1
Publicado el 12 Octubre, 2019 por Lázaro Barredo Medina en Mundo
 
 

Venezuela enfrenta la maldad

Ni los gurús políticos, ni las agresiones y provocaciones mellan la resistencia bolivariana
Marco Rubio en venta

“Yo estoy en venta. Llamar a Marco Rubio”. (Foto: frenteantimperialista.org)

Por LÁZARO BARREDO MEDINA

El senador Marco Rubio, cual gurú del marketing que trata de dejar satisfechos a sus clientes, sigue haciendo presagios sobre Venezuela, para captar el apoyo financiero de la comunidad escuálida que vive en Doral, Florida.

Hace siete meses presagió un final sangriento para el presidente Nicolás Maduro. Tras navegar de fracaso en fracaso la brutal agresión yanqui contra ese hermano pueblo, ahora predice que las autoridades bolivarianas “no tienen ningún tipo de salvación y no pueden ser ayudados ni por los chinos, los rusos, Cuba mucho menos”, por lo que espera que en algún momento la presión sobre el régimen genere cambios.

La ironía de esta historia es que el flamante senador se llena la boca para tildar de mafiosos a los gobernantes venezolanos, como si no se supiera que él entró en la vida pública estadounidense con un profundo agujero financiero hasta que lo llevaron al restaurante Tropical en Hialeah y allí fue aupado por un viejo grupo de acaudalados empresarios de la mafia cubanoamericana interesados en las maniobras políticas. No pocos de ellos estuvieron vinculados y beneficiados con las operaciones terroristas contra Cuba.

De todas formas, no se puede echar en saco vacío tanta palabrería viniendo de alguien que se codea con los actuales gestores de la fuerte línea en Washington, quienes en los últimos días arrecian más la agresión, sobre todo cuando se han reforzado las alianzas y se elaboran planes de cooperación a largo plazo y de carácter estratégico que definan al menos hasta el año 2030 las relaciones económicas, comerciales, científicas, tecnológicas y culturales con Rusia, China y otras naciones.

Donald Trump brama de tanta impotencia. Sigue aplicando medidas unilaterales y extraterritoriales. Esta vez son multas millonarias a bancos que prestan servicios a Venezuela, para limitar las relaciones y aperturas de cuentas internacionales.

Junto con ello, las agencias estadounidenses se disponen a fortalecer la subversión. La Usaid (la famosa agencia para el “desarrollo”) acaba de otorgar 116 millones de dólares para “ayudar” a la “sociedad civil” de Venezuela, a medios independientes, asociaciones dedicadas a supervisar elecciones y otros grupos. Mientras tanto, siguen creándose las condiciones para la agresión. El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, denunció que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) ha detectado un total de 112 aeronaves de Estados Unidos haciendo actividades “de exploración, detección y seguimiento” en el país sudamericano.

Y los pretextos circundantes van en aumento. Se derrama petróleo en las playas brasileñas y Jair Bolsonaro sospecha que es algo provocado por Caracas. Se crea en Ecuador una ola de protestas con grandes manifestaciones de desaprobación social y el presidente Lenín Moreno culpa a Nicolás Maduro. En la frontera colombiana se fabrican falsos positivos para ocultar que es de Colombia de donde vienen la violencia, el tráfico de drogas, de combustible, los grupos armados de todo signo, el secuestro y otros numerosos delitos; pero el mandatario Duque culpa a Venezuela de proteger su frontera con una gran movilización militar.

Venezuela, entretanto, enfrenta tanta maldad y labra con heroísmo su resistencia, la búsqueda de la paz y la concordia.


Lázaro Barredo Medina

 
Lázaro Barredo Medina