0
Publicado el 11 Abril, 2019 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Acusa EE.UU. a Assange de conspiración para piratear computadora del Gobierno (+video)

El expresidente de Ecuador Rafael Correa calificó hoy de criminal la entrega por Ecuador del fundador de Wikileaks, a la policía de Reino Unido. Por su parte el Departamento de Justicia estadounidense declaró que el arresto de Assange ocurrió 'de conformidad con el Tratado de Extradición de Estados Unidos/ Reino Unido
Assange arrestado en Londres/ PL

(Foto:Twitter/ PL)

Washington, 11 abr (Prensa Latina) Estados Unidos confirmó hoy que acusó al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, de un cargo de conspiración para piratear una computadora del Gobierno norteamericano, el cual implica una pena de hasta cinco años de cárcel.

El Departamento de Justicia indicó en un comunicado que su Oficina de Asuntos Internacionales manejará el proceso de extradición del periodista australiano, quien fue arrestado este jueves en la embajada de Ecuador en la capital británica después que el Gobierno de ese país dio por terminado su asilo de siete años.

Según la declaración de la entidad federal norteamericana, el arresto de Assange ocurrió ‘de conformidad con el Tratado de Extradición de Estados Unidos/ Reino Unido, en relación con un cargo federal de conspiración para cometer intrusión en una computadora’.

La acusación formal alega que en marzo de 2010, Assange participó en una conspiración con Chelsea Manning, exanalista de inteligencia en el Ejército norteamericano, para ayudarla a descifrar una contraseña almacenada en las computadoras del Departamento de Defensa de este país conectadas a la Red Secreta del Protocolo de Internet.

Manning, quien tenía acceso a las computadoras en relación con sus deberes como analista de inteligencia, estaba usándolas para descargar registros clasificados con el objetivo de transmitirlos a WikiLeaks, añadió el comunicado.

El texto se refiere a la presunción de inocencia de Assange hasta que se pruebe su culpabilidad más allá de toda duda razonable, e indica que si es declarado culpable, enfrenta una pena máxima de cinco años de prisión.

La acusación no incluye un cargo de espionaje, el cual llegó a ser considerado por Washington al menos hasta el año pasado y habría despertado incluso más alarma entre quienes advierten que el detenido podría no recibir un juicio justo en este caso de alto perfil, visto por varias fuentes como motivado políticamente.

El año pasado, fiscales estadounidenses revelaron de forma accidental que se había emitido una acusación contra el fundador de Wikileaks, portal digital que se hizo famoso, entre otros temas, por publicar miles de documentos secretos del Departamento de Estado.

Manning, a quien el expresidente Barack Obama (2009-2017) le conmutó en 2017 el resto de su pena de 35 años de prisión, se encuentra nuevamente encarcelada desde el mes pasado por negarse a testificar ante un gran jurado en una investigación sobre Wikileaks.

Un artículo de opinión publicado hoy por la agencia Bloomberg señala que el tratado de extradición entre Washington y Londres, firmado en 2003, recibe muchas críticas en el Reino Unido porque hay una falta de confianza pública en el sistema de justicia penal estadounidense, según palabras usadas por el entonces fiscal general Dominic Grieve en 2012.

Bruselas, 11 abr (Prensa Latina) El expresidente de Ecuador Rafael Correa calificó hoy de criminal la entrega por Ecuador del fundador del sitio de filtraciones Wikileaks, Julian Assange, a la policía de Reino Unido.
Según señaló en su cuenta en la red social Twitter, lo que el mandatario ecuatoriano, Lenín Moreno, ha hecho es un crimen que la humanidad jamás olvidará.

‘El traidor más grande de la historia ecuatoriana y latinoamericana, Lenín Moreno, permitió que la policía británica entre a nuestra embajada en Londres para arrestar a Assange’, denunció Correa.

Opinó que esa acción pone en riesgo la vida del cibercativista y humilla al Ecuador, cuyo presidente dio por terminado su asilo de siete años.

Correa, residente en Bélgica, declaró al canal televisivo RT, que el Estado ecuatoriano tenía la obligación, de acuerdo con el derecho internacional, al propio orgullo nacional, de proteger a su asilado, y consideró inaudito que la policía británica entrara a la legación para arrestar a Assange.

También recordó que desde el año pasado el periodista australiano es ciudadano ecuatoriano, con lo cual, explicó, la detención no solo rompe las reglas de asilo y el derecho internacional, sino la Constitución ecuatoriana.

‘Es algo realmente inaudito, no deja de indignar, de entristecer, es un día de luto para la humanidad’, expresó.

No obstante, reconoció que esa operación era muy probable porque Moreno ‘ya había negociado la cabeza de Assange con Estados Unidos’.

El asunto se agravó porque Wikileaks, con la cual no tiene contacto Assange, divulgó casos de corrupción de Moreno muy graves, detalló, y aseguró que el presidente podría ir a prisión, ‘pero antes de ir a la cárcel quiere morir matando’.

Respecto al momento de la detención, Correa dijo que estaban esperando a que Assange se quebrara sicológica o físicamente, pues ‘lo tenían incomunicado con un protocolo que nada tiene que ver con el derecho internacional’.

También afirmó que lo tenían en un aislamiento brutal con reglas extremadamente duras para que saliera por su propia voluntad, incluso estaban esperando a que se enfermara para llevarlo a emergencia y ahí capturarlo, pero no lograron.

Apuntó que Moreno, desesperado, ‘porque está cayendo’ ordenó su detención en venganza.

Respecto al futuro del caso, dijo que no quería adelantarse, pero lo más probable es que Reino Unido extradite a Assange a Estados Unidos.

De ser enviado a ese país norteño, el fundador de Wikileaks sería juzgado por difundir información confidencial sobre la seguridad nacional norteamericana y podría ser condenado a cadena perpetua o a muerte.

Assange permanecía refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012, cuando Quito le proporcionó asilo político para evitar su extradición a Suecia, donde podrían acusarlo por presuntos delitos sexuales, que él niega.


Prensa Latina

 
Prensa Latina