0
Publicado el 26 Enero, 2019 por María Victoria Valdés Rodda en Mundo
 
 

Luchar por Venezuela y Lula es hacerlo por la libertad de todos

Con el deber de defender a los mejores hijos de América Latina y el Mundo se despidió este XIII Taller Internacional, cuyo objetivo cimero es romper lanzas contra esquemas colonizadores, a sabiendas de que si es impostergable asumir paradigmas que sean pues los de nuestra emancipación

 

XIII Taller Paradigmas Emancipatorios/ PL

(Foto: prensa-latina.cu)

Por MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

Lo que brilla con luz propia nadie lo puede apagar. Su brillo puede alcanzar la oscuridad de otras cosas”. Los versos se esparcieron por el amplio salón del Pabellón Cuba y la pluralidad del auditorio asumió como un himno de lucha esta verdad cantada por el trovador. Dos hechos rotundos y trascendentales del continente demandan la más comprometida palabra y la más enérgica acción: enfrentar los intentos imperiales por desestabilizar a la revolución bolivariana y exigir la libertad de Lula. Estos fueron los signos finales del XIII Taller Internacional sobre Paradigmas emancipatorios.

Del 22 al 25 de enero sesionó en La Habana este foro de pensamiento que algunos de los llamados chicagos boys calificarían de iconoclasta. Y si se mira con objetividad no les faltaría razón si la lógica de dominación del capital fuera el destino del mundo. Sin embargo, de eso se trata, de romper paradigmas establecidos de un supuesto buen actuar con moderación y siempre a la orden de las oligarquías nacionales traidoras y del  neoliberalismo transnacional.  Este evento volvió a ser convocado por el grupo GALFISA del Instituto de Filosofía  de Cuba y el Centro Memorial Martin Luther King, con el auspicio de otras organizaciones y redes como la Organización de Solidaridad con los Pueblos de África, Asia y América Latina (OSPAAL), la red En defensa de la Humanidad, el Centro Oscar Arnulfo Romero, el Movimiento Sin Tierra de Brasil, investigadores, profesores, y representantes de diferentes proyectos comunitarios, para conformar un universo chico, pero muy representativo, de 350 personas, llegadas de muchas partes.

Desde 1995 se realiza anualmente y fue ideado para la reflexión, profundización y articulación de aquellos comprometidos con las necesarias transformaciones del mundo y de la región. Este del 2019 estuvo dedicado al 60 aniversario del Triunfo de la Revolución cubana.

Cuatro fueron sus ejes temáticos:

  • Integración y articulación del movimiento social popular / ofensiva reaccionaria y conservadora
  • Democracia, Poder popular, comunidad /judicialización y criminalización de las luchas sociales
  • Soberanía y autonomía cuerpo, territorio, nación/ libre comercio y transnacionalización
  • Cultura popular, imaginarios y autoestima revolucionaria/ dominación ideológico cultural

Al observar el auditorio de la sala uno nunca imaginaria que esas gentes sencillas, con atuendos incluso de un folclor poco común para la uniformidad que propugna las campañas publicitarias de los grandes almacenes, le hayan sacado brillo a los debates con criterios exhaustivos y contundentes. Sobresalió el panel Modos y mecanismos del sistema de dominación múltiple del capitalismo, cuyos participantes propusieron un debate sobre las diversas formas que adquiere en el continente americano la lucha contra hegemónica.

También se ahondó sobre la Revolución social; el marxismo; el pensamiento crítico latinoamericano y caribeño; el trabajo cooperado y solidario; el feminismo popular; la educación popular; la teología de la liberación; la justicia ambiental; los saberes populares; las epistemologías decoloniales, y por supuesto los paradigmas emancipatorios. En este último aspecto vale volver a la idea inicial de este párrafo: los participantes no necesitaron vestir de etiqueta, ni con traje y corbata, confirmando que el “hábito no hace al monje” y que lo esencial emana de los ideales y los compromisos.

Venezuela vencerá

Así se llegó al climax de la clausura cuando el venezolano William Serafino, joven politólogo y jefe de redacción del diario digital Misión Verdad, proclamó alto y firme: ¡se fueron los gringos de Venezuela! “Ya Estados Unidos no es el eje hegemónico consolidable, sino que, a raíz del proceso de globalización, el continente se ha abierto a otros países, potencias y actores internacionales que no eran los tradicionales. Venezuela en ese caso tiene un papel fundamental, porque es el punto de equilibrio, el centro neurálgico de todos los proyectos de integración que por primera vez en 200 años, desde la batalla de Ayacucho, le dio a América Latina una constitución de bloque político, inédito hasta el momento. Venezuela, Chávez y Fidel son la línea de flotación, el punto de equilibrio de esta construcción”.

