0
Publicado el 10 Mayo, 2019 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Anexión de tierras palestinas, el evidente plan de Israel

El canciller de Palestina, Riyad al-Maliki, afirmó que Israel está convirtiendo la ocupación temporal en una anexión permanente y para ello cuenta con un aliado como Estados Unidos.

prensa-latina.cu

Por Ibis Frade Brito

Naciones Unidas, 10 may (Prensa Latina) El plan de Israel en Palestina resulta hoy sumamente claro y Tel Aviv ya ni siquiera intenta ocultarlo: quieren lograr la anexión de ese territorio ocupado y reducir al mínimo a esa comunidad árabe.

Así denunciaron la víspera los ponentes de la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU bajo la fórmula Arria, una sesión informal que permite la participación de diversos actores y organizaciones internacionales que no forman parte de ese órgano de 15 miembros.

El canciller de Palestina, Riyad al-Maliki, afirmó que Israel está convirtiendo la ocupación temporal en una anexión permanente y para ello cuenta con un aliado como Estados Unidos.

Durante las últimas cinco décadas, incluso en momentos caracterizados como tiempos de paz, el número de colonos israelíes ha crecido constantemente: cuando se firmaron los Acuerdos de Oslo hace 25 años, había 100 mil y en la actualidad, hay más de 600 mil en el territorio palestino ocupado, señaló.

Tel Aviv desde el comienzo tenía un gran plan con un objetivo claro: apoderarse del máximo de tierra con la mínima población palestina, recalcó al-Maliki.

Los asentamientos ilegales han fragmentado el territorio palestino. Además, Israel controla la tierra y los recursos, derriba viviendas y desaloja comunidades enteras, construye un muro y recrudece sus políticas de colonización, advirtió.

De esta forma, agregó, viola todos los principios fundamentales y ya no esconde su intención de anexionarse el territorio palestino, ni tampoco sus proyectos colonialistas.

El colonialismo israelí ha trastocado la vida cotidiana de los palestinos y les impide ejercer sus derechos a la libre determinación mientras invade sus propiedades, vidas y esperanzas, expresó.

Pero esta política debería ser fuertemente condenada y combatida, subrayó el canciller, Israel no puede ser una excepción en la normativa internacional.

El pueblo palestino ocupado necesita protección pues se encuentra bajo el pleno control de una potencia militar colonial que lo reprime brutalmente y le niega sus derechos, dijo y se refirió a la Ley del Estado Nación Judío y su semejanza con el apartheid en Sudáfrica.

Mi pueblo quiere libertad, soberanía, quiere respeto a sus derechos y control sobre sus fronteras, no quiere muros ni bloqueos, quiere acceso a sus recursos, no caridad, aseveró.

Por su parte, la ministra de Relaciones Exteriores de Indonesia, Retno Marsudi, indicó que los asentamientos ilícitos son el núcleo de la ocupación de Tel Aviv en Palestina y urge tomar acciones para frenar su expansión y revertir esa situación hasta volver a las fronteras establecidas en julio de 1967.

Además, resaltó, esas construcciones ilegales constituyen una flagrante violación del derecho internacional humanitario y de las resoluciones del Consejo de Seguridad.

Indonesia rechaza la política colonialista de Israel que pone a la solución bi-estatal en un grave peligro y busca la anexión de facto de territorio palestino ocupado, denunció Marsudi.

Si la situación actual no cambia, habrá un ciclo interminable de conflicto y de violencia, alertó y enfatizó que no es una opción quedarse con los brazos cruzados: la comunidad internacional debería hacer mucho más.

Tras más de 50 años de ocupación ilegal israelí y de violenta represión al pueblo palestino, la situación en la Franja de Gaza y Cisjordania empeora cada día para la población civil que es despojada de sus territorios ancestrales y sufre la escasez producida por los bloqueos de Tel Aviv.

En la actualidad, la creación y reconocimiento del Estado palestino es uno de los pendientes de más larga data en Naciones Unidas, aunque desde hace 70 años ya existe un Estado de Israel.

Desde 2012, Palestina es reconocida como un Estado observador no miembro de la ONU gracias a una resolución de la Asamblea General, adoptada con 138 votos a favor, 41 abstenciones y 9 votos en contra.

En 2018, la decisión unilateral de Washington de nombrar a Jerusalén como capital de Israel y trasladar allí su embajada, disparó las tensiones en la zona y ello dejó un alto saldo de víctimas entre los palestinos, debido al uso letal de la fuerza por parte de Israel.


Prensa Latina

 
Prensa Latina