0
Publicado el 21 Enero, 2020 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Mijail Mishustin, el reto de la eficiencia

El nuevo encargado del cambio en Rusia

Mishustin tiene ante sí un reto similar al que encontró en 2010, cuando se encargó de poner en orden el Servicio Federal de Impuesto que aplicó un sistema de administración para la recogida de gravámenes, considerado hoy como uno de los mejores del mundo... pero sin dudas, la elección de Putin a favor de Mishustin fue, entre otras cosas, por la necesidad de buscar eficiencia en el cumplimiento de sus llamadas directivas de Mayo y de los proyectos nacionales
Mijail Mishutin, primer ministro de Rusia

(Foto: prensa-latina.cu)

Por antonio Rondón*

Moscú (Prensa Latina). El presidente ruso, Vladimir Putin, esbozó en un discurso ante la Asamblea Federal un programa socio-político. de cuya realización se encargará el nuevo primer ministro Mijail Mishustin, respaldado por la mayoría de los diputados.

Mishustin tiene ante sí un reto similar al que encontró en 2010, cuando se encargó de poner en orden el Servicio Federal de Impuesto que aplicó un sistema de administración para la recogida de gravámenes, considerado hoy como uno de los mejores del mundo.

De ninguna forma se pretende que haga lo mismo con el gobierno, pero sin dudas, la elección de Putin a favor de Mishustin fue, entre otras cosas, por la necesidad de buscar eficiencia en el cumplimiento de sus llamadas directivas de Mayo y de los proyectos nacionales (natsproyect).

Tras sus consultas en la Duma (cámara baja), el recién estrenado jefe de Gobierno, quien aún deberá formar su nuevo equipo, dejó claro que entre las prioridades de su mandato está el cumplimiento del programa propuesto por Putin.

Además, se pronunció por la institucionalización de las reformas, una plataforma digital del estado para su intercambio con la población, eliminar las limitaciones para los empresarios, en contra de las nacionalizaciones y del impuesto escalonado.

La tarea consiste en la preocupación por las familias, aumento del bienestar y de la calidad de vida de los ciudadanos, por lograr un nuevo ciclo de inversiones, mayor desarrollo de la industria militar, sometida a una limpieza financiera y con aporte a la producción civil.

Por otro lado, aunque negó la intención de realizar cambios sustanciales en la Constitución, Putin propuso enmiendas que desembocaron en la renuncia del Gobierno y en el paso a una especie de sistema ‘presidencial-parlamentario’.

El discurso del mandatario ruso ante la Asamblea Federal propuso un programa centrado en aspectos sociales que respondió a la solución del problema demográfico, de atención médica, educación y ayuda a familias de bajos ingresos, en aras de aumentar el ingreso real de la población.

Pero la parte final de la intervención esbozo enmiendas a la Carta Magna que la prensa considera aquí como los mayores desde 1993, cuando se aprobó la Ley Fundamental vigente, pues llevan a una repartición de las prerrogativas de órganos estatales y a cambios en el balance de poderes.

La Duma aprobaría la propuesta de Primer Ministro y las de titulares del ejecutivo, mientras que el Presidente deberá aceptar su veredicto. Además, la designación de los jefes de las llamadas carteras de la fuerza el mandatario la deberá consultar con el senado ruso.

Putin también propuso que el Senado pueda destituir a jueces del Tribunal Supremo (TS) y del Constitucional (TC), en caso de pérdida de prestigio o alguna falta delictiva, y deberá dar visto bueno a los fiscales regionales.

El TC, a su vez, podrá determinar la constitucionalidad de alguna legislación y, en caso necesario, rechazar su aprobación.

La dimisión del ejecutivo dirigido por Dmitri Medveded se produjo luego de una breve consulta con Putin, al término de su intervención.

Para el diario Nezavisimaya Gazeta, el programa social esbozado por Putin deberá ser materializado por el equipo de Mishustin.

MISHUSTIN Y EL PROGAMA SOCIAL DE PUTIN

Putin esbozó en su discurso un programa social para los próximos dos años que le tocará poner en práctica al nuevo gobierno de Mishustin, es decir, obrará con medidas populares, muchas de ellas fruto de pedidos hechos por la población en los encuentros anuales con el Presidente.

Rusia cuenta con 147 millones de personas. Se entra en una etapa demográfica difícil, pues las medidas aplicadas en los 2000 permitieron un crecimiento de la natalidad, pero las familias las forman ahora la reducida generación de la década de 1990, advirtió Putin.

Un indicador clave como la tasa de fecundidad total, es decir, el número de nacimientos por mujer, en 2019 fue de 1.5. En 1943, durante la Gran Guerra Patria, fue de 1.3, aunque es cierto que fue aún peor en la década de 1990, pues en 1999 bajó a 1.16, explicó el mandatario.

