0
Publicado el 6 Enero, 2020 por Redacción Digital en Mundo
 
 

Elecciones en Bolivia

Continúa el MAS en primer lugar de las preferencias de los bolivianos

El MAS detenta al menos 20 por ciento de la preferencia de los votantes, aún sin tener definido a su candidato y en medio de la persecución política que sufren sus dirigentes por parte del gobierno de facto.
Regresó Pary a Bolivia

foto: La Tercera

El excanciller Diego Pary expresó en La Paz su satisfación porque el Movimiento Al Socialismo (MAS) continúa en la preferecia del electorado boliviano pese al complejo panorama que vive hoy el país después del golpe de Estado.

Tras acompañar al expresidente Evo Morales en Argentina -donde se encuentra en calidad de refugiado político- Pary retornó a Bolivia para participar en la campaña de cara a las elecciones del próximo 3 de mayo.

El MAS detenta al menos 20 por ciento de la preferencia de los votantes, aún sin tener definido a su candidato y en medio de la persecución política que sufren sus dirigentes por parte del gobierno de facto.

Es decir que ‘todavía sin candidato, sin rostro, sin una imagen, sin una representatividad’ hay un 20 por ciento de apoyo, así que una vez que se defina, ese porcentaje crecerá,

Junto con el líder cocalero Andrónico Rodríguez, el exministro de Economía Luis Arce y el también excanciller David Choquehuanca, Pary se perfila como uno de los posibles candidatos del MAS para las venideras elecciones generales.

El binomio que representará al MAS en la puja electoral será anunciado por Morales el 19 de enero.

Hasta el momento ratificaron sus candidaturas el binomio de Luis Fernando Camacho (Santa Cruz) y Marco Pumari (Potosí), señalados como las caras visibles del golpe de Estado; así como Carlos Mesa y Gustavo Pedraza (de la alianza de derecha Comunidad Ciudadana).

Además, entrarán en el ruedo electoral el pastor de origen surcoreano Chi Hyung Chun y el gobernador de La Paz, Félix Patzi.

El 20 de octubre, Evo logró la victoria con el 47 por ciento de los sufragios con lo cual se aseguraba un cuarto mandato y la permanencia del MAS al frente de los destinos de Bolivia.

Más de una treintena de personas muertas, cerca de 800 heridos y alrededor de mil 500 detenidos dejó la crisis institucional y política que provocó la asonada golpista.

(fuente: Prensa Latina)


Redacción Digital

 
Redacción Digital