0
Publicado el 31 Marzo, 2019 por Prensa Latina en Mundo
 
 

¿Celebraría Brasil graves violaciones de DDHH y crímenes probados?

Así lo denunciaron cinco exintegrantes de la Comisión Nacional de la Verdad (CNV) que el 10 de diciembre de 2014 entregó a la entonces presidenta Dilma Roussef el informe final de la investigación realizada en torno a las graves violaciones de los derechos humanos ocurridas en el país durante el régimen castrense (1964-1985).
Brasil contra celebración del golpe de eestado de 1964/ pl

(foto: prensa-latina.cu)

Brasilia, 31 mar (Prensa Latina) Glorificar el aniversario 55 del golpe militar que un día como hoy, pero de 1964, se perpetró en Brasil e instaló una dictadura por 21 años, significa celebrar las violaciones de los derechos humanos.
Así lo denunciaron cinco exintegrantes de la Comisión Nacional de la Verdad (CNV) que el 10 de diciembre de 2014 entregó a la entonces presidenta Dilma Roussef el informe final de la investigación realizada en torno a las graves violaciones de los derechos humanos ocurridas en el país durante el régimen castrense (1964-1985).

El golpe militar de 1964 fue una ‘violación deliberada e ilegal de las reglas constitucionales, apoderándose de los órganos y del poder político’, declararon a un medio local los exmiembros de la CNV José Carlos Dias, Maria Rita Kehl, Paulo Sérgio Pinheiro, Pedro Dallari y Rosa Cardoso.

Manifestaron que ‘en los días siguientes al golpe se arrestaron a miles de ciudadanos y la ocurrencia de brutalidades y torturas fue común’.

‘Se perfeccionó un sistema represor complejo, que permeaba las estructuras administrativas del poder público y ejercía una vigilancia permanente sobre sindicatos, organizaciones profesionales, iglesias, partidos’, precisaron.

De acuerdo con los investigadores, ‘la práctica sistemática de detenciones ilegales y arbitrarias y tortura, desapariciones forzadas, ejecuciones y ocultación de cadáveres que se abatió sobre miles de brasileños caracterizan el cometido de crímenes contra la humanidad’.
Por esas razones, señalaron, ‘exhaustivamente documentadas por la Comisión Nacional de la Verdad, instituida por ley y cuyo informe es la versión oficial del Estado brasileño sobre el régimen militar, el golpe de Estado de 1964 y el régimen que instauró, son incompatibles con los principios de la Constitución de 1988 que rigen hoy el Estado democrático de derecho’.

‘Celebrar el golpe de 1964 significa celebrar las graves violaciones de derechos humanos y crímenes contra la humanidad a partir de ellos perpetrados, y hasta hoy impunes, implicando intolerable apología de la violencia’, subrayaron finalmente los exmiembros de la CNV.

En sus dos años y siete meses de existencia, la Comisión se dedicó a la búsqueda e investigación de documentos, así como el registro de más de un millón de testimonios, la visita a centros de represión y la realización de decenas de sesiones de audiencias públicas por todo el territorio nacional.

Según la CNV, durante la dictadura militar, la represión y eliminación de opositores políticos se convirtió en una política de Estado, concebida e implementada a partir de decisiones emanadas de la Presidencia de la República y de los ministros militares.

En el ámbito de este cuadro de graves violaciones de derechos humanos, la Comisión estuvo en condiciones de confirmar 434 muertes y desapariciones durante el régimen castrense.

De esa cifra, 191 corresponden a personas muertas, 210 a desaparecidos, de los cuales 33 fueron localizados posteriormente durante el curso del trabajo de la CNV.

Tales números ciertamente no corresponden al total de muertos y desaparecidos, solo resultan aquellos casos que lograron ser comprobados a partir de la labor realizada, pese a los obstáculos durante la investigación, en especial, los referentes a la falta de acceso a la documentación de las Fuerzas Armadas, oficialmente declarada como destruida.

Por ciudades del país, partidos políticos, organizaciones y movimientos sociales repudian en las calles la decisión inicial del Gobierno de Jair Bolsonaro de conmemorar en los cuarteles el aniversario del golpe, que luego el presidente cambió el verbo por rememorar.


Prensa Latina

 
Prensa Latina