3
Publicado el 15 Julio, 2019 por María Victoria Valdés Rodda en Mundo
 
 

TURQUIA: Sin tregua ni cuartel contra el terrorismo

Por MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

Cientos de miles de personas salieron a las calles de Ankara y Estambul para rendir homenaje a las víctimas del 15J de 2016 (www.dw.com)
Cientos de miles de personas salieron a las calles de Ankara y Estambul para rendir homenaje a las víctimas del 15J de 2016 (www.dw.com)

El pueblo no olvida, no perdona la afrenta de quienes intentaron con metralla y bombardeos a las sedes gubernamentales, retrotraer la senda de paz y democracia asumida por Recep Tayyip Erdogan. El propio presidente vio peligrar su vida. Cientos de miles de personas salieron a las calles de Ankara y Estambul para rendir homenaje a las víctimas del 15J de 2016: 240 fallecidos y más de dos mil 200 personas resultaron heridas.

En Cuba, la misión diplomática turca convocó a la prensa y expuso las acciones emprendidas para neutralizar y frenar eventuales intentos de Golpe de Estado de parte del grupo terrorista Fethullah (Feto). “El atentado del 15 de julio reveló la gran amenaza que representa el grupo terrorista Fethullah (Feto) para nuestro estado. El pueblo turco se opuso a esta horrible amenaza, y demostró al mundo con valentía que no reconocía ningún poder sobre su voluntad y que estaba dispuesto a sacrificar sus vidas para proteger su estado y su sistema democrático”, declaró en La Habana, la embajadora de la nación euroasiática, Berris Ekinci.

La diplomática abordó el conjunto de medidas que aplica su país en la lucha contra Feto, tanto dentro como fuera de Turquía. Enfatizó que esto constituye una prioridad de Estado. Asimismo explicó que “sobre la base del estado de derecho los autores del intento de golpe han sido llevados ante la justicia. Se ha revelado la estructura organizativa de Feto dentro de las instituciones gubernamentales, iniciándose procedimientos administrativos y judiciales contra sus miembros”.

Señaló que “ha sido desmantelada la estructura estatal paralela. También se han frustrado los intentos de Feto de extenderse a todas las áreas de la economía a través de sus entidades particularmente en los sectores de la educación, los medios de comunicación, y del banco”.

Berris Ekinci puntualizó que “a medida que se fueron produciendo estos cambios Feto ha experimentado una importante transformación: ha perdido su columna vertebral en Turquía; trata ahora de sobrevivir haciendo uso de su estructura en el extranjero por lo tanto la lucha contra esa organización terrorista fuera del país ha ganado en importancia”.

La embajadora de la nación euroasiática, Berris Ekinci, abordó el conjunto de acciones que realiza su país en la lucha contra la organización terrorista Feto, tanto dentro como fuera de Turquía. (MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA)
La embajadora de la nación euroasiática, Berris Ekinci, abordó el conjunto de acciones que realiza su país en la lucha contra la organización terrorista Feto, tanto dentro como fuera de Turquía. (MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA)

Por tal motivo “la lucha contra la estructura de Feto en otros países ha sido una de las prioridades del Ministerio de Asuntos exteriores de Turquía. El objetivo de nuestros esfuerzos es demostrar y probar que Feto también representa una amenaza para la seguridad de otros países en los cuales se mantiene activo. Además, hemos tomado medidas administrativas e iniciado procedimientos oficiales para limitar el espacio de auge de la organización terrorista Feto en el extranjero, para impedir que sus miembros transfieran dinero y escapen de la justicia”, dijo.

Casi al término de su intervención la embajadora recalcó que “lo más importante es que la comunidad internacional comprenda gradualmente que Feto no es un movimiento social que se dedica a actividades educativas y de caridad, que es la forma en que trata de presentarse, sino que más bien se trata de una organización oscura, insidiosa con ambiciones políticas y económicas”.

Entonces “mientras muestra una limitación en su movilidad visible de red mundial, Feto, se esfuerza por inventar historias, recurriendo a noticias infundadas a través de sus medios de comunicación. También intenta fortalecer la cooperación con los círculos hostiles a Turquía mediante el uso de métodos de relaciones públicas”.

Indicó que esos esfuerzos “por eliminar completamente las estructuras de Feto en el extranjero constituyen una lucha a largo plazo. El gobierno de Turquía mantendrá resueltamente sus esfuerzos en ese sentido”.

Por último agradeció al gobierno de Cuba “por el apoyo que sobre el tema nos ha brindado. Turquía y Cuba son dos países que se oponen enérgicamente a la injerencia extranjera y al terrorismo”, expresó.

Estados Unidos tras bambalinas

Sobre el fallido golpe de Estado en Turquía se sopesan varias hipótesis. Una de ellas involucra a la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, la tristemente célebre CIA, que mantiene en su nómina desde 1998 al clérigo Fetulá Gülen, líder en la sombra del terrorismo islámico, quien es visto por el analista político William Engdahl como la fuerza oculta de Feto.

El exjefe del departamento de inteligencia del Estado Mayor turco, Hakki Pekin, en una entrevista a la revista digital rusa Sputnik subrayó que es probable que Estados Unidos fuera informado con antelación sobre el intento de golpe de Estado. “Al menos sus servicios especiales lo sabían”, dijo a pocas horas del suceso. Desde entonces las relaciones con Washington se han deteriorado máxime la postura radical turca con respecto a su soberanía nacional así como por su creciente papel en la resolución de conflictos regionales y de alcance mundial como son sus cada vez mejores relaciones con Venezuela y Rusia.