Y si cuando dijo esto, los aplausos apagaron hasta los ruidos de los motores que pasaban por la capitalina calle 23, la solidaridad disparó sus muestras de amor tras escuchar que “Venezuela no pelea sola porque la lucha que estamos dando cuando le ponemos el cuerpo para mantener viva la Revolución, también es por un conjunto de gente que no conocemos, que jamás conoceremos y que luchan por la tierra, por el agua, por más derechos”. Denunció que con Venezuela se intenta imitar el modelo de desarticulación imperial impuesto en Libia pero que no logrará tener éxito por la firme voluntad popular de dar la vida por la Revolución si fuera necesario.

El joven adelantó que en unas horas partiría para su país a sumarse junto al pueblo porque tal como aseguró “el chavismo resiste la guerra cultural y está en contraofensiva; las guerras parlamentarias y judiciales aplicadas en otras naciones de la región tampoco han funcionado en Venezuela. La OEA no logró fracturar la unión cívico militar”. Los presentes lo despidieron dando vivas a Chávez, a Maduro a Venezuela, convencidos que la victoria será de quienes luchen hasta el final.

Lula Libre

El 1º de enero el General de Ejército de Cuba, y Primer Secretario del PCC, Raúl Castro Ruz, llamó a unir fuerzas y empeños para liberar a Luis Inacio Lula da Silva. Animados por esa exhortación, la sociedad civil cubana, militantes de partidos políticos de izquierda, movimiento sociales y sindicales de más de 25 países, dieron su voto unánime por tan justa causa, presentada, este 25 de enero, por Mónica Valente, secretaria ejecutiva del Foro de Sao Paulo y Secretaria de Relaciones Internacionales del Partido de los Trabajadores de Brasil (PT)

A esta reportera le conmovió su testimonio: “lo vi la semana pasada y se mantiene con coraje pero es tan injusto verlo encerrado en un cuartucho”. Valente agradeció la postura cubana y muy particularmente la de Raúl, quien además pidió luchar por la integridad y seguridad de Dilma Rousseff y Cristina Fernández, ambas también con persecución política.

Recordó que en el proceso judicial contra Lula priman las manipulaciones siendo condenado sin pruebas, desestimando además las declaraciones de decenas de testigos que afirmaron que Lula no había cometido los delitos que le imputaba la justicia brasileña, cómplice de lo más recalcitrante de esa nación sudamericana.

“Lula está encarcelado a base de mentiras. Hacen esto contra él para destruir las experiencias, los partidos políticos, movimientos sociales y sindicales que logramos construir, así como impedir que sigamos con nuestra lucha por los pueblos”. Y aseguró sin dudarlo: “Compañeras y compañeros, si no hubieran encarcelado a Lula, hoy sería el presidente de Brasil”.

Por su parte, el presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), Fernando González, señaló que “estamos materializando una nueva acción internacionalista, esta vez al sumarnos los revolucionarios cubanos, de forma mucho más intensa, al movimiento internacional de solidaridad con Lula”. Añadió que “si bien muchas organizaciones de la Isla comenzaron acciones a favor de la liberación del expresidente desde el primer momento, a partir de esta jornada se suman más fuerzas y esfuerzos para que las voces que reclaman su excarcelación inmediata se escuchen en todo el mundo”.

El héroe cubano, quien supo en carne propia los rigores de una injusta condena en Estados Unidos, recalcó que “la derecha internacional no vacila a la hora de mentir para destruir la imagen pública de figuras como Lula, la expresidenta brasileña Dilma Rousseff y la exmandataria argentina Cristina Fernández”. Sin embargo, el presidente del ICAP, reivindicó estas figuras con especial énfasis en Lula del que aseguró sabe inocente “no solo porque hasta hoy ningún juez ni ningún fiscal le ha probado delito alguno, sino porque hombres como él nunca se atreverían a comprometer su imagen frente a sus pueblos”.

Terminó recalcando lo que todos saben de sobra: “Cuba jamás abandona a sus verdaderos amigos, menos aun cuando son objeto de injusticias continuadas”. Y así, con el deber de defender a los mejores hijos de América Latina y el Mundo se despidió este XIII Taller Internacional, cuyo objetivo cimero es romper lanzas contra esquemas colonizadores, a sabiendas de que si es impostergable asumir paradigmas que sean pues los de nuestra emancipación. Entonces, luchar por Venezuela y por Lula es también hacerlo por la libertad de todos.


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda