2
Publicado el 1 Enero, 2019 por María Victoria Valdés Rodda en Mundo
 
 

RUSIA-CHINA-EE.UU.: Bailando en casa del trompo

Por MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA 

Las Tropas de Misiles de Designación Estratégica desfilaron en 2018 por la Plaza Roja, de la capital rusa, para honrar a los veteranos de la Gran Guerra Patria y conmemorar la Gran Victoria de la URSS sobre los nazis. (syria.mil.ru)

Las Tropas de Misiles de Designación Estratégica desfilaron en 2018 por la Plaza Roja, de la capital rusa, para honrar a los veteranos de la Gran Guerra Patria y conmemorar la Gran Victoria de la URSS sobre los nazis. (syria.mil.ru)

Si pudiera ser posible colocar el globo terráqueo en una báscula habría que dividir su masa, con sus tierras y sus mares en dos; en una parte sobresaldría el continente euroasiático, y en la otra, América. Pero en este hipotético experimento no tendrían influencia decisiva todos los países; solo algunos marcarían el fiel de la balanza. Entonces, se podría comprobar que la República Popular China (RPCH) y la Federación de Rusia juntas, en este 2018, se llevaron por delante a los Estados Unidos, una de las naciones más extensas, ricas y poderosas.

Esta última, en actos desesperados por retomar el batón de la carrera por el dominio mundial, practicó políticas proteccionistas y hasta de acoso unilateral. Sin embargo, ni los rusos ni los chinos están dispuestos a ser aplastados; ambos gobiernos y pueblos apoyan el proceso de globalización y se pronuncian por un sistema de libre comercio con pleno respeto de las reglas del multilateralismo.

Expediente Moscú

El diferendo de Rusia con Ucrania sigue sin ser superado, a tal punto que al Kremlin, EE.UU. y la Unión Europea le mantuvieron durante el año pasado medidas restrictivas al comercio, además de atizar sus discrepancias con Kiev. En ese sentido, el 10 de octubre, Moscú hacía la denuncia sobre la preparación de Ucrania para una provocación en el mar de Azov. Hecho que efectivamente ocurrió el 25 de noviembre.

Ucrania decretó la ley marcial en los territorios fronterizos con Rusia, mientras que esta denunciaba una “peligrosa provocación” y retenía a 24 marinos del vecino país. Los guardacostas rusos dicen haber actuado en consonancia con la violación de sus aguas territoriales por tres barcos.

Para el mandatario Vladimir Putin el incidente provocativo tuvo “intereses electorales por parte del presidente de Ucrania, Petró Poroshenko”, quien previsiblemente será candidato a renovar su mandato en los comicios de marzo de 2019. “Ellos tienen elecciones y necesitan escalar la situación, a fin de impulsar al presidente actual. Pero eso perjudica los intereses de las personas y del Estado ucraniano”, señaló. Y con aguda ironía política dijo que “quizás haya tenido éxito la supuesta estrategia de mejorar el apoyo a sí mismo, porque de la quinta posición antes del incidente ahora se sitúa en tercera, con el 12 por ciento”.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y la Casa Blanca daban su respaldo a Ucrania. Tal actitud puede ser interpretada como de suma hipocresía, pues Washington advierte sobre la peligrosidad de esa escalada cuando es el provocador número uno, con la decisión de retirarse del Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Corto (INF, por sus siglas en inglés), creando una situación de inestabilidad internacional. Y lo que es peor: hace amagos de emplazar su sistema de defensa antimisiles en Europa.

Por su parte, el general ruso Serguéi Karakáyev informaba al cierre de esta edición que las Tropas de Misiles de Designación Estratégica (RVSN) están tomando en cuenta las consecuencias de ese eventual retiro, al tiempo que preparan otras medidas. Entretanto, el vicecanciller Serguéi Riabkov denunció la continua actitud antirrusa del Congreso de EE.UU. y las manifestaciones “rusófobas” que prevalecen en la OTAN. El alto funcionario subrayó que Moscú “rechaza contundentemente las acusaciones norteamericanas de una supuesta violación del tratado INF, que siguen siendo totalmente infundadas. Tras cinco años de discutir este problema, Estados Unidos aún no ha presentado ninguna evidencia concreta de nuestra culpa”. En cambio, la salida estadounidense del pacto es una posibilidad preocupante que convertiría al mundo en un lugar más amenazado.

