0
Publicado el 28 Septiembre, 2019 por Victor Manuel González en Mundo
 
 

Bruno Rodríguez Parrilla en ONU

No nos arrancarán ni una sola concesión (+Video)

 Necesitamos otras formas de pensamiento propio más humanista y alternativo, sentenció el Canciller y subrayó que los ideales que dieron origen a la Revolución Cubana continúan hoy en la gestión del gobierno que preside Miguel Díaz-Canel

 

La agresión económica, por muy dura que sea, las amenazas y chantajes, no nos arrancarán ni una sola concesión, dijo hoy Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, durante su intervención en el período 74 de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas.

Quien conozca la historia de los cubanos en la larga lucha por lograr la emancipación y en la firme defensa de la libertad y la justicia conquistadas, agregó el diplomático en su discurso en el que denunció el incremento cualitativo de medidas criminales no convencionales del gobierno de Estados Unidos contra Cuba.

En sus palabras ante el máximo órgano multilateral, el canciller caribeño denunció los impedimentos para el abastecimiento de combustible, los escollos adicionales al comercio exterior, la persecución a las acciones bancarias y financieras y la limitación a los intercambios y viajes entre ambos pueblos y de los emigrados cubanos en Estados Unidos con sus familias.

Rodríguez Parrilla significó que el bloqueo constituye el principal obstáculo al desarrollo del pueblo cubano y el avance de la actualización de su modelo socialista y que la ley Helms-Burton, de manera descarnada, guía esta conducta agresiva con la imposición de una supuesta primacía de la ley y voluntad política norteamericana.

Agregó que Cada año el gobierno de Estados Unidos destina decenas de millones de dólares del presupuesto federal a la subversión política con el ánimo de confundir y debilitar la unidad de nuestro pueblo.

Rodríguez Parrilla develó ante la AGNU las mentiras de voceros del gobierno norteamericano, con eco en el brasileño, sobre la supuesta presencia de militares cubanos en Venezuela y el intento de denigrar el programa de cooperación médica cubano con países del Sur.

El diplomático significó que a pesar de las actuales circunstancias Cuba no renuncia a la posibilidad de una relación basada en el respeto mutuo y el reconocimiento de las diferencias, lo cual es un deseo del pueblo cubano y de la mayoría de los estadounidenses y cubanoamericanos.

Aclaró que la relación entre Cuba y Venezuela se basa en el respeto mutuo y la verdadera solidaridad y llamó a la comunidad internacional a tomar conciencia de los hechos contra el pueblo venezolano y reclamar el cese de medias coercitivas unilaterales, rechazar el uso de la fuerza y alentar el diálogo respetuoso.

El Canciller alertó sobre la amenaza a la paz y seguridad regional con la pretensión de Estados Unidos y un puñado de países de reactivar el TIAR y la Doctrina Monroe, lo que calificó de un retroceso histórico.

Denunció los fines electorales de los sucesivos ataques al socialismo del presidente de Estados Unidos, con lo cual ignora o pretende ocultar que el capitalismo neoliberal es responsable de la creciente desigualdad económica y social que hoy sufren, incluso, las sociedades más desarrolladas; y que, por su naturaleza, este fomenta la corrupción, la marginalización social.

Rodríguez Parrilla denunció la grosera persecución contra líderes políticos y movimientos populares y sociales, mediante campañas de calumnias y procesos judiciales escandalosamente manipulados y políticamente motivados.

En sus palabras, el representante de la diplomacia cubana subrayó la solidaridad de la Mayor de las Antillas con Nicaragua, las naciones del Caribe, Puerto Rico y su lucha por la independencia, el legítimo reclamo de soberanía de Argentina sobre las islas Malvinas, la libre autodeterminación del pueblo palestino y saharaui y la situación de Siria, Irán y la República Popular Democrática de Corea, sometidos a sanciones unilaterales.

Rodríguez Parrilla denunció que Estados Unidos avanza proyectos de militarización del espacio ultraterrestre y del ciberespacio, así como el empleo encubierto e ilegal de las tecnologías de la información y las comunicaciones para agredir a otros Estados.

El ministro dijo que Cuba apoya, con admiración, el llamado de las recientes marchas de estudiantes y jóvenes contra el cambio climático y aseguró que los patrones irracionales e insostenibles de producción y consumo, y la creciente e injusta concentración de la riqueza son la principal amenaza al equilibrio ecológico del planeta. No habrá desarrollo sostenible sin justicia social, dijo.

En sus palabras denunció la corrupción de los gobiernos y sistemas electorales y la creciente influencia de grupos corporativos en gobiernos, parlamentos e instituciones y llamó a una gobernanza democrática del Internet.

Rodríguez Parrilla manifestó el rechazo a la politización de los derechos humanos por parte de Estados Unidos y citó varios ejemplos de cómo en ese país se violan estas garantías universales a la par que subrayó el compromiso de Cuba con el ejercicio de todos los derechos para todos los pueblos y personas.

Necesitamos otras formas de pensamiento propio más humanista y alternativo, sentenció el Canciller quien citó a José Martí y Antonio Maceo y subrayó que los ideales que dieron origen a la Revolución Cubana que defendieron estos próceres continúan hoy en la gestión del gobierno que preside Miguel Díaz-Canel, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

 


Victor Manuel González

 
Victor Manuel González