0
Publicado el 13 Septiembre, 2019 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Venezuela denuncia ante ONU impacto de sanciones y reitera derecho a defender su soberanía

 Ginebra, 13 sep (Prensa Latina) El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, denunció hoy el impacto de las medidas coercitivas implementadas por Estados Unidos con el fin de asfixiar la economía de la nación sudamericana.

En rueda de prensa ofrecida desde la sede de la Organización de las Naciones Unidas en esta ciudad, el ministro enfatizó que la imposición de nuevas sanciones por parte de Washington contra Caracas busca generar las condiciones para crear una crisis humanitaria y luego justificar una agresión militar.

Subrayó que altos voceros de la administración de Donald Trump “han sido claros en que el objetivo es ahorcar la economía venezolana”; el objetivo, dijo, es ocasionar descontento en el pueblo venezolano para forzar el cambio de régimen mediante la intervención de otros actores.

“El impacto de las sanciones contra Venezuela, contra su industria petrolera sólo pueden verse en un país que viva una guerra convencional”, aseveró el titular de Relaciones Exteriores.

Tras reconocer como presidente encargado de Venezuela al diputado opositor Juan Guaidó, en un acto de usurpación calificado por el ejecutivo venezolano de intento de golpe de Estado, el gobierno de Estados Unidos recrudeció desde enero de 2019 las acciones de asfixia económica contra el país sudamericano.

A las sanciones contra la industria petrolera y el comercio de oro, el mandatario estadounidense emitió a comienzos de agosto una orden ejecutiva que condujo al embargo total de todos los activos y bienes venezolanos en territorio norteamericano, entre otras acciones punitivas.

En tal sentido, Arreaza recordó el informe emitido por el relator especial de la ONU para medidas coercitivas unilaterales Idriis Jazairy, quien reconoció que Venezuela resultó víctima de tales mecanismos de coacción desde hace más de una década.

Asimismo, el canciller ratificó el compromiso del gobierno y del presidente Nicolás Maduro con los organismos e instancias de las Naciones Unidas.

Derecho a defender la soberanía ante una posible agresión

Canciller Arreaza en ONU-Ginebra
(Foto: Twitter Cancillería Venezuela)

El canciller de Venezuela también reiteró hoy el derecho de su país a defenderse y preservar la soberanía ante una posible agresión procedente de Colombia, y al mismo tiempo aseguró que la nación bolivariana desea la paz y está en contra de más grupos paramilitares.

Arreaza ratificó que las únicas oportunidades en que hubo contacto con líderes de la guerrilla fueron autorizadas por el entonces presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

Mostró a la prensa internacional los mapas y fotos de los lugares en Colombia donde entrenan grupos paramilitares para atacar a Venezuela, bajo el amparo del Gobierno neogranadino.

‘Es nuestro derecho realizar los ejercicios militares, nosotros nos defendemos de las amenazas que vienen de Colombia con falsos positivos’, manifestó al respecto el canciller.

Enfatizó también en que la nación sudamericana no violaría el territorio de ningún país hermano, por lo que los ejercicios militares no son de ninguna manera una provocación; ‘es nuestra obligación constitucional el despliegue militar para proteger nuestro territorio’, afirmó.

Los ejercicios militares Venezuela Soberanía y Paz comenzaron el pasado 10 de agosto y se extenderán hasta el 28 próximo por instrucción del presidente Nicolás Maduro para resguardar y preservar la seguridad en la línea fronteriza con Colombia.

Ante las amenazas de una posible agresión militar desde la nación neogranadina, Maduro declaró el pasado 3 de septiembre el estado de alerta naranja (intermedia, por el nivel de peligro) en los estados fronterizos con el vecino país.

El mandatario colombiano, Iván Duque, acusó al ejecutivo bolivariano de supuestos nexos con el regreso a las armas de un grupo de exguerrilleros de las otrora Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo.

Venezuela calificó de insólitas las pretensiones del presidente colombiano de desplazar hacia terceros países y terceras personas, su exclusiva responsabilidad en el planificado desmontaje del proceso de paz y el incumplimiento de los compromisos asumidos y firmados por el Estado colombiano ante el mundo y su pueblo.

Venezuela rompió relaciones diplomáticas con Colombia en febrero de 2019, tras denunciar las reiteradas agresiones provenientes del vecino país, y en medio de los graves sucesos acontecidos en el estado de Táchira, asociados al fracasado intento de la oposición de ingresar ayuda humanitaria con apoyo de las autoridades de Bogotá y Washington.


Prensa Latina

 
Prensa Latina