0
Publicado el 16 Febrero, 2019 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Estados Unidos y la epidemia de los tiroteos masivos

Esa nación tiene el triste aval de acumular el 46 por ciento de los cerca de 857 millones de armas de fuego existentes en el mundo en manos de civiles.
Tiroteo en hospital de Chicago/ RT

(Foto: actualidad.rt.com)

Por Deisy Francis Mexidor

Apenas transcurrieron 24 horas de los homenajes por el primer aniversario de la masacre en Parkland, Florida, cuando un nuevo tiroteo enlutaba a cinco familias en Estados Unidos.

Un hombre armado irrumpió ayer en una empresa de la ciudad de Aurora, Illinois, y lo que en principio se informó como un hecho que solo dejó varios heridos, después medios locales de prensa describían que se trataba de una tragedia mucho mayor.

El autor del suceso, en el que además cinco policías resultaron heridos, fue despedido por la compañía Henry Pratt, uno de los mayores fabricantes de válvulas industriales del país.

Al parecer, ese fue el móvil de Gary Martin, de 45 años -como lo identificaron- , para ‘disparar a todo el mundo’, según narraron testigos.

Martin usó una pistola Smith & Wesson, explicó a reporteros la jefa de Policía de Aurora, Kristen Ziman.

El presidente Donald Trump felicitó en Twitter a las fuerzas policiales por el despliegue rápido y envió sus condolencias a las familias de los fallecidos.

Un día antes, el 14 de febrero, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata por California Nancy Pelosi, criticó a Trump por su decisión de declarar emergencia nacional con el objetivo de lograr los fondos para construir un polémico muro de hormigón en la frontera con México.

Al referirse a las víctimas de Parkland, la Pelosi cuestionó entonces por qué no hacer lo mismo para abordar el grave problema de la violencia armada que condujo a un joven de 19 años, armado con un fusil de asalto AR15 -que adquirió de manera legal-, entrar en la secundaria Marjory Stoneman Douglas, de Parkland, y matar a 17 personas, de ellas 14 estudiantes.

Durante 2018 otras masacres como la ocurrida también en una secundaria, pero en Santa Fe (Texas), en mayo; en una sinagoga de Pittsburgh (Pensilvania), en octubre, y en un bar de Thousand Oaks (California), en noviembre, se incorporaron a la larga lista de más de 330 tiroteos masivos registrados ese año.

En enero, congresistas de la formación azul presentaron un proyecto de ley en la Cámara Baja para endurecer el control de antecedentes durante la adquisición de armas a nivel nacional, incluyendo las transacciones privadas, aunque la iniciativa tendrá un escollo en el Senado, de mayoría republicana.

Pelosi expresó que con el proyecto daban un ‘primer paso’ y exhortó a trabajar para ‘poner fin a la epidemia de violencia de armas’.

Detrás de la legisladora estaba Gabby Giffords, excongresista que sobrevivió después de recibir un disparo en la cabeza en Tucson, Arizona, cuando un hombre la baleó junto a sus simpatizantes en un acto el 8 de enero de 2011. El saldo fue de seis muertos y cinco heridos.

Giffords -hoy con secuelas graves, una de las cuales le impide articular bien sus palabras- pidió seguir la lucha contra el descontrol en la venta de armas en su país.

A inicios de este mes, por primera vez en casi una década, la Cámara Baja -ahora bajo dominio demócrata- sostuvo una audiencia sobre el control de armas en la cual se escucharon argumentos de víctimas de tiroteos y legisladores.

‘Por mucho tiempo el Congreso ha ignorado la epidemia de violencia armada que afecta a este país’, señaló el representante Jerry Nadler.

Después de un tiroteo en particular, atroz y masivo -enfatizó-, hacemos un minuto de silencio en honor a las víctimas.

Sin embargo, ‘no necesitamos otro minuto de silencio. No necesitamos más pensamientos ni oraciones. Necesitamos actuar’, reclamó.

Después de Parkland, el presidente Trump tuvo un periodo de gran presión social y hasta llegó a sugerir que apoyaba medidas como fortalecer el sistema de verificación de antecedentes.

También se mostró favorable a prohibir los llamados ‘bump stocks’, sistemas que se añaden a la parte exterior de las armas no automáticas para provocar un efecto similar que estas, y elevar la edad mínima para adquirir cierto tipo de armamento.

Pero el 4 de mayo del pasado año, al intervenir en la convención anual de la influyente Asociación Nacional del Rifle en Dallas, Texas, Trump olvidó aquello y calificó de ‘verdaderos patriotas’ a los miembros de la organización, ratificando su postura de gran aliado.

La Asociación es como una enorme piedra que se interpone en el camino de cualquier intento por detener la proliferación y tenencia de armas de fuego en Estados Unidos, una nación con el triste aval de acumular el 46 por ciento de los cerca de 857 millones de tales artefactos existentes en el mundo en manos de civiles. (PL)


Prensa Latina

 
Prensa Latina