Expediente Beijing

En el marco del G-20, los presidentes Donald Trump y Xi Jinping tuvieron un muy publicitado intercambio, lo cual habla a las claras de que ambas economías están interconectadas, aunque el Tío Sam tendría mucho más que perder que el gigante asiático. De la cita de marras sobresale el anuncio de la Casa Blanca de no incrementar del 10 al 25 por ciento los aranceles impuestos a productos chinos valorados en 200 000 millones de dólares, algo que Trump había amenazado con hacer a partir de enero de 2019.

Se acordó un período de 90 días para sostener negociaciones sobre temas como transferencias de tecnología, propiedad intelectual, barreras no arancelarias, robos cibernéticos y agricultura. Mientras que China informó que comprará una cantidad, no especificada pero muy importante, de productos agrícolas, energéticos, industriales y otros en Estados Unidos, como forma de compensar el déficit comercial de la nación norteña con la nación asiática.

Y en momentos en que se redactaba esta nota, el Ministerio de Finanzas de China confirmaba que se suspendían durante tres meses las tarifas adicionales a los vehículos y piezas de automóviles fabricados en EE.UU.

Esta decisión mancomunada debería crear un mejor clima en el planeta, pero no todos se muestran tan optimistas. Por ejemplo, Peter Schiff, director ejecutivo de la financiera Euro Pacific Capital, es de la opinión de que Washington debería pensárselo dos veces antes de enfrentarse a Beijing, porque su mercado está en retroceso y además tiene un enorme déficit comercial, razones por las que EE.UU. no presenta mayores ventajas en la coyuntura actual.

La multinacional china Huawei Technologies Co. Ltd, fundada en 1987, se dedica a la investigación, desarrollo, producción electrónica y mercadotecnia de equipamiento de comunicaciones. (españachina.es/blog)

La multinacional china Huawei Technologies Co. Ltd, fundada en 1987, se dedica a la investigación, desarrollo, producción electrónica y mercadotecnia de equipamiento de comunicaciones. (españachina.es/blog)

No obstante, la cordura brilla por su ausencia del lado gringo, lo cual motivó otro episodio ladino, casi a las puertas de fin de año, y está supuestamente relacionado con “violaciones a las sanciones contra Irán” y que dicen en Washington involucra directamente a la vicepresidenta y directora financiera de Huawei (megaempresa de tecnología de punta), Meng Wanzhou, detenida en Canadá.

Y esa actitud fue interpretada por la RPCH como un asalto en toda regla contra el avance de Huawei en el mercado global con el propósito de contener su expansión. Según fuentes consultadas, esta empresa china ya superó a Apple como segundo fabricante mundial de teléfonos inteligentes, multiplicando sus inversiones en inteligencia artificial y en la 5G.

Frente común

Como se ha podido apreciar, no son menores los eventos acontecidos en el nexo EE.UU-Rusia-China. Pero aparentemente la Casa Blanca no ha hecho bien sus cuentas, porque si no cómo interpretar tanta tozudez (pero, ¿es de extrañar?). Algunos analistas internacionales señalan que ya en un próximo ocaso (que puede durar décadas) Washington necesitará hacer presión para no perder su hegemonía mundial.

Lo que pasa es que al parecer no lo ha pensado detenidamente: la Iniciativa de la Franja y la Ruta de la Seda se ha convertido, incluso en fase incipiente, en la mayor plataforma de cooperación hoy existente. El comercio chino con los países a lo largo de esta vía mercantil asciende a más de seis billones de dólares, con inversiones de más de 80 000 millones de dólares, y la creación de 240 000 empleos solo en Eurasia. Otro gran triunfo de la RPCH en 2018 fue su proyección diplomática bajo la premisa de “ganar-ganar”, donde Beijing respeta el derecho internacional y las leyes de diversos países.

A la sombra de ese espíritu colaborativo es que China y Rusia se acercan con acciones concretas de elevado beneficio mutuo: los consorcios aeroespaciales de la Corporación Aeronáutica Comercial de China y la Corporación Aeronáutica Unificada de Rusia sellaron una alianza para construir un avión de largo alcance, de fuselaje ancho con capacidad para 280 asientos, destinado a competir con los fabricantes internacionales Airbus y Boeing. Nada, que al parecer a EE.UU le están bailando en casa del trompo.

 


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda