0
Publicado el 10 Diciembre, 2018 por Prensa Latina en Mundo
 
 

El Salvador con la masacre de El Mozote en la memoria

Un informe de la ONU, que investigó el sangriento episodio, afirma que el batallón del ejército dejó los cuerpos de unos mil campesinos a la intemperie. Los menores fueron encerrados en un local y luego acribillados. Después incendiaron el sitio, pero allí se localizaron 143 restos, 136 correspondientes a niños
El Salvador, masacre Mozote/ PL

(Foto: prensa-latina.cu)

San Salvador, 10 dic (PL) Los salvadoreños recuerdan hoy la masacre de El Mozote, uno de los crímenes más horrendos perpetrados por el ejército contra civiles en este país centroamericano, durante el conflicto armado.

Según testigos, el 10 de diciembre de 1981, en el caserío El Mozote, departamento de Morazán, fueron apresados por unidades del Batallón Atlacatl todos los hombres, mujeres y niños que se encontraban en el lugar.

Ese batallón de Reacción Inmediata, entrenado en cuarteles de Estados Unidos y comandado por el fallecido coronel Domingo Monterrosa, encerró a los pobladores en algunas viviendas, durante toda la noche. Al día siguiente, fueron ejecutados de forma deliberada.

Aseguran que primero fueron torturados y asesinados los hombres, luego las mujeres y, finalmente, los niños.

Un informe de la comisión de Naciones Unidas que investigó el sangriento episodio, afirma que el batallón dejó los cuerpos de unos mil campesinos a la intemperie.

Los menores fueron encerrados en un local aledaño a la iglesia del poblado y luego acribillados. Después incendiaron el sitio, pero allí se localizaron 143 restos, 136 correspondientes a menores de seis años de edad.

Los testimonios más categóricos son las exhumaciones practicadas por un equipo argentino de Antropología Forense entre 1992 y 2004, con las cuales se han recuperado los restos de 281 personas, de las cuales el 74 por ciento corresponde a menores de edad.

De acuerdo con el conteo realizado por los argentinos, 811 personas fueron masacradas.

De los 271 cuerpos recuperados, la mayoría presentaba múltiples heridas de balas disparadas a muy corta distancia. Además, 195 de esos restos son de niños menores de 12 años.

José Ignacio López Vigil en su libro Las mil y una historias de Radio Venceremos, sobre este crimen escribió:

‘…En el Mozote entraron él y los ‘ángeles del infierno’ como le gustaba llamarle a su batallón Atlacatl. En el Mozote Monterrosa dio la orden de ametrallar a los que él mismo había reunido en la iglesia. El autorizó las violaciones, él se rió de los niños ensartados en bayonetas y arrojados vivos en los hornos de pan. Él hizo todo eso.

‘Sólo en diciembre del 81, mil inocentes fueron asesinados ahí, muy cerquita de donde ahora había reventado en pedazos su helicóptero, a las cuatro y media de la tarde de aquel día justiciero, el 23 de octubre de 1984’, añadió.

El 16 de enero de 2012 el expresidente Mauricio Funes (2009-2014), pidió disculpas a nombre del gobierno salvadoreño, por la masacre del Mozote.

También lo hizo, Salvador Sánchez Cerén, el segundo jefe de Estado de izquierda, y uno de los líderes históricos del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

El Salvador, masacre de El ;ozote/ OL

(Foto: prensa-latina.cu)

Sobre este hecho denunciado en diversas instancias internaciones, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, señaló que ocurrieron en el período más cruento de las operaciones llamadas de ‘contrainsurgencia’, desplegadas de manera masiva contra civiles por el ejército salvadoreño durante el conflicto armado (1980-1992).

Fueron de carácter sistemático y generalizado cuya finalidad fue sembrar el terror en la población y constituyen ‘una de las manifestaciones más aberrantes de los crímenes de lesa humanidad cometidos en la época por parte de la institución militar salvadoreña.

El Estado, desde la llegada del FMLN al poder, expresó su disposición por impulsar las medidas de reparación recomendadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Entre ellas, la plena identificación de las víctimas de las masacres, tanto de las personas ejecutadas como de las sobrevivientes, así como sus familiares y de las personas que sufrieron desplazamientos forzados.

La provisión de servicios de salud médica y atención psicosocial a las víctimas; el impulso de un programa de desarrollo social en beneficio de las víctimas en este caso, entre otras.

Para cumplir con esta reparación moral y material, se puso en marcha desde el 2012 el Programa de Desarrollo Social Integral de El Mozote y lugares aledaños, coordinado por la Secretaría Técnica y de Planificación de la Presidencia.

Estas medidas incluyen un importante componente para el rescate de la memoria histórica, para hacer perdurable la reflexión y comprender nuestra historia más reciente, subrayó hace poco tiempo el presidente, Salvador Sánchez Cerén.

En ese sentido las Casas de la Cultura y la Convivencia han realizado acciones con la niñez y juventud en las comunidades al apoyar a colectivos artísticos juveniles, impulsar talleres artísticos, encuentros e intercambios entre víctimas y jóvenes.

También hubo festivales culturales conmemorativos a nivel nacional donde La Colmenita de El Mozote (agrupación infanto juvenil, tomada del modelo cubano de igual nombre, realizó más de 40 presentaciones de teatro, música y danza en más de 27 municipios de este país.

El Gobierno también impulsa otros programas de inclusión como parte de su compromiso para resarcir a las víctimas.


Prensa Latina

 
Prensa Latina