0
Publicado el 23 Febrero, 2019 por Prensa Latina en Mundo
 
 

El escenario de la provocación política está en las fronteras venezolanas

El canciller, Jorge Arreaza, advirtió que 'las autoridades de Bogotá prestan su territorio para una peligrosa operación injerencista' y se lavan las manos adelantando actos de violencia, al reiterar la posibilidad de fabricar falsos positivos para inculpar al Gobierno bolivariano,
Frontera Venezuela-Colombia/ PL

(Foto: prensa-latina.cu)

Caracas, 23 feb (PL) Las fronteras venezolanas continúan en la mira de la opinión pública mundial como escenario de pugnas y provocaciones políticas ante la amenaza de la oposición para forzar hoy un canal humanitario apoyado por Estados Unidos.

Este viernes, el Gobierno sudamericano ordenó el cierre total temporal de los puentes Simón Bolívar, Santander y Unión, conexiones terrestres con Colombia, informó la vicepresidenta de la nación, Delcy Rodríguez.

La medida responde a las serias e ilegales amenazas del país vecino contra la paz y la soberanía, precisó la segunda mandataria a través de Twitter.

Las maniobras desestabilizadoras se extienden a distintas regiones del país, en particular los estados de Táchira, limítrofe con Colombia, y Bolívar, en la frontera con Brasil, donde sectores opositores se reúnen para intentar ingresar los cargamentos acopiados en los países vecinos.

La víspera, las presiones aumentaron luego de los hechos reportados en la localidad de Kumarakapay (estado Bolívar) desde donde circularon noticias sobre un enfrentamiento con efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) con indígenas de la etnia pemón, con saldo de dos personas fallecidas y una decena de lesionados.

Sin embargo, esta versión fue desmentida por el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, quien calificó el hecho de parte de la agenda provocadora de la derecha.

‘Tenemos la información que es un falso positivo, se demostró que la GNB no participó en el acto’, recalcó el dirigente.

Las maniobras desestabilizadoras incluyen, además, reiterados mensajes a las fuerzas armadas para permitir la entrada de la aludida ayuda humanitaria, así como la realización de un concierto Venezuela Aid Live, en las afueras de Cúcuta, calificado por Caracas como un show mediático.

En declaraciones a la prensa, la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, reiteró que estos cargamentos complementan el plan organizado por Washington para crear una imagen de crisis en el país para justificar una intervención.

Por su parte, el canciller, Jorge Arreaza, advirtió que ‘las autoridades de Bogotá prestan su territorio para una peligrosa operación injerencista’.

Se lavan las manos adelantando actos de violencia, al reiterar la posibilidad de fabricar falsos positivos para inculpar al Gobierno bolivariano, indicó el diplomático.


Prensa Latina

 
Prensa Latina