0
Publicado el 3 Noviembre, 2019 por ACN en Mundo
 
 

“Una nueva ola antineoliberal se levanta”, Nicolás Maduro

Recordó que fue en la Cuba revolucionaria y en el propio Palacio de Convenciones de La Habana que se gestó la primera respuesta al modelo neoliberal, aquellas épicas batallas contra la deuda externa de los países en desarrollo, lideradas por Fidel, en un esfuerzo por despertar al mundo e iluminar el camino
“Una nueva ola antineoliberal se levanta”, Nicolás Maduro.

Foto: prensa-latina.cu

Por MARÍA ELENA ÁLVAREZ PONCE

Nicolás Maduro Moros, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, afirmó hoy, en la clausura del Encuentro Antimperialista de Solidaridad, por la Democracia y contra el Neoliberalismo, con sede en La Habana, que una nueva y potente ola antineoliberal se levanta en América Latina y el Caribe.

Para el Comandante en Jefe de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz, fueron las primeras palabras de Maduro, quien al celebrar la presencia en la sesión final del General de Ejército Raúl Castro, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, aseguró: “Donde está Raúl, está Fidel”.

En su discurso repasó, con visión de futuro, el pasado y presente de la región, y en ese recuento estuvo, claro está, el Comandante Fidel, siempre en la primera trinchera de combate, como lo ha estado -recalcó- en la inteligencia, la fuerza, el espíritu de esta cita unitaria en La Habana, en busca de alternativas al capitalismo salvaje.

Recordó que fue también en la Cuba revolucionaria y en el propio Palacio de Convenciones de La Habana que se gestó la primera respuesta al modelo neoliberal,  aquellas épicas batallas contra la deuda externa de los países en desarrollo, lideradas por Fidel, en un esfuerzo por despertar al mundo e iluminar el camino.

El Presidente venezolano destacó que resulta emocionante ver al pueblo de Chile rebelarse, porque fue ese país laboratorio y el golpe contra el Presidente-mártir, Salvador Allende representó el comienzo de la aplicación, del modo más brutal, de ese modelo de exclusión, privatización, desigualdad, injusticia y saqueo.

Y no es solo Chile quien despierta, es una insurgencia general de los pueblos contra el Fondo Monetario Internacional y sus recetas, contra el neoliberalismo, significó.

En este viaje en el tiempo, Maduro habló, asimismo, de lo que significó para las izquierdas la caída del Muro de Berlín, el desplome del campo socialista y la desintegración de la Unión Soviética, y destacó que, entonces, también fue Cuba la que mantuvo vivo el fuego, con su ejemplo de resistencia frente a un doble bloqueo y en medio de enormes dificultades y carencias.

Señaló que vino luego una etapa de grandes cambios, que inauguró Venezuela, con la llegada al Palacio de Miraflores de Hugo Chávez Frías y una Revolución Bolivariana profundamente humanista, latinoamericanista, solidaria, llegada para reafirmar que otro mundo sí es posible, que se puede construir un modelo alternativo, una sociedad que garantice los derechos sociales, políticos, económicos, culturales y de todo tipo a todos los seres humanos.

Nuestra región vivió a partir de entonces un momento de esplendor, con la llegada al poder de líderes revolucionarios y progresistas, como Evo Morales en Bolivia, Daniel Ortega en Nicaragua, Néstor Kirchner y Cristina Fernández en Argentina, Lula da Silva y Dilma Rousseff en Brasil, y José Mujica y Tabaré Vázquez, en Uruguay, rememoró.

El golpe de Estado a Manuel Zelaya en Honduras, el golpe parlamentario contra Fernando Lugo, en Paraguay, el impeachment contra Dilma, fueron muy duros golpes, como lo fue la victoria de Macri en Argentina, el encarcelamiento de Lula, para impedirle ganar las elecciones y, sobre todo, la temprana muerte de Chávez, líder indiscutible de este tiempo histórico, afirmó.

A tan compleja situación sumó el acoso a la Revolución Bolivariana, incluso desde la administración de Barack Obama, y el recrudecimiento del genocida bloqueo contra Cuba, y al respecto dijo que han sido duros tiempos, tiempos de férrea resistencia, al cabo de los cuales empieza a configurarse una situación nueva, alentadora.

Mencionó tres frentes de combate abiertos, el primero, los países de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), con Cuba, Venezuela, la Nicaragua sandinista, la Bolivia de Evo Morales, el indio Evo, así lo llamó, que va a resistir y a triunfar, porque tiene el apoyo mayoritario de su pueblo, de Nuestra América y del mundo.

Al anterior sumó un frente progresista, antineoliberal, encabezado por el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y el recién electo Alberto Fernández, en Argentina, y mencionó un tercero, de resistencia y lucha de los movimientos populares, en países como Brasil, Ecuador, Colombia y Chile, que irán abriéndose su propio camino.

Tres frentes, sí, que hay que unir, articular en el discurso y la acción, rompiendo barreras, campañas, conjuras, que tratan de dividirnos para que unos y otros no nos podamos encontrar y hallar juntos el camino, insistió Maduro en este mensaje unitario a los pueblos, apasionado y a la vez reflexivo.

En América Latina y el Caribe somos hermanos de raíz, de sangre, tenemos un destino común, pero ese destino hay que labrarlo y habrá que hacerlo con mucha valentía, como nos enseñaron nuestros próceres y esos dos gigantes, Fidel y Chávez, insistió.

Nuevos aires soplan, tengamos fe y optimismo, que ha llegado el tiempo histórico de las ideas antineoliberales, y tengamos la unión, fuerza y espíritu suficientes para seguir empujando, seguros de la victoria, concluyó el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela.  (ACN).


ACN

 
ACN