“Ankara acusó a EEUU de organizar el golpe, tras lo cual creció el grado de antiamericanismo entre la sociedad turca. Cada vez más y más intelectuales turcos, que son los encargados de modelar el discurso político del país, abogan por una política más independiente, subrayó a RT el politólogo Alexandr Sotnichenko. 

Otro elemento que ha tensado más las relaciones bilaterales está estrechamente vinculado con Andrew Brunson, pastor evangélico, con 20 años viviendo en Turquía, donde había solicitado un permiso de residencia permanente. Sin embargo, las autoridades turcas lo arrestaron bajo la acusación de espía. Al final, en octubre del año pasado, una corte de Turquía liberó Brunson, quien permanecía bajo arresto domiciliario en la provincia de Izmir, acusado de cometer delitos graves.

Esta circunstancia pareció incomodarle a Donald Trump, quien el 17 de mayo anunció que retiró a Turquía del Sistema Generalizado de Preferencias (GSP). La nación euroasiática se beneficiaba del Programa desde 1975, cuando Gerald Ford ideó este sistema que permite la entrada libre de impuestos de miles de productos a ciertos países en desarrollo.
La justificación dada por Trump se asienta en el criterio de que Turquía ya no debe ser designada como un país beneficiario del GSP: “ En concreto, en las cuatro décadas y media desde la designación de Turquía como un país en desarrollo beneficiario del GSP, la economía turca ha crecido y se ha diversificado”, ha dicho.

Sin embargo, tal actitud levanta suspicacia y el asunto trasciende un episodio de color en torno al clérigo evangelista. La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, ha negado que el incremento de los aranceles de Estados Unidos al acero y al aluminio de Turquía esté relacionados con que ese país detuviera al pastor norteamericano.

Los S-400: los misiles de Rusia con los que Turquía desafía a Estados Unidos. (www.bbc.com)

Y en ese punto coincidimos: lo esencial radica en que Turquía da pasos de gigante como potencia media regional por camino propio. Por ejemplo, este 12 de julio, Ankara notificó públicamente que el primer cargamento con partes del avanzado sistema de defensa antiaéreo ruso S-400 ya se encontraban en el país.

A una pregunta de Bohemia al respecto, la embajadora la República de Turquía en Cuba, señora Berris Ekinci señaló que Turquía es soberana y por tal motivo no admite injerencia en sus asuntos internos con lo que mantiene vínculos comerciales con el país que considere pertinente, en este caso Rusia. A la interrogante de si se había filtrado información sobre represalias yanquis, la funcionaria descartó algo semejante de momento.

No obstante, voces expertas, indican que los integrantes de la Administración Trump han elegido uno de los tres conjuntos de medidas detallados en la Ley para Contrarrestar a los Adversarios a través de Sanciones (CAATSA, por sus siglas en inglés), sin especificar cuál. Patrick Shanahan, el secretario de defensa de Estados Unidos, declaró que: “La compra de los S-400, por parte de Ankara, obstaculizarían la cooperación con Estados Unidos y con la OTAN”.

Además Shanahan, informó que los pilotos turcos que estaban en periodo de instrucción para operar el F-35 finalizarán el 31 de julio y que Turquía será retirada del programa de construcción del F-35. Estados Unidos ya está buscando otros socios para producir las más de 900 piezas que actualmente producen las compañías turcas.

Turquía es un increíble paraje cultural, natural, y de influencia política y económica no solo en la península de Anatolia y Tracia, en la zona de los Balcanes, sino en la región de Oriente Medio y en el mundo, de ahí la relevancia de recordar el 15J, claro componente desestabilizador.

Si el golpe de estado hubiese triunfado habría habido un baño de sangre, y quizás una Turquía inestable habría añadido todavía más incertidumbre de un Oriente Medio siempre inflamable. Pero para tranquilidad colectiva, y tal como ha manifestado el director del Centro de Estudios de Oriente Próximo de San Petersburgo, Gumer Isáev, “Erdogan tiene un gran apoyo. Y contará con esa confianza durante mucho tiempo”.

El 16 de abril de 2017, Turquía celebró un referendo donde el 85 por ciento de la población fue a ejercer su derecho al voto, y más del 51 por ciento dio el visto bueno a las reformas constitucionales, lo cual indica que la estabilidad nacional tiene continuidad y que no habrá intentos de golpe de estado ni terrorismo que valga.

Cuba y Turquía

La visita del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en 2015 a Cuba, y la del ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, a Ankara en 2017, dieron un importante impulso a los vínculos entre ambas naciones.

‘Nuestros países consideran que existen grandes potencialidades para la cooperación en aéreas como la salud, la agricultura, el transporte, el turismo, la construcción y la energía’, afirmó Berris Ekinci a Prensa Latina.

Entre 2015 y 2017 casi se triplicó la cantidad de turistas turcos que viajaron a Cuba debido al incremento de los vuelos directos a esta nación caribeña.

Además, destacó que la compañía Turkish Airlines planea aumentar la frecuencia de sus viajes a La Habana de tres por semana a cuatro. Recordó que, como resultado de un acuerdo entre la Unión Eléctrica de Cuba y la empresa turca Karadeniz Holding proveyó una central flotante para el suministro de energía.

Y en una muestra de amistad, Turquía se opone a las sanciones bilaterales y extraterritoriales y está en completo desacuerdo con la ley Helms-Burton y la aplicación del título III, expresó la embajadora turca.

Raúl y Erdogán en La Habana/ Trabajadores
(Foto: Trabajadores)

María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda