0
Publicado el 19 Octubre, 2019 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Pide libertad plena

No aceptará régimen semiabierto el expresidente brasileño Lula DaSilva

Reiteró que permanecerá en prisión para defender su honor y continuar con las apelaciones, al argumentar que Moro era sospechoso de ser parcial al juzgar su caso y hubo una colusión para condenarlo, arrestarlo y sacarlo de las elecciones de 2018.

(Foto: prensa-latina.cu)

La defensa del expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, quien cumple prisión política desde el 7 de abril de 2018, descartó oficialmente ante la justicia el régimen semiabierto para el miembro del Partido de los Trabajadores y pidió su libertad plena.

“El expresidente reafirmó que no acepta la solicitud del Ministerio Público para la progresión de la pena (régimen semiabierto), porque buscará su plena libertad, su inocencia y el reconocimiento de que no ha cometido ningún delito”, expresó el abogado Cristiano Zanin Martins, tras reunirse hoy con Lula en la sureña ciudad de Curitiba.

Precisó que el recurso presentado este viernes tiene como base una cautelar, en la cual el Supremo Tribunal Federal -STF-, instituye que el caso Lula no puede ser motivo de ninguna deliberación hasta que la corte superior no se pronuncie acerca de un recurso sobre la evidente parcialidad del exjuez y ministro de Justicia, Sérgio Moro.

Insistió en que la expectativa de la defensa es por el juicio en el STF del habeas corpus sobre Moro y su arbitrariedad en el caso del apartamento triplex en Guarujá (Sao Paulo) y la consecuente anulación de la sentencia.

De acuerdo con el fundador del Partido de los Trabajadores, la solicitud de cambio de régimen que surgió de una carta enviada a los tribunales por 15 fiscales de la Lava Jato sería otra maniobra de la operación que lo puso en prisión.

Aclara Lula en todo momento que solo quiere salir de la cárcel “con un ciento por ciento de su inocencia probada”.

Reiteró que permanecerá en prisión para defender su honor y continuar con las apelaciones, al argumentar que Moro era sospechoso de ser parcial al juzgar su caso y hubo una colusión para condenarlo, arrestarlo y sacarlo de las elecciones de 2018.

Tienen una investigación mentirosa, cargos de fiscales mentirosos y sentencias mentirosas, afirmó y agregó que las mismas personas que mintieron sobre él, y porque ahora el escenario político ha cambiado, proponen que fuera a su casa con el premio de la progresión de la sentencia.
“Y no quiero que el castigo progrese, quiero mi inocencia”. “Quiero que juzguen los méritos de mi caso. Punto”, recalcó el expresidente durante una reciente entrevista con la cadena portuguesa RTP.

Con información de Prensa Latina

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital