0
Publicado el 1 Octubre, 2019 por Prensa Latina en Mundo
 
 

En el aniversario 70 de la RPCH

La amistad de China y Cuba trasciende sus 59 años de relaciones ininterrumpidas

'Como dijera el presidente Xi Jinping, China y Cuba son dos naciones amigas, hermanas y compañeras (...) llegamos al nuevo aniversario con un cúmulo elevado de vínculos en todas las esferas que indican el carácter estratégico de estas relaciones'

ACN FOTO/Abel PADRÓN PADILLA

Por Yolaidy Martínez *    Foto: Lonny J. López (Prensa Latina)

Beijing.-  Cuba y China arribaron a 59 años de relaciones ininterrumpidas con nuevos bríos en su amistad forjada por la causa socialista, y voluntad para mantener el apoyo recíproco y la cooperación mutuamente beneficiosa en lo político y socioeconómico.

La efemérides este 2019 estuvo marcada por acontecimientos relevantes para ambas partes: los aniversarios 60 de la Revolución cubana y el 70 de la fundación de la República Popular China.

Medalla de la Amistad China a Raúl estregada por Xi Jinping a embajador cubano/ PL

(Collage de Prensa Latina)

En el contexto de este último acontecimiento, el Gobierno de la nación oriental otorgó la Medalla de Amistad al primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro, gesto valorado como la reafirmación del excelente estado de unos vínculos de referencia mundial entre países en desarrollo.

Tras recibirla de manos del presidente Xi Jinping, el embajador cubano aquí, Miguel Ángel Ramírez, dijo a Prensa Latina que se trata de un premio a la fraternidad tradicional y el reconocimiento del pueblo chino al aporte del dirigente caribeño al desarrollo fluido y ascendente de las relaciones bilaterales.

‘Pienso que precisamente el hecho de ser protagonista especial durante 59 años de la promoción de los vínculos es lo que ha llevado al Gobierno y el Partido Comunista de China a otorgar esta distinción’, indicó.

Estoy convencido -amplió- que de estar vivo el comandante Fidel Castro también la hubiera recibido por ser el líder visionario que impulsó el establecimiento de los nexos el 28 de septiembre de 1960 y su avance sostenido.

El diplomático aseguró que el momento actual entre ambos territorios socialistas es excelente y hay buen futuro por delante, pero para ello antes se trabajó duro a fin de consolidar los intercambios en múltiples campos, dígase económico, el diálogo político, comercial, cultural y el contacto pueblo a pueblo.

‘Como dijera el presidente Xi Jinping, China y Cuba son dos naciones amigas, hermanas y compañeras (…) llegamos al nuevo aniversario con un cúmulo elevado de vínculos en todas las esferas que indican el carácter estratégico de estas relaciones’, acotó.

Respecto a la connotación de las visitas de Ernesto Che Guevara poco después de instaurarse los lazos, Ramírez rememoró que se reunió aquí con Mao Zedong y firmaron los primeros acuerdos en momentos de guerra fría y bajo la amenaza de la suspensión de la cuota azucarera por parte de Estados Unidos.

‘Una de las tareas esenciales del Che era buscar mercado para la azúcar cubana, lo cual consiguió en este país. Siempre fue un líder político de una visión abierta y veía al modelo chino de manera interesante, siempre investigando lo que era positivo y podía servir de experiencia’, precisó.

Durante su segunda visita en febrero de 1961 sostuvo intercambios con más dirigentes de la época y pudo así consolidar el progreso de los vínculos en un periodo complejo.

‘La visión que hay en China de Che Guevara es muy positiva. Cualquier autoridad china y los jóvenes recuerdan la imagen del Che, todavía viene a la embajada la traductora que tuvo en 1960 cuando recorrió la universidad de Beijing’, puntualizó.

Sobre el presente, el Embajador comentó que la Isla se integró formalmente al proyecto de la Franja y la Ruta el año pasado cuando viajó aquí el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, pero desde su surgimiento le dio la bienvenida y la valoró como una nueva forma de globalización de beneficio compartido.

La definió como una posibilidad de acercar a distintos pueblos del mundo mediante múltiples proyectos de infraestructura, conectividad digital, transportación y energías renovables que son de mucha utilidad para Cuba.

También destacó la posición privilegiada de Cuba en el Caribe, lo cual podría aprovecharse para ampliar la iniciativa china hacia otros estados de la región en lo referido a la conexión marítima.

Ramírez recordó que los consensos y acuerdos sellados entre Xi y Díaz-Canel en 2018 ya empiezan a entrar en funcionamiento y recientemente su país recibió un donativo del gobierno asiático de 800 millones de yuanes (112 millones de dólares) para distintas esferas de la economía.

‘Ello es una muestra palpable de la amistad permanente y el compromiso chino de contribuir al desarrollo de Cuba ahora y en el futuro’, comentó.

El diplomático informó de los planes de realizar acciones hasta 2020 para destacar aun más los 60 años de las relaciones bilaterales.

Mencionó el énfasis puesto en el contacto pueblo a pueblo, el alza del turismo chino a la isla y el intercambio cultural, en este último sector evidenciado con las presentaciones exitosas del Ballet Nacional de Cuba y las exposiciones de la pintora Flora Fong y su hijo Li Domínguez.

Finalmente, el Embajador remarcó el buen momento de los lazos, agradeció el respaldo recibido de las autoridades locales durante su mandato que casi termina y abogó porque con su sucesor las dos naciones den más pasos en favor de consolidar la amistad.

Aunque los vínculos se oficializaron en 1960, desde mucho antes la historia unió los destinos de ambos pueblos con la llegada a la isla de casi 150 mil culíes del gigante asiático que -junto a los aborígenes, españoles y africanos- contribuyeron a forjar allí una diversidad cultural única e incomparable.

China es el segundo socio comercial de Cuba y uno de los principales destinos de las exportaciones nacionales de bienes, mientras el volumen mercantil en ambas direcciones en 2017 rondó los dos mil millones de dólares.

La cooperación es dinámica y multifacética, con destaque en áreas como la formación de recursos humanos, las energías renovables y la biotecnología.

‘China y Cuba son un paradigma para la cooperación de países en desarrollo. Nuestra amistad y relaciones pasan de generación en generación con una renovada vitalidad. En 59 años beneficiaron a ambos pueblos y jugaron un papel en el fomento de la paz, el desarrollo y la estabilidad regional’, aseguró recientemente el vicecanciller Zheng Zeguang.

Asimismo, recordó el respaldo mutuo en temas sensibles, la defensa conjunta de los respectivos intereses y la justicia internacional, así como el rechazo a la hegemonía.


Prensa Latina

 
Prensa Latina