido será brújula para las acciones siempre y cuando echemos mano a la obra de grandes figuras como Marx, Engles, Lenin, Martí y Fidel con acuciosa mirada. Que seguimos siendo “eternos inconformes” porque no solo vivimos el mundo sino también queremos – y lo hacemos- modificarlo y mejorarlo. Y que Marx sigue dando pelea para que el pensamiento no quede atrás de la vida sino que marche a la vanguardia en sus cambios posibles.


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda