0
Publicado el 17 Enero, 2020 por Prensa Latina en Mundo
 
 

Trump dijo que no... pero sí

En ataque iraní fueron heridos 11 soldados de EE.UU.

El pasado 8 de enero, después de que Teherán lanzó misiles contra instalaciones de Iraq donde había fuerzas norteamericanas, como represalia por el asesinato del general del país persa Qasem Soleimani, el mandatario republicano aseguró que el pueblo debía estar muy agradecido y feliz porque 'ningún estadounidense resultó herido' en el ataque. Falso
EE.U., base atacada en Iraq

(Foto: prensa-latina.cu)

Washington, 17 ene (Prensa Latina) Once soldados estadounidenses fueron tratados por conmociones cerebrales tras el ataque de Irán contra dos bases iraquíes, lo cual es visto hoy como una contradicción con las declaraciones iniciales del presidente Donald Trump.

El pasado 8 de enero, después de que Teherán lanzó misiles contra instalaciones de Iraq donde había fuerzas norteamericanas, como represalia por el asesinato del general del país persa Qasem Soleimani, el mandatario republicano aseguró que el pueblo debía estar muy agradecido y feliz porque ‘ningún estadounidense resultó herido’ en el ataque.

Sin embargo, Bill Urban, portavoz del Comando Central de Estados Unidos, indicó en una declaración difundida este viernes por diversos medios que si bien no murieron miembros de las fuerzas armadas estadounidenses en el ataque iraní contra la base aérea de Al Asad, varios ‘fueron tratados por síntomas de conmoción cerebral por la explosión y todavía están siendo evaluados’.

Urban añadió que se trasladó a los soldados heridos a sitios militares estadounidenses en Alemania y Kuwait para someterlos a una revisión, y que, cuando se consideren aptos para el servicio, se espera que regresen a Iraq’, según citó hoy The New York Times.

El diario apuntó que el hecho de que no ocurrieran muertes norteamericanas en la mencionada base fue un alivio para funcionarios estadounidenses que temían el desencadenamiento de un conflicto regional más grande como resultado del deceso de Soleimani en un ataque ordenado por Trump en Iraq el 3 de enero.

La decisión del jefe de la Casa Blanca de asesinar al general iraní, comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica, provocó muchos cuestionamientos en Estados Unidos sobre sus motivos para dar ese paso y provocar la escalada en las tensiones con Teherán.

El conflicto con Irán se intensificó desde finales del año pasado a raíz de la muerte de un contratista civil estadounidense, ataques de Washington a instalaciones de milicias iraquíes donde fallecieron 25 personas, fuertes protestas en la embajada norteamericana en Bagdad y, sobre todo, el posterior deceso de Soleimani.

Para justificar el asalto contra el general iraní, suceso que en un momento pareció acercar a los dos países a una guerra, Trump afirmó que Soleimani preparaba un ataque inminente contra Estados Unidos, pero las razones del gobernante fueron puestas en dudas por legisladores, analistas y medios norteamericanos.

En medio de la escalada de tensiones que generaron esos hechos en la región, el 8 de enero fue derribado en Irán un avión ucraniano con 176 pasajeros, una tragedia que se debió a un error humano e involuntario, de acuerdo con Teherán.


Prensa Latina

 
Prensa Latina