0
Publicado el 24 Febrero, 2019 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Comisión de DDHH de la ONU analizará en marzo el caso de Lula

La defensa del exdirigente obrero entregó el jueves la última prueba al Comité de Derechos Humanos de la ONU.
Nueva acusación contra Lula, sin pruebas/ PL

(Foto: prensa-latina.cu)

Brasilia, 24 feb (PL) El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas analizará en marzo el caso del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, preso desde abril por supuestos actos de corrupción, informa hoy el portal Brasil 247.

En su manifestación final, los abogados de Lula denuncian la falta de prerrogativa del exjuez Sergio Moro, quien arrestó a Lula para luego ser ministro de su competidor (Jair Bolsonaro) en la elección de octubre, y la crueldad del Estado brasileño que impidió al exmandatario salir de prisión para asistir a los funerales de un hermano fallecido en enero.

La defensa del exdirigente obrero entregó el jueves la última prueba al Comité de Derechos Humanos de la ONU. La expectativa es que el caso sea incluido en la pauta de esa junta en marzo. Unos 18 jueces de diferentes nacionalidades analizarán la causa.

En agosto, el Comité Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de Brasil reconoció la resolución de la representación de la ONU sobre el derecho del expresidente y candidato presidencial a participar en las elecciones a realizarse en octubre.

A través de un comunicado, la CNDH reconoció que tanto Lula como los miembros de su partido (de los Trabajadores (PT) merecían espacios en los medios de comunicación.

Entendió que las medidas dictadas por el Comité de la ONU deben ser cumplidas por el Gobierno de facto del otrora presidente Michel Temer, independientemente de su carácter vinculante, ‘como expresión de su buena fe en el cumplimiento de las obligaciones internacionales asumidas en cuanto a la implementación de los derechos humanos en el país’.

El Comité de la ONU emitió en ese mismo mes una resolución para que el Estado brasileño adoptara todas las medidas necesarias y Lula pudiera ejercer sus derechos políticos como candidato presidencial, aunque estuviera en prisión.

Sin embargo, la administración de Temer aseguró que las conclusiones de la ONU eran recomendaciones, por lo que no tenían carácter jurídicamente vinculante. El exsindicalista no pudo participar en las justas comiciales que, según todas las encuestas, hubiera ganado ante Bolsonaro.

Desde abril Lula permanece preso en la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, capital del sureño estado de Paraná, tras recibir una sanción de 12 años y un mes impuesta por el Tribunal Regional Federal de la cuarta región (TRF4) por presuntos hechos de corrupción.

El exjefe de Estado fue objeto este mes de una segunda condena en la operación anticorrupción Lava Jato, esta vez a 12 años y 11 meses.

La responsable de la segunda sentencia fue la jueza Gabriela Hardt, quien sustituye de forma interina a Moro, actual ministro de Justicia y Seguridad Pública.


Prensa Latina

 
Prensa Latina