0
Publicado el 14 Diciembre, 2018 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Raúl en la clausura de la XVI Cumbre de la ALBA-TCP

De acuerdo con la declaración final de la XVI cumbre del bloque dada a conocer por el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, los integrantes del organismo expresaron su voluntad de construir un nuevo orden internacional

Foto: prensa-latina.cu

El primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro, asistió a la clausura de la XVI Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).

En la cita que tuvo lugar en el Palacio de Convenciones de La Habana participaron los presidentes de Bolivia, Evo Morales; Venezuela, Nicolás Maduro, y Nicaragua, Daniel Ortega, además del mandatario anfitrión Miguel Díaz-Canel.

El canciller cubano dio lectura a la Declaración de la XVI Cumbre del ALBA-TCP, en el aniversario 14 de la fundación de ese mecanismo de integración, y tras la actuación de agrupaciones artísticas infantiles, el presidente Maduro pronunció las palabras finales.

El texto de la Declaración deja constancia de que los representantes de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) reunidos hoy en La Habana reiteraron la voluntad de continuar impulsando la construcción de un nuevo orden internacional, democrático, justo, inclusivo y equitativo.

El documento  pone de manifiesto la necesidad de hacer efectiva la igualdad soberana entre los Estados y el respeto a la libre autodeterminación de los pueblos.

También se llama a un orden que promueva la cooperación y el multilateralismo, al tiempo que repudie el intervencionismo y las acciones coercitivas unilaterales.

Destaca que este organismo debe ser una plataforma que propicie el encuentro entre las organizaciones sociales de la región, pues la unidad de los pueblos constituye el baluarte de la soberanía.

El texto ratifica el compromiso de los integrantes del bloque regional con la concertación política, la cooperación y la integración.

Señala, además, la necesidad de fortalecer la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) como mecanismo de concertación política del área.

Igualmente se reconoce el activismo de El Salvador por el desarrollo y fortalecimiento de la CELAC, y se reafirma el respaldo a Bolivia en su ejercicio de la Presidencia Pro Tempore de ese organismo en 2019.

La Declaración Final, leída por el Canciller cubano Bruno Rodríguez, insiste en que las medidas coercitivas unilaterales son contrarias a la Carta de Naciones Unidas y el Derecho Internacional, y amenazan la paz y la seguridad.

También las delegaciones presentes en la Cumbre expresaron su preocupación por las acciones contra la paz y la seguridad de la región, especialmente las amenazas de uso de la fuerza contra Venezuela.

Por otra parte, el documento destaca la resistencia del Gobierno y pueblo venezolanos frente a la injerencia externa, las medidas coercitivas unilaterales y la constante manipulación mediática, y reitera el apoyo y reconocimiento al presidente Nicolás Maduro y a su gobierno legítimamente electo.

Asimismo se felicita a Cuba por el aniversario 60 del Triunfo de la Revolución, a celebrarse el Primero de enero de 2019.

Los miembros del ALBA rechazaron el accionar injerencista de Estados Unidos, que utiliza una vez más a la Organización de Estados Americanos (OEA) en su política intervencionista contra la autodeterminación y el orden constitucional de Venezuela, Nicaragua y otros países.

Ratificaron, además, el apoyo incondicional a Nicaragua en su decisión de continuar defendiendo su soberanía, la paz, los notables avances sociales, económicos, de seguridad y de unidad nacional.

La Declaración reafirma el reclamo de la comunidad internacional de que se levante el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba, así como reitera la solidaridad con Lula Da Silva, líder emblemático de la región.

Los representantes de las delegaciones presentes lamentaron las condiciones inaceptables al Programa Más Médicos para Brasil, que incumplen las garantías acordadas para la participación de los galenos cubanos en esa iniciativa.

Instaron igualmente a Chile y a Bolivia a reiniciar el diálogo con el fin de resolver el enclaustramiento marítimo de este último país.

Exhortaron también a revisar los criterios de graduación como “países de renta media”, lo que dificulta su acceso al crédito y a la cooperación internacional.

Se reafirmó el compromiso de enfrentar el cambio climático, y se hizo un llamado a la plena implementación del Acuerdo de París.

Asimismo, se expresó la voluntad de estudiar la posibilidad de implementar nuevas iniciativas en el seno del ALBA-TCP, que promuevan el beneficio equitativo y complementario de las economías de los países miembros.

La Declaración ratifica la vigencia del pensamiento del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, cuando en 1995 expresara: “No somos simples espectadores. Este mundo es también nuestro mundo. Nadie puede sustituir nuestra acción unida, nadie tomará la palabra por nosotros. Sólo nosotros, y sólo unidos, podemos rechazar el injusto orden político y económico mundial que se pretende imponer a nuestros pueblos”.

Durante la sesión de la mañana acontecida en el salón de protocolo Cubanacán, los jefes de Estado y los líderes de delegaciones de países miembros del bloque regional se pronunciaron por fortalecer la unidad latinoamericana y caribeña.

El 14 de diciembre de 2004 fue fundada la ALBA por iniciativa de los líderes de las revoluciones de Cuba, Fidel Castro, y de Venezuela, Hugo Chávez, a quienes se les rindió tributo en esta jornada.


Redacción Digital

 
Redacción Digital