0
Publicado el 2 Septiembre, 2019 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Golpea a Europa y Asia guerra comercial entre EE.UU. y China

Según Bloomberg, en Asia, Japón, Corea del Sur y Taiwán son las naciones más afectadas por la disputa entre Washington y Beijing. Situación similar sufre el llamado viejo continente, donde la actividad fabril se redujo en los últimos siete meses.
Guerra comercial EE.UU.-China/ PL
Guerra comercial EE.UU.- China/ PL

Washington, 2 sep (Prensa Latina) El sector industrial de Europa y Asia está en crisis por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que amenaza con empeorar por la entrada en vigor de nuevos aranceles, coincidieron hoy expertos.

El marcado deterioro de las perspectivas del próximo año sugiere que las compañías esperan una situación más dura, comentó Chris Williamson, economista jefe de negocios de IHS Markit.

Por su parte, la agencia de noticias Bloomberg destacó que en ambas regiones continúa en picada el índice de gerentes de compras.

El deterioro de ese dato aumenta la presión sobre las autoridades asiáticas para incrementar su respaldo a políticas que estimulen la economía, consideró.

La perspectiva de crecimiento global es la más baja desde la crisis financiera de hace una década, por lo cual los bancos centrales comenzaron a reducir las tasas de interés, subrayó la fuente.

Según Bloomberg, en Asia, Japón, Corea del Sur y Taiwán son las naciones más afectadas por la disputa entre Washington y Beijing.

Situación similar sufre el llamado viejo continente, donde la actividad fabril se redujo en los últimos siete meses.

Recientemente un estudio del Instituto Kiel para la Economía Mundial, en Alemania, resalta que la Unión Europea, Canadá y México podrían estar sufriendo más las consecuencias de la guerra comercial que esos dos países.

La interconexión de las cadenas de suministro internacionales provoca que el conflicto sea más costoso para los socios comerciales de Washington y Beijing, apunta.

Esto se debe a que los productos sujetos a aranceles de importación a menudo se procesan como bienes intermedios y luego se exportan a otros lugares, lo que resulta en productos finales más caros, precisa.

EE.UU. y China se aplican más aranceles

Barco, grùas, contenedores/ PL
(Foto: prensa-latina.cu)

Más de dos tercios de los productos que Estados Unidos importa desde China reciben ahora aranceles más altos, con la aplicación desde este domingo de una nueva ronda de tarifas aprobada por el presidente Donald Trump.

En otra escalada de la guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo, el mandatario republicano puso en vigor este domingo gravámenes de un 15 por ciento sobre mercancías chinas valoradas en 112 mil millones de dólares al año. 

Tal alza tarifaria se une a los aranceles del 25 por ciento que ya se imponen desde hace meses a bienes de la nación oriental estimados en 250 mil millones de dólares al año, los cuales Trump amenazó con incrementar al 30 por ciento a partir del próximo 1 de octubre. 

Según estimados de expertos y medios de prensa, la mayor diferencia de esta ronda de gravámenes con relación a las implementadas anteriormente es que los nuevos impuestos deben tener un impacto mucho mayor sobre los consumidores norteamericanos, algo que el jefe de la Casa Blanca se niega a reconocer. 

Entre los productos gravados este domingo se incluyen muchos de gran demanda como relojes inteligentes, televisores, zapatos, ropa, pañales, artículos deportivos, carne y productos lácteos.

Por primera vez desde que Trump lanzó su guerra comercial, los hogares estadounidenses enfrentan aumentos de precios, porque muchas empresas dicen que se verán obligadas a transmitir a los clientes los costos más altos que pagarán por las importaciones, reportó la agencia estadounidense Associated Press.

En ese sentido, la firma financiera J.P.Morgan señaló que la nueva ronda arancelaria se centra en el consumidor y le costará a las familias norteamericanas un promedio de mil dólares al año.

A ello se une que más de 160 grupos industriales han condenado estas tarifas y la escalada en el enfrentamiento comercial, en tanto más de 30 por ciento de las empresas estadounidenses están culpando a los aranceles por las decepcionantes ganancias del segundo trimestre del año, según un análisis de la compañía financiera Wells Fargo.

Trump, quien dice que su agresiva política responde a supuestos robos de propiedad intelectual y otras prácticas negadas por Beijing, y quien quiere disminuir el déficit comercial de su país con el gigante asiático, insiste en que el peso de los aranceles recae sobre China. 

Pero economistas sostienen que los costos de los gravámenes van a las empresas y los consumidores norteamericanos, algo que la administración pareció reconocer indirectamente, porque decidió retrasar hasta el 15 de diciembre la imposición de tarifas a algunos artículos muy demandados en la etapa de compras navideñas.

También este domingo China comenzó a aplicar aranceles adicionales cinco y 10 por ciento a mercancías estadounidenses valoradas en 75 mil millones de dólares al año, en reciprocidad por la acción de Washington. 


Prensa Latina

 
Prensa Latina