Para 2024, se debe llegar a una tasa de natalidad de 1.7. Para ello, se deberá garantizar la capacidad de guarderías, consideró el estadista.

El estado destinó a la construcción de jardines infantiles fondos del presupuesto federal para ayudar a las regiones y crear 255 mil nuevas instalaciones de ese tipo hasta 2021. Para resolver el problema demográfico, es necesario atajar el tema de los ingresos reales. Alrededor del 70-80 por ciento de las familias de bajos ingresos poseen niños, estimó el jefe de Estado.

Las familias, cuyos ingresos no excedan de dos salarios mínimos por encima del nivel de pobreza recibirán pagos mensuales por el primer y segundo hijo. Además, se iniciaron los desembolsos por el tercer hijo o los siguientes en 75 sujetos de la Federación de Rusia, informó.

El jefe de estado propuso proporcionar pagos mensuales para niños de tres a siete años en el caso de familias, cuyos ingresos no excedan un salario digno por persona.

De su lado, el capital de maternidad es de 466 mil 617 rublos (unos siete mil 581 dólares) y debe aumentar otros 150 mil rublos (dos mil 437 dólares).

La familia recibirá el derecho a estos fondos adicionales al capital materno cuando nazca el segundo hijo, mientras se dará el pago sin aumento por el primogénito.

Además, al nacer un tercer bebé, el estado extiende su préstamo hipotecario familiar hasta 450 mil rublos (siete mil 311 dólares).

Respecto a la educación, Putin lanzó la iniciativa de proporcionar comidas calientes gratuitas y de alta calidad a todos los alumnos del primero al cuarto grado en Rusia, mientras que para 2021, las escuelas ya deben tener acceso a la Internet de alta velocidad.

El sistema nacional de crecimiento profesional debería cubrir al menos la mitad de los educadores del país, estimó el jefe de Estado, quien propuso aumentar la cifra de plazas presupuestadas en las universidades, sobre todo, de médicos, maestros e ingenieros en las regiones.

Rusia alcanzó en 2019, por primera vez en la historia, una esperanza de vida superior a los 73 años, ocho años más que en 2000, recordó.

A partir del 1 de julio, se lanzará un programa de modernización de la atención primaria de salud con reparaciones de policlínicos y hospitales, para lo cual se designan 550 mil millones de rublos (ocho mil 935 millones de dólares).

CONSIDERACIONES

Tales propuestas requieren gastos adicionales para ponerlos en práctica. A ello se suma que Putin orientó para 2020 un crecimiento económico al nivel del mundial, es decir, un tres por ciento, y en 2021, alcanzar un cinco por ciento de incremento de las inversiones.

Como afirma el diario Kommersant, la autoría de la digitalización del estado ruso corresponde a Mishustin, por cuya candidatura votaron 383 diputados a favor y 41 se abstuvieron, en su gran mayoría del Partido Comunista de la Federación Rusa (PCFR).

Guennadi Ziuganov, máximo dirigente del PPCFR, indicó que ese partido desconocía la futura composición del nuevo gobierno y su programa.

Nezavisimaya Gazeta especula que Mishustin podría ser la esperada figura política que sería el sustituto de Putin en 2024, pero el propio mandatario ruso para nada se refirió a ese aspecto de la vida política de su país en el discurso ante la Asamblea Federal.

Putin también propuso un aspecto crucial de política exterior: la Constitución rusa está por encima de cualquier tratado internacional. Otro aspecto interesante: el Consejo de Estado, que existió de 1991 a 1993 y fue reanimado en 2000, podrá adquirir estatus constitucional.

El citado consejo reúne a todos los dirigentes regionales, a la jefatura de la Duma y del Senado, los representantes presidenciales en los distritos rusos y a exgobernadores designados por el Presidente.

Sus funciones de consulta podrían convertirse en ejecutivas con los nuevos cambios, considera Kommersant, aunque el mandatario aclaró que era contrario a convertirlo en otro órgano de poder de las regiones.

Los cambios llevan a una redistribución de funciones y reducen los poderes de la presidencia, sin llegar a un régimen parlamentario, algo necesario, como afirma el jefe de Estado, en un país tan extenso como Rusia.

Muchos expertos estiman que los cambios anunciados por Putin y la realización eficiente de su programa social por el nuevo gobierno tocan de cerca la preparación para las parlamentarias de 2021, e incluso, podrían ser el inicio de un tránsito para las presidenciales en 2024.

*Corresponsal jefe de Prensa Latina en Rusia


Prensa Latina

 
Prensa